El Silencio tiñe la noche del Lunes Santo linense de luto y austeridad

La cofradía introdujo este año un cambio en el recorrido y no pasó por el Teatro La Velada, debido al riesgo de derrumbe de la fachada

LUIS CORBACHOLA LÍNEA.
Detalle del paso de palio de María Santísima de la Concepción, ayer, en su desfile procesional. ::
                             SUR/
Detalle del paso de palio de María Santísima de la Concepción, ayer, en su desfile procesional. :: SUR

Tras el brillante arranque de la Semana Santa linense con las procesiones de la Borriquita y la Flagelación, el Lunes Santo vino marcado por la austeridad, la seriedad y el recogimiento de la cofradía conocida como el Silencio. La sede canónica de esta hermandad es la parroquia de San Pío X. Aunque el tiempo no fue tan radiante como el Domingo de Ramos e incluso chispeó durante la noche, la hermandad realizó su salida con normalidad.

El alcalde, Alejandro Sánchez, acompañado por la concejal Inmaculada Olivero y el presidente del Consejo Local de Hermandades, Juan Francisco García Medina, visitó ayer por la mañana el templo, para hablar con los miembros de la junta de gobierno.

Por la tarde muchas personas se concentraron en las inmediaciones de la calle Ángel, donde se ubica el templo parroquial, para ver la salida de la Hermandad de Penitencia del Santísimo Cristo de la Esperanza, María Santísima de la Concepción y San Juan Evangelista. A las 20.45 horas apareció la cruz de guía en la puerta y después desfiló el primer tramo de nazarenos.

El Santísimo Cristo de la Esperanza es obra del imaginero sevillano José Antonio Navarro Arteaga, realizada en 2002. La iconografía representa a Jesucristo muerto en la cruz y este paso no lleva acompañamiento musical.

Pasadas las 21 horas comenzaron a desfilar los nazarenos que integran el tramo del paso de palio. La indumentaria es túnica de cola en ruan negro, antifaz negro sin capirote, cinturón de esparto y zapatillas de esparto negra.

Paso de palio

Tras la salida el Domingo de Ramos de María Santísima de la Estrella, la segunda dolorosa que procesiona en la Semana Santa de La Línea es María Santísima de la Concepción. Esta imagen es una de las más antiguas de la ciudad, es de autor anónimo y su datación se sitúa entre finales del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX.

En el paso de misterio la figura de San Juan Evangelista acompaña a la dolorosa. Un trío de música de capilla interpreta distintas piezas musicales durante el recorrido.

Una característica de la salida procesional de este año es que la cofradía ha realizado un homenaje a los donantes de órganos y a sus familiares, colaborando con la Asociación Linense 'Donar es vivir'.

Por este motivo, los cuerpos de capataces portaron en la solapa un pequeño corazón, para agradecer la labor de los donantes de órganos. Además, la presidenta de la asociación, Doña María José García Cantarero, fue la encargada de dar la primera levantá del paso del Señor.

Al cierre de esta edición la hermandad realizaba su recorrido procesional con normalidad. Este año se ha introducido un cambio en el itinerario. Un informe de un arquitecto municipal alertaba del riesgo de desplome de la fachada del Teatro La Velada, con lo cual se tomaron medidas de seguridad.

Tradicionalmente la cofradía pasaba junto al teatro, pero este año se ha optado por cambiar el itinerario, debido al riesgo que suponía que el cortejo procesional transcurriera junto al edificio. Así, el tramo de ida a carrera oficial quedaba integrado por las calles Ángel, Oviedo, Teatro, Jardines, Clavel y Plaza de la Constitución. La entrada en la carrera oficial estaba prevista a las 22.45 horas. Después los dos pasos recorrerían la calle Real y la Plaza de la Iglesia para seguir por Padre Rodríguez Cantizano, Sol, San Pablo, Oviedo, Ángel. La recogida estaba prevista a las 00.45 horas.