Los universitarios llenan las bibliotecas de la UMA en su apertura tras las vacaciones

Aspecto de la Biblioteca General, una de las cuatro abiertas desde este lunes. /MIGUE FERNÁNDEZ
Aspecto de la Biblioteca General, una de las cuatro abiertas desde este lunes. / MIGUE FERNÁNDEZ

El consejo de estudiantes consiguió que se adelantara el horario especial una semana para poder preparar mejor los exámenes de septiembre

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

Hacía calor en la zona central de la Biblioteca General de la UMA. Al mediodía de ayer, todavía un operario trataba de poner en marcha una de las secciones de la instalación del aire acondicionado. En la calle, las máquinas expendedoras de agua, refrescos y aperitivos estaban siendo puestas a punto. Las bibliotecas de la UMA abrieron el lunes, que por ser festivo pilló a muchos despistados: a estudiantes, que no se atrevieron a ir porque siendo festivo no tenían claro que estuvieran abiertas, y a los servicios y suministros, que no funcionaron el lunes festivo. «No teníamos ni agua», protestaba un joven en la puerta de la General, mientras un operario rellenaba las distintas máquinas expendedoras. «Al ser festivo, no vino nadie, y hoy las he encontrado todas vacías», reconocía.

Chicos y chicas llenaban las salas de estudio, y otros muchos charlaban en el exterior. Besos y saludos de los amigos que se reencontraban tras el paréntesis vacacional. Un reencuentro algo amargo, pues verse un 21 de agosto en la Biblioteca General solo tiene una explicación: hay que estudiar para los exámenes de septiembre. «Me han quedado cuatro, así que no toca otra más que estudiar», reconocía Manuel, estudiante que pasará a tercero de Ingeniería Industrial. Es de Granada, pero decidió estudiar en la UMA «porque tiene una oferta muy amplia en ingenierías, y si alguna no te gusta o no te va bien, siempre tienes la opción de cambiarte, algo que no puedes hacer en Granada», comentaba a la puerta en un momento de descanso junto a su compañero Fernando, que es de Linares y estudia en la misma escuela Ingeniería Eléctrica. En su caso pasará a cuarto, y le quedan tres asignaturas. Comparten piso, y están acostumbrados a estudiar en verano: «para los que hacemos ingenierías, que te queden algunas asignaturas es lo normal», reconocían. Y, aunque son de fuera, han estado todo el mes de julio y este de agosto en Málaga, para centrarse en los estudios y poder acudir a una academia, necesario en su caso para poder prepararse unas asignaturas de gran dificultad.

Ha estudiado quinto de Medicina en Polonia, con la beca Erasmus, pero a Irene le ha quedado una asignatura, la que no ha podido convalidar por las diferencias en los planes de estudios. Por esto acude a la Biblioteca General, para prepararse Medicina Preventiva. Aunque es malagueña, unas milésimas le impidieron estudiar en la UMA y se tuvo que marchar a Córdoba. Su amiga Aida sí estudió aquí Educación Social, pero se está preparando las oposiciones de Policía Nacional. «El silencio y el ambiente invitan a estudiar», reconocían las jóvenes durante un descanso en una jornada de estudio intensa: se llevan la comida para aprovechar al máximo el horario especial y ampliado en estos días: la biblioteca está abierta hasta las 7 de la mañana.

Ana y Álvaro son compañeros de estudios en Fisioterapia, de primer curso, pero a ella le han quedado Bioquímica y Anatomía Especial y a él Bioquímica, que reconocen que es una de las asignaturas más difíciles. Ayer fue su primer día en la biblioteca porque, como otros muchos, no tenían claro si abriría por ser festivo local. Reconocían que estudiar en verano «se lleva muy mal» pero que centrándose en estas semanas, hasta el 7 de septiembre que es el primer examen, esperan tener tiempo para prepararse. La feria ha supuesto un paréntesis, y ahora, decían, «vamos en serio».

Una semana antes

Junto con la Biblioteca General, están abiertas desde este lunes las del aulario Gerald Brenan, con horario de 9 a 7 del día siguiente. También están abiertas las de Informática y Telecomunicación y la de Económicas, en el campus de El Ejido, aunque en este caso el horario es de 9 de la mañana a 3 de la madrugada. Ha sido una semana antes de lo que venía siendo habitual (la última de agosto), atendiendo la UMA una vieja reivindicación de los estudiantes, que aún así siguen insistiendo en que alguna de las bibliotecas abra durante todo el mes. El próximo lunes se incorporan el resto de bibliotecas (una en cada escuela o facultad) en horario de mañana, de 9 a 14. La General, Gerald Brenan, Económicas e Informática y Telecomunicación mantienen su horario especial nocturno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos