Las obras del acceso Sur al aeropuerto reducen los carriles de la MA-21

I. L. M.MÁLAGA.

El avance de las obras del acceso Sur al aeropuerto, que promueve el Ministerio de Fomento y que permitirá conectar la autovía A-7, a la altura de Guadalmar, directamente con las terminales, obligó ayer a efectuar varios cambios en el acceso actual a estas instalaciones, a través de la MA-21, que dieron lugar a retenciones de tráfico en varios momentos del día.

En concreto se ha producido un estrechamiento del carril izquierdo de la carretera que conecta la capital y Torremolinos en ambos sentidos, entre los kilómetros dos y cuatro. A su vez, se ha retranqueado la entrada a la avenida Comandante García Morato, que ahora se produce por la vía de servicio que discurre frente al centro comercial Macro. Estas medidas se mantendrán en vigor hasta el día 29 de julio, según informaron ayer desde el Centro de Gestión de Tráfico de la DGT en Málaga.

Los cambios cogieron por sorpresa a numerosos usuarios y ocasionaron dos kilómetros de colas en este punto en cada sentido por la mañana, y 1,5 kilómetros en sentido Cádiz durante la tarde.

Montaje de los pilares

Estas medidas permitirán a la constructora FCC, adjudicataria de las obras, la instalación de los pilares de los viaductos que saltarán por encima de la MA-21, para desembocar en una rotonda en el entorno de las terminales aeroportuarias.

La carretera, con dos carriles por sentido y 1,94 kilómetros, parte desde la rotonda de Guadalmar, discurre sobre columnas -para reducir los efectos en las naves del polígono Villa Rosa- salta la MA-21 y continúa en paralelo a la avenida Comandante García Morato. Estará en servicio a finales de este año. Los trabajos comenzaron en enero de 2008, con un plazo de ejecución de 28 meses y se han retrasado por la necesidad de modificar el proyecto inicial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos