Las asociaciones pro saharauis denuncian las políticas europeas

Cerca de 500 personas de toda Andalucía se concentraron ayer en Algeciras para exigir la autodeterminación del Sáhara Occidental

SANDRA BALVÍNALGECIRAS.
Una niña a la cabeza de la manifestación que partió del parque María Cristina y recorrió las calles de la ciudad hasta llegar a la embajada de Marruecos. ::
                             SANDRA BALVÍN/
Una niña a la cabeza de la manifestación que partió del parque María Cristina y recorrió las calles de la ciudad hasta llegar a la embajada de Marruecos. :: SANDRA BALVÍN

Las consignas fueron las mismas que en manifestaciones anteriores porque la situación del Sáhara Occidental no ha cambiado. Por ello, las organizaciones pro saharauis de Andalucía convocaron ayer una manifestación en Algeciras a la que acudió medio millar de personas para reivindicar un referéndum de autodeterminación de los territorios ocupados por Marruecos y la liberación de los presos políticos. Los convocantes dirigieron, sin embargo, sus críticas más duras contra los gobiernos español y francés, a los que acusaron de «dar la espalda» al pueblo saharaui. Las organizaciones eligieron la fecha para conmemorar la fundación del Frente Polisario, en mayo de 1973.

La marcha partió a las 12.00 horas del parque María Cristina y contó con el respaldo de CC. OO. La alcaldesa de Los Barrios, Ángeles Ariza, y la teniente de alcalde del Ayuntamiento de Algeciras, Inmaculada Nieto, fueron la única representación de los consistorios de la comarca en la protesta. Ambas lideraron la protesta, acompañadas, entre otros, del presidente de la Federación Andaluza de Asociaciones Solidarias con el Sáhara (Fandas), Francisco Guerrero; el delegado del Frente Polisario en Andalucía, Abidin Bucharaya, y la activista saharaui Sultana Jaya.

Los manifestantes, entre los que se encontraban numerosos niños saharauis y andaluces, portaron pancartas en las que exigían la independencia. «Marruecos tortura y España es consciente», gritaron algunos miembros de la comitiva. Eran muchas las mujeres españolas que vestían 'melfas', la prenda típica femenina saharaui. Los más jóvenes utilizaron caretas con los rotros del ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y del presidente Francés, Nicolás Sarkozy, acompañados de frases recriminatorias. Hubo también quienes se colocaron cascos azules y vestimentas militares contrarias a la actuación llevada a cabo por la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (Minurso).

Discursos y enfrentamientos

El portavoz de la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui en el Campo de Gibraltar, Pablo Bianchi, fue el primero en dirigirse a las personas que se congregaron frente a la embajada de Marruecos, donde finalizó la marcha.Bianchi insistió en que Marruecos «está encarcelando a presos políticos» y calificó de «vergonzoso» el papel desempeñado por «los sucesivos gobiernos españoles desde la transición». «Algunos ex presidentes», dijo, «son los presidentes del 'lobby' marroquí». Bianchi citó expresamente a Felipe González, de quien afirmó que en la actualidad «tiene un chalé en una playa de Tánger al lado del de Mohamed VI».

Guerrero insistió en que el pueblo saharahui «no está en contra del pueblo marroquí, sono contra la ocupación por parte del Reino de Marruecos». Asimismo, recalcó que las exigencias de las plataformas pro saharauios tienen que dirigirse también contra el Gobierno de Francia. «Es miembro del Consejo de Seguridad de la ONU y padrino del Reino de Marruecos», condenó.

Jaya, quien perdió un ojo durante una manifestación en Marrakech, subrayó la «represión» de la que es objeto el pueblo saharaui. «No renunciariemos a nuestros derechos, aunque tengamos que morir uno tras otro».

Igual de vehementes se mostró un grupo de ciudadanos marroquíes que se encontraba en las inmediaciones de la embajada. Profirieron gritos en contra de las demandas de los manifestantes. «El sáhara es marroquí, nos vamos a dejar hasta la última gota de sangre para defenderlo», decía Hamid Boutaqumant, un marroquí casado con una española que presenciaba la protesta. El grupo increpó a la comitiva saharaui, pero la intervención de la Policía Nacional evitó que se produjeran incidentes.

Una vez finalizada la protesta, los manifestantes se dirigieron a la Plaza Alta, que acogió una celebración con actuaciones musicales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos