Un entramado con sedes en Suiza, Delaware y Gibraltar

La Fiscalía cifra en unos 577.000 euros el dinero transferido desde el extranjero por el ex alcalde Julián Muñoz a Maite Zaldívar

HUGO SIMÓNMARBELLA.

'Damadenoche'. Así bautizaron el ex alcalde de Marbella Julián Muñoz y su ex cuñado Jesús Zaldívar la cuenta bancaria creada en mayo de 2003 en una entidad suiza a la que, según la Fiscalía Anticorrupción, hicieron llegar casi 900.000 euros -cerca de 150 millones de pesetas- para ocultar su origen delictivo. El 60 por ciento de esos fondos ilícitos, supuestamente obtenidos por Muñoz mientras fue concejal y alcalde, recorrieron posteriormente el camino inverso, de Suiza a Marbella, hasta alcanzar las cuentas bancarias de la que era su mujer, Maite Zaldívar.

Pero el trayecto de vuelta fue mucho más complejo. El dinero tuvo que pasar a través de las cuentas en Gibraltar de una sociedad de Delaware, Estados Unidos, antes de ser retirado en efectivo en una sucursal en Marbella para ingresarlo después en otras cuentas de la misma entidad. Así lo establece el Ministerio Público en su escrito de acusación del caso por un supuesto blanqueo de capitales en el que están imputados Muñoz, Zaldívar y la tonadillera Isabel Pantoja, entre otros.

En su escrito, la Fiscalía describe el entramado societario y bancario confeccionado por algunos de los acusados para que el ex regidor trasladara a su ex mujer y su familia los fondos que mantenía ocultos en el extranjero. Al menos, parte de ellos. Anticorrupción sostiene que el 40 por ciento del dinero se encuentra aún fuera de España: 360.000 en la cuenta del banco privado suizo vinculada a Muñoz y 62.000 euros en Gibraltar, supuestamente en manos de la que fue su esposa.

Y es que, según el Ministerio Público, para hacer llegar a España el dinero que el ex alcalde poseía en el extranjero, Maite Zaldívar se valió de una sociedad interpuesta, Meja Inc, constituida bajo la legislación del estado norteamericano de Delaware con dos entidades radicadas en Gibraltar como socios fundadores. Opacidad en estado puro para enmascarar el origen de los fondos y su ruta hasta introducirlos de nuevo en el circuito legal.

La sociedad Meja Inc, bajo la que, según la Fiscalía, «se oculta y parapeta» Maite Zaldívar, procedió a abrir cuentas bancarias en Gibraltar y en España. En la colonia británica a través de la entidad Credit Suisse, mientras que en Marbella se hizo en la sucursal de Cajamar donde trabajaba Jesús Zaldívar, persona además autorizada para disponer de los fondos de las cuentas de Meja Inc para que no se pudiera vincular con esa sociedad a su hermana.

El empleado de banca era además titular de la cuenta suiza 'Damadenoche', desde donde, según mantiene el Ministerio Público, transfirió entre los años 2003 y 2006 la suma de 577.000 euros a las cuentas de Meja Inc. en Gibraltar y Marbella. Una vez depositado el dinero en Cajamar, se sacaba en efectivo para inmediatamente ingresarlo en otras cuentas «controladas» por los hermanos Zaldívar, un peculiar operativo bancario que, a juicio de la Fiscalía, contaba con la connivencia del director de la sucursal.

Los reintegros en unas cuentas y el inmediato ingreso en otras reflejan, según la acusación, la «existencia de una unidad de caja», así como el «evidente propósito de conseguir el enmascaramiento del origen de los fondos y permitir su ingreso en el circuito económico legal».

Pero la inyección económica recibida por Maite Zaldívar de su entonces marido no se limitó a la transferencia de fondos que el ex alcalde ocultaba en el extranjero, sino que, como recuerda la Fiscalía, también ha contemplado dinero en efectivo. En concreto, cerca de 300.000 euros, procedentes del supuesto cobro de «comisiones», que la acusada se llevó de la casa que compartía con Muñoz. El dinero, según aseguró Zaldívar ante el juez, estaba guardado en una bolsa de papel, dentro de una mesa de escritorio del dormitorio. En la caja fuerte había mucho más dinero, pero la acusada desconocía la combinación.