Velada de pesca en la calle Larios

El colectivo de arte efímero Luzinterruptus diseña una intervención que pretende animar la participación de los espectadores La Noche en Blanco convertirá la vía en un río con peces luminosos de papel

ANTONIO JAVIER LÓPEZ AJLOPEZ@DIARIOSUR.ESMÁLAGA.
Una de las intervenciones realizadas por Luzinterruptus. ::
                             SUR/
Una de las intervenciones realizadas por Luzinterruptus. :: SUR

Quien ha vivido una noche veraniega de pesca conoce el poder relajante del ruido del mar, la brisa salada y la arena húmeda bajo los pies. Sensaciones muy alejadas del estrés que suele acompañar a la vida urbana. Aunque hay excepciones. Momentos para recuperar la calma. Incluso para ir de pesca. Incluso en la principal arteria comercial de la ciudad.

Porque la calle Larios se va a transformar en un riachuelo con unos 1.300 peces luminosos. Es una de las propuestas de la próxima Noche en Blanco, que el sábado día 15 invitará a los paseantes a una velada de pesca en la vía más señera de la capital. El colectivo madrileño Luzinterruptus ha diseñado una intervención en la que buscan, además de la sorpresa, la participación de los espectadores.

«Queremos interactuar con el público. El lecho del río estará compuesto por fragmentos de papel de tonos azules, de los que 'saltarán' los peces también de papel y con luces LED en su interior. Estos peces se dirigirán hasta la plaza de la Constitución y allí, una vez finalizada la intervención, los espectadores podrán llevarse a casa todos los elementos del proyecto, que de este modo también será reciclable», explica una representante de Luzinterruptus que prefiere no desvelar su identidad.

No en vano, el grupo se presenta como «un colectivo artístico anónimo» que utiliza «la luz como materia prima y la noche como lienzo» de sus intervenciones en espacios públicos. Zonas que requieren autorizaciones y permisos que ellos no solicitan, aunque tampoco dañan ninguno de los lugares donde presentan sus propuestas.

Hecho a mano

Por eso se consideran un grupo «alegal y clandestino» que de vez en cuando acepta encargos de instituciones públicas para autofinanciarse, como es el caso de su participación en la Noche en Blanco. La misma portavoz de Luzinterruptus reivindica el carácter artesanal de su intervención en Málaga: «Todo está realizado a mano, desde los peces, unos 1.300, hasta los elementos que componen el río o los que vamos a colocar en las farolas de la calle».

De este modo, el alumbrado público de la calle Larios también se transformará. Los creadores de Luzinterruptus pretenden que toda su 'performance' esté presidida por los tonos azules. «Casi todas las ciudades tienen luces amarillentas, un poco tristes y nosotros queremos que el espectador realice un viaje a los recuerdos de su infancia, cuando jugaban en la playa o en los ríos, cuando el contacto con el agua era algo natural y lúdico», apostillan desde el colectivo.

Las acciones «siempre subversivas» de Luzinterruptus se han visto sobre todo en las calles de Madrid. Allí han presentado montajes como 'Publicidad herida de muerte', realizado el pasado 21 de abril y en el que un buen número de carteles promocionales estampados en la paredes 'sangraban' y 'ardían' tras aplicarles luces y pintura.

Colectivo anónimo

«Llevamos casi dos años realizando nuestras intervenciones. Somos un grupo anónimo, nunca asistimos a las presentaciones ni a los actos oficiales y trabajamos siempre con nocturnidad y alevosía en busca de acciones en espacios públicos que llamen a la reflexión del público», acota la representante Luzinterruptus.

Una de sus propuestas más llamativas -y breves, en virtud de sus cálculos- llevó por título 'Nube de bolsas visitando El Prado'. En ella, unas bolsas de la compra se convirtieron en un bosque iluminado a las puertas de la pinacoteca madrileña. Aunque estuvieron allí menos de una hora y media -según la página web de Luzinterruptus- la intervención ofreció una de las estampas más evocadoras en el intenso currículo de este grupo.