La UMA prorrogará los contratos de interinos hasta que pueda convocar las plazas anuladas

Pabellón de Gobierno de la Universidad de Málaga. /SUR
Pabellón de Gobierno de la Universidad de Málaga. / SUR

La Universidad espera a que el juez acepte su solicitud de archivo de la causa para iniciar un nuevo concurso

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

La Universidad de Málaga va a prorrogar los contratos de los profesores sustitutos que de manera interina están ocupando las plazas de ayudantes doctores ahora anuladas. Sus contratos finalizan el 30 de septiembre, y la UMA estudia su prórroga automática para asegurar la docencia. La anulación del concurso público de méritos para cubrir 127 plazas de profesores ayudantes doctores, un proceso que comenzó en septiembre del año pasado, ha generado gran inquietud entre el más de millar de personas que se habían presentado a esta convocatoria. Se da la circunstancia de que en muchos casos están ocupando estas mismas plazas a las que se habían presentado. Con la prórroga automática de estos contratos la Universidad quiere asegurar la docencia en el inicio del próximo curso escolar.

Yolanda García Calvente, vicerrectora de Personal Docente e Investigador, aseguró que la Universidad se enfrente a un problema «procesal y jurídicamente complejo» y que la decisión de anular la anterior convocatoria tiene como único objetivo «garantizar los derechos de los más de mil candidatos. No podíamos esperar a 2020 a que se celebre este juicio. Por esto se ha decidido retirar la convocatoria, algo que contempla el Derecho Administrativo», afirmó.

Aunque la convocatoria está suspendida por parte de la Universidad, es aún necesario que el juez acepte el archivo de la causa para que quede legalmente anulada, tal como ha solicitado la UMA al juez. «Hasta que no lo acepte el juez, no podemos hacer mucho más, tenemos que cumplir la ley», indicó.

Según García Calvente, la UMA ha hecho todo lo posible por cumplir con la reserva legal del 10 por ciento de plazas para personas con discapacidad. De hecho, asegura que es de las pocas españolas que han hecho esta oferta específica, seis plazas en esta convocatoria, y es la única que se ha encontrado en los tribunales por este asunto.

Prórroga de los interinos

Para garantizar las clases a sus alumnos, la Universidad va a prorrogar los contratos de profesores sustitutos interinos, aquellos que fueron contratados cuando se aprobaron estas plazas por necesidad docente, y hasta que estas plazas sean ocupadas por ayudantes doctores. Sus contratos terminan el 30 de septiembre. La vicerrectora cuenta con que al comienzo del próximo curso este proceso no estará resuelto. «Nuestra prioridad es la docencia, no podemos perjudicar a los estudiantes», aseguró.

La vicerrectora se muestra partidaria de la reserva de plazas para personas con discapacidad –«soy de las que están convencidas de que es un colectivo que precisa una protección especial», dijo–, pero al mismo tiempo reconoce que ese desarrollo normativo no puede llevar a la endogamia: «nos negamos a sacar plazas con nombres y apellidos», afirmó. Es, en definitiva, lo que puede suceder con estas ofertas, que el concurso de méritos quede limitado a una sola persona que cumpla el requisito de la discapacidad. «Todas las personas con discapacidad tienen derecho a optar a una plaza, pero no solo las relacionadas con la Universidad de Málaga, sino todas las que tengan discapacidad», advirtió.

César Gómez Lahoz, recuerda, al respecto, que Comisiones Obreras tiene su propia propuesta para la aplicación de la norma andaluza respecto a la diversidad funcional. En síntesis, consiste en concursos con una doble fase, la primera de turno abierto, de la que sale una lista de calificaciones relativas, y una segunda fase en la que se tiene en cuenta el porcentaje de puntos del concursante con discapacidad. "Nosotros tenemos nuestra propia propuesta para la aplicación de la norma Andaluza relativa a la diversidad funcional, que entendemos óptima para preservar los derechos de las personas con discapacidad, al tiempo que se mantienen los derechos de otros posibles concursantes y los de los estudiantes", explica, pero reconoce que esta propuesta requiere que la Junta de Andalucía se implique, "y el cambio de gobierno en la Junta no ha ayudado a alcanzar ese objetivo. Es importante que el nuevo Gobierno se reúna con los representantes de los trabajadores, para que puedan escuchar nuestros planteamientos y, por ahora, ni siquiera se ha producido dicho encuentro", lamenta.

El Sindicato de Apoyo Mutuo se ha mostrado de acuerdo con esta propuesta, y exige a la UMA una nueva convocatoria «a la mayor brevedad».

Vocación de cumplir la norma

El responsable de Comisiones Obreras en el sector de PDI considera que la oferta pública de plazas de profesor ayudante doctor de la Universidad de Málaga que ha sido dejada sin efecto "contempló un procedimiento con clara vocación de cumplir la norma andaluza, que fue aceptada por los representantes de los trabajadores, aunque entonces, la opinión unánime fue que lo deseable hubiera sido poder aplicar la propuesta de CC OO". Esta suspensión ha tenido un efecto relativamente pequeño sobre los estudiantes, pero "ha generado un enorme trastorno entre los candidatos a la obtención de dichas plazas". Este impacto es mayor que el que se produciría en otro tipo de plazas, explica Gómez Lahoz, porque las plazas de ayudante doctor son, en la práctica, la única puerta de entrada a la carrera docente universitaria. "Ello hace que los candidatos, en general, se encuentran en condiciones laborales precarias, después de haber realizado una carrera académica brillante, haber defendido su tesis doctoral, y haber reunido los méritos para obtener la Acreditación ANECA antes de poder concursar". En cambio, en casi su totalidad, son candidatos que se encuentran en situaciones laborales muy precarias, con becas, contratos a tiempo parcial, e incluso, en algún caso, en el paro. "Esto hace que el retraso de la convocatoria resulte especialmente angustioso para los candidatos", afirma. Además, existe una gran diferencia salarial: el sueldo de los sustitutos interinos es de alrededor de 20.000 € al año, y el de los ayudantes doctores no llega a 30.000 €/año.

Gómez Lahoz considera que el retraso de la convocatoria «resulta especialmente angustioso para los candidatos», aunque aclara que la suspensión no tiene efectos sobre los que están ocupando esas plazas de manera interina. Hay pues «una incertidumbre enorme respecto de su futuro, que no puede dejar de afectar a las condiciones en las que desarrollan su trabajo». Según Gómez Lahoz, el reto de la UMA es ahora «sacar una nueva convocatoria, en la que se introduzcan las modificaciones necesarias para que se pueda llevar a cabo la evaluación de los candidatos».

Decisión judicial

La Universidad de Málaga ha tomado esta decisión semanas después de que un juez paralizara el concurso. El titular del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 6 de Málaga, en auto del 14 de marzo, decidió paralizar el proceso atendiendo la solicitud de uno de los candidatos, que entendía que la UMA no cumplía con la normativa legal vigente respecto a la obligación de reservar un 10 por ciento de las plazas para las personas con discapacidad. Tras varias semanas en las que el equipo de gobierno ha analizado las posibles salidas a esta situación, el rector ha tomado la decisión de anular todo el proceso, que se inició el pasado mes de septiembre de 2018 con la convocatoria del proceso selectivo para la adjudicación de estas plazas de ayudantes doctores.

Esta decisión supone poner fin al procedimiento administrativo correspondiente, por causa sobrevenida. De lo que da traslado al Juzgado de lo Contencioso-Administrativo n.º 6 de Málaga «para su conocimiento y en su caso, el archivo de las actuaciones, ante la carencia sobrevenida del objeto del recurso».