Otros siete monumentos, en una segunda fase

El plan para rehabilitar y poner el valor las torres vigías de las costas malagueñas no se quedará en estas siete actuaciones ya completadas a lo largo de este último año y medio, sino que a lo largo de 2010 se ampliará a otras siete atalayas. En concreto, se intervendrá en las torres vigías de Chullera, en Manilva; del Velerín, en Estepona; de Calaburra, en Mijas; Quebrada, en Benalmádena; Mansaneda, en Vélez-Málaga; Ladeada, en Algarrobo, y Macaca, en Nerja.

En estos momentos, los técnicos del Ministerio de Medio Ambiente se encuentran ultimando los proyectos técnicos para sacar a concurso las obras, que tendrán un importe total similar a la primera fase, por encima de los 900.000 euros.