El Ayuntamiento encarga un plan para recuperar e integrar la muralla árabe

Elemento defensivo de la ciudad medieval, Urbanismo trata de unificar criterios sobre usos compatibles, tratamientos y difusión

FRANCISCO GUTIÉRREZ FGUTIERREZ@DIARIOSUR.ESMÁLAGA.
La intervención más reciente sobre la muralla se ha realizado en el hotel Posada del Patio, donde se ha integrado y se puede visitar en los bajos del edificio. ::
                             SALVADOR SALAS/
La intervención más reciente sobre la muralla se ha realizado en el hotel Posada del Patio, donde se ha integrado y se puede visitar en los bajos del edificio. :: SALVADOR SALAS

Desde la torre norte de la Alcazaba, pasando por las calles Carretería, Beatas, Pozos Dulces y la plaza de la Marina para llegar de nuevo al recinto defensivo de la ciudad. La muralla medieval de Málaga aparece y desaparece del trazado urbano de una ciudad que trata de recuperar a marchas forzadas un pasado histórico milenario con el que construir un nuevo futuro.

Dentro de esta dinámica de recuperación e integración de los restos arqueológicos, el Ayuntamiento ha planteado la redacción de un plan director para la integración de la muralla medieval. Este plan director, en el que deben trabajar en los próximos meses tanto el arquitecto adjudicatario del proyecto como los técnicos municipales, deberá unificar criterios para la recuperación, integración y tratamiento de los restos que están apareciendo en las distintas intervenciones urbanísticas que se realizan en el centro histórico.

En algunos casos, como en la calle Carretería, la muralla ha conservado su altura original, y hace años que se recuperó esta torre de la muralla, una estructura de ocho metros de largo y cuatro de ancho, con una altura de 15 metros. En otros casos, el trazado de la muralla queda en evidencia con las excavaciones que se realizan para restaurar viejos edificios, como sucedió en el hotel Tribuna o, más recientemente, con el hotel Vincci Posada del Patio. Pendientes quedan otros importantes proyectos, como son la integración de los lienzos de muralla de las calles Pozos Dulces y Muro de Santa Catalina, muy deteriorados por las construcciones que se realizaron aprovechando los lienzos de muralla.

Este plan director debe sentar las bases para unificar los planes de recuperación de los lienzos de muralla, uniformar las normas de actuación y, sobre todo, su posible integración en las edificaciones y posteriores usos públicos dentro del ámbito de actuación del PEPRI centro.

Otro de sus objetivos es definir los usos compatibles y la redacción de propuestas para el mantenimiento de esta estructura con los tratamientos adecuados tras un diagnóstico general sobre su estado. Se trataría de determinar con cierta exactitud las patologías en fábrica de los distintos tramos y realizar unas recomendaciones generales para su tratamiento.

Recorrido fragmentado

El conocimiento hoy fragmentado de la muralla es uno de los mayores problemas al que se enfrentan los historiadores para su estudio unitario y los técnicos municipales para un tratamiento homogéneo.

Y es que la muralla aparece y desaparece casi de forma caprichosa por su trazado, en algunas zonas prácticamente perdido. La construcción defensiva arrancaría de la torre norte de la Alcazaba. Aquí se conserva la base de una torre cuadrada y unos dos metros y medio de fábrica nazarí con parte de la barbacana. Sigue el trazado por la plaza de la Merced y la calle Álamos. En el siglo XVIII se permitió construir viviendas adosadas a la muralla. En la confluencia de Álamos y Carretería estaba situada una de las puertas, la de Buenaventura. En la librería Proteo se ha recuperado parte del lienzo de muralla. En la calle Carretería es donde mayor lienzo de muralla se conserva. A sus espaldas, Pozos Dulces y Arco de la Cabeza están a la espera de una intervención para consolidar el lienzo. En la calle Camas se pierde el trazado, que se recupera en la plaza de la Marina, desde donde continuaría de nuevo hacia la falda de la Alcazaba pasando por los sótanos del actual Rectorado de la Universidad.

Finalmente, otro aspecto que debe abordar el plan director es el divulgativo y didáctico. Se trata de hacer 'pedagogía' de este enclave cultural, diseñando rótulos y elaborando guías didácticas para ayudar a una mayor comprensión y conocimiento de la importancia de estos restos arqueológico y, a través de ellos, de apreciar este pasado histórico.

Fotos

Vídeos