Setenta empresas del sector apoyan el nuevo título de Ciencias Gastronómicas de la UMA

Estudiantes, en uno de los pasillos de la Facultad de Turismo. /SUR
Estudiantes, en uno de los pasillos de la Facultad de Turismo. / SUR

La Universidad de Málaga ya ha firmado convenios de colaboración para que los alumnos realicen sus prácticas en hoteles de la capital y provincia

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

La Universidad de Málaga va a ofertar a partir del próximo curso 2019/20 un nuevo título de grado, el de Ciencias Gastronómicas y Gestión Hotelera, en el que se viene trabajando desde hace varios años y que finalmente ha conseguido el visto bueno del Consejo de Universidades de la Junta de Andalucía a finales de 2017. Aunque aún queda un año para que los primeros 60 estudiantes puedan matricularse en esta carrera, la UMA ya cuenta con el apoyo de 70 empresas del sector, que han firmado convenios de colaboración para que los alumnos puedan realizar prácticas en sus instalaciones. El plan de estudios de este nuevo título y su memoria de verificación, al que ha tenido acceso SUR, establece que los alumnos realizarán prácticas en las empresas por un tiempo equivalente a 12 créditos, es decir, 120 horas, en cuarto curso (el último de la carrera), por lo que la colaboración explícita de las empresas turísticas malagueñas con la UMA ha sido fundamental para que este nuevo título pueda ponerse en marcha.

Pero la Universidad, y en concreto la Facultad de Turismo, la responsable de impartir este nuevo título, sigue trabajando para que en el primer año de implantación del Grado se realicen nuevos acuerdos con empresas del sector, con el objetivo de fortalecer aún más el papel que denotan las prácticas en la evolución académica del alumno. De esta forma se apuesta por mejorar la futura inserción laboral de los graduados aportando mayor madurez educativa-laboral.

De acuerdo con la memoria de este nuevo título, los alumnos deben poseer interés por el conocimiento sobre la gastronomía y los diferentes aspectos de la alimentación, así como por la gestión de alojamientos turísticos. El grado está orientado a personas que busquen ejercer profesionalmente en el sector de la hotelería y la restauración, ya sea para regentar su propia empresa o para trabajar por cuenta ajena, tanto en el sector público como el privado. También se valorarán aspectos como la creatividad en el mundo de la gastronomía y la gestión hotelera.

Carencias formativas

El perfil del alumnado de nuevo ingreso será preferiblemente el que haya cursado el Bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales con especial formación en inglés y otras lenguas extranjeras, así como el alumnado que ha cursado algún ciclo formativo superior de la familia profesional de Hostelería y Turismo o Alojamientos Turísticos.

Los estudiantes tienen que realizar en cuarto curso 120 horas de prácticas obligatorias

Un estudio revela como carencia formativa la falta de especialización de los profesionales turísticos

La Universidad de Málaga justifica la implantación de este nuevo título, entre otras muchas razones, en el creciente interés por los estudios superiores en estos ámbitos, que otras universidades han plasmado en titulaciones de grado. Algo que no sucede en Andalucía, donde la formación reglada se limita a la Formación Profesional.

En España existen registrados 49 títulos de graduado en Turismo, pero solo cuatro de gestión hotelera, impartidos todos en Cataluña y Cantabria, lo que evidencia que en Andalucía no existe formación universitaria oficial que incluya materias relativas a la gastronomía y a la gestión hotelera.

Según el análisis realizado desde la UMA y que ha servido de justificación para solicitar y conseguir que se apruebe este nuevo título, la gestión hotelera requiere personal cualificado, ya que los perfiles demandados por las empresas hoteleras en la actualidad requieren necesidades formativas especializadas, que se centre en la excelencia del sector, y exponen en concreto los datos de un estudio realizado por la Red de Expertos en Turismo para el Análisis de la formación, empleo y emprendimiento en el sector turístico de Andalucía que revela como carencia formativa la falta de especialización de los profesionales del sector turístico.

El turismo y la gastronomía se presentan como sectores fuertes en el desarrollo presente y futuro de nuestra economía, y representan un fenómeno global que trasciende a nuestras fronteras conformando un modelo para todo el mercado internacional, señala la memoria de verificación del nuevo título. Además, son sectores que se comportan mejor que el resto, incluso en fases de recesión y por tanto se dan las circunstancias idóneas, por condicionantes turísticos, desarrollo económico, importancia del sector agroalimentario, desarrollo universitario y adecuación al Espacio Europeo de Educación Superior y reconocimiento internacional por historia y cultura, para la implantación de este tipo de estudios.

La redacción del proyecto de la nueva facultad se adjudica a otro estudio

El proyecto de la nueva Facultad de Turismo, que se levantará en los terrenos de la ampliación, ha sido adjudicado a un nuevo estudio, después de que prosperara el recurso que interpuso ante el Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de la Junta de Andalucía uno de los estudios que se presentaron al concurso, en concreto Vaillo Irigaray y asociados. La resolución de este tribunal, de 29 de junio, obligó a la UMA a revisar las propuestas presentadas y proceder a una nueva adjudicación. En mayo se adjudicó la redacción del proyecto al estudio navarro OFS, Aterpe e Inarq. Pero Vaillo Irigaray presentó recurso ante el Tribunal de Recursos Contractuales basado en dos motivos: la empresa adjudicataria había introducido en el 'sobre B' de su proposición documentación que debía incluirse en el 'sobre C', en concreto la mención de la calificación energética del edificio. En segundo lugar, alegaba una baja desproporcionada. El tribunal estima el primer motivo del recurso, por lo que no entra a valorar el segundo, y anula la adjudicación. En aplicación de esta resolución, la comisión asesora volvió a analizar todas las ofertas, y diez de ellas habían incurrido en este mismo defecto al haber anticipado información, la relativa a la calificación energética, sujeta a evaluación automática. Quedaron entonces ocho empresas, con la propuesta de Vaillo Irigaray y asociados, Ana López Baldán, Joaquín López Baldán y Rafael Vera Vera, en compromiso de UTE, como la mejor valorada.

Cocinas y hotel

El nuevo edificio para Turismo (ahora comparte espacios con Ciencias de la Comunicación) estará situado en la ampliación, justo detrás de Psicología y Logopedia, en una parcela de 17.000 metros cuadrados y una edificabilidad de 26.000 metros cuadrados. La facultad está dimensionada para unos 1.800 estudiantes y 144 profesores. Contará con dos salas de catas, para unos 25 estudiantes cada una, así como dos salas para tecnología de los alimentos. Estas tendrán un área de preparación de alimentos y zona de elaboración y cocinado. Esta zona estará equipada con las instalaciones e infraestructuras propias de una cocina industrial. Otras dos salas estarán dedicadas al 'análisis sensorial'. Como curiosidad, estas salas tendrán un sistema de oscurecimiento y control de intensidad lumínico. Finalmente, están previstas otras dos salas denominadas de gastronomía. Estarán dispuestas en forma de grada para poder facilitar el seguimiento de los procedimientos que se desarrollen en el estrado, que contará con las infraestructuras propias de una cocina convencional monopuesto.

La Facultad de Turismo de la UMA llevará asociado un hotel. Está prevista su construcción en una parcela situada al norte del campus, al otro lado de las vías del metro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos