Día de bocadillos y paraguas

Las pancartas de apoyo a Zapatero y Chaves, y las de crítica a Arenas se funden con los mensajes de cariño a Antequera Unas 16.000 personas llegadas de toda Andalucía abarrotan el Palacio de Ferias

A. M. ROMEROMÁLAGA.
Unos cuatrocientos autobuses trajeron a miles de personas desde todos los rincones de la región. ::
                             CARLOS MORET/
Unos cuatrocientos autobuses trajeron a miles de personas desde todos los rincones de la región. :: CARLOS MORET

Desafiando al mal tiempo y el madrugón de domingo, cuatrocientos autobuses recorrieron ayer las carreteras de la región con un punto de destino: el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga. Unas 16.000 personas abarrotaron los 10.800 metros cuadrados del salón principal de este recinto expositivo de titularidad municipal -en cuyo alquiler el PSOE ha tenido que pagar 60.000 euros al Ayuntamiento de la capital, gobernado por el PP- para asistir, con una semana de antelación, al mitin central de los socialistas con motivo del Día de Andalucía.

Unos militantes y simpatizantes socialistas que pusieron color y calor a un día gris y que no se dejaron en casa ni el paraguas ni el tradicional bocadillo con refresco. Como tampoco olvidaron las pancartas, -los más activos en lemas fueron los granadinos- donde podía leerse: 'Ahora más que nunca. La Herradura'; 'Arenas ni en las urnas ni en los tribunales has ganado a Chaves' o 'El talante es algo que no conoce el PP. Zapatero por eso te pedimos: Dale caña al mono'.

Además de las banderas del PSOE, se vio alguna de Andalucía o un par de ellas republicanas, pero ninguna de España. La organización repartió centenares de claveles rojos (no está la economía para rosas, mucho más caras) mientras el público se divertía haciendo la ola. En el exterior, grupos pro-vida y representantes de sindicatos mayoritarios protestaban contra las políticas del Gobierno.

Con un montaje muy a la americana -incluido confeti caído del cielo al final-, cuatro grandes pantallas permitieron seguir las intervenciones de los cinco oradores. Magdalena Álvarez, Miguel Ángel Heredia, José Antonio Griñán, Manuel Chaves y José Luis Rodríguez Zapatero tuvieron palabras de recuerdo y cariño para Antequera en cuya plaza de toros estaba previsto celebrar el acto aunque la amenaza de lluvia obligó al traslado a un recinto cubierto en la capital.

Un mitin para la autoestima de un PSOE en horas bajas (a tenor de lo que revelan las encuestas) y a cuya llamada acudieron la plana mayor del socialismo andaluz y malagueño; la práctica totalidad de los consejeros del Gobierno regional con los locales Luciano Alonso y Rosa Torres al frente; la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, así como los cargos públicos socialistas en la provincia. Al final, no asistió como estaba inicialmente previsto la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, que acudió a Jerez de la Frontera para visitar a los afectados por las inundaciones.

La ovación más cerrada de la mañana se la llevó el vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves, antes de iniciar su intervención. A buen seguro que fue un bálsamo para él tras los últimos acontecimientos sobre el caso Matsa por la concesión, cuando era presidente de la Junta, de subvenciones a una empresa en la que trabajaba su hija. Hasta tal punto llegaron los aplausos y los apoyos que al también secretario general del PSOE andaluz se le vio emocionado.

Varias veces fue interrumpido José Luis Rodríguez Zapatero a lo largo de su alocución con piropos como 'Zapatero campeón' o gritos de 'Presidente, presidente'. Un jefe del Gobierno que estuvo en la capital de la Costa del Sol el tiempo justo. Llegó en avión, dio su mitin y se fue en el mismo medio aéreo, eso sí, antes de marcharse repartió besos y abrazos y se dejó fotografiar con unos entregados militantes.

Guiños electorales

En un aspecto más local, el mitin también dejó algunas claves electorales cara a los comicios municipales de mayo de 2011. Así, el candidato oficioso a la Alcaldía de la capital y a quien apuntan todas las quinielas como cabeza de cartel, el ex rector José María Martín Delgado, ocupó un lugar preeminente en la primeras filas junto al estrado principal, sentado al lado de los consejeros del Ejecutivo de la Junta de Andalucía.

Otro de los nombres que también han sonado para ser candidata, el de la eurodiputada Magdalena Álvarez también estuvo en boca de algunos de los asistentes, quienes al final de su intervención jalearon: «¡Alcaldesa, alcaldesa!».