La Universidad de Málaga ya tiene su propio aceite

La recogida de la aceituna se realizó la semana pasada. /SUR
La recogida de la aceituna se realizó la semana pasada. / SUR

El proyecto para aprovechar la cosecha de los olivos del campus de Teatinos da sus primeros resultados con 275 kilos de aceitunas recogidas por alumnos y profesores

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

Los estudiantes dejaron por unas horas las aulas y los libros para transformarse en modernos agricultores que, con cuidado, recogieron las aceitunas que proporcionan los olivos plantados en el campus de Teatinos. El I Plan propio de Smart-Campus, entre otros, el proyecto para el diseño y fabricación de una microalmazara en la UMA. El primer paso ha sido el de la recogida de los frutos, esta semana pasada, y su traslado a una almazara para su prensado. No es que la cosecha dé para mucho, pero es un primer paso. Los 275 kilogramos de aceitunas se han transformado en 42 litros de 'Aceite UMA'.

Llevaron la cosecha al molino de aceite de los hermanos Ayala, situado en Mijas, una de las últimas almazaras tradicionales de la Costa del Sol. Aquí se han recuperado maquinarias antiguas para hacer el prensado de la aceituna mediante el sistema de capachos, lo que evita el centrifugado del aceite, que conserva así todo su sabor.

El proyecto, denominado MAHDUMA, ha conseguido en esta primera convocatoria del I Plan propio de Smar-Campus ayudas de 21.188 euros. En el proyecto participan estudiantes y profesores de la Facultad de Ciencias y de la Escuela de Ingenierías. El objetivo final será el diseño y construcción de una microalmazara, que se instalará en el huerto para uso docente que hay en la Facultad de Ciencias. Este equipo permitirá a la Universidad de Málaga prensar de forma autónoma sus propias aceitunas y servirá de laboratorio para estudiar las diferentes variables que determinan las propiedades y calidad del aceite.

Luz García Ceballos, profesora de la Escuela de Ingenierías Industriales, y Rafael Sesmero, de la Facultad de Ciencias, impulsan este proyecto, al que de momento han sumado a una decena de estudiantes, que en algunos casos podrán realizar sus trabajos fin de grado a partir de este proyecto. «Vimos la oportunidad de aprovechar los olivos que hay plantados en el campus», explica la profesora. La UMA ya cuenta con un proyecto de huerto docente por lo que, siguiendo esta línea de trabajo, se plantean «explotar estos recursos naturales en un proyecto multidisciplinar, que servirá a los alumnos para sus trabajos fin de grado». Para unos, los de ingenierías, sobre todo lo relacionado con la maquinaria, y para los de ciencias, en temas como el análisis de la calidad de aceite, tipos de aceituna, almacenamiento o trazabilidad del producto.

Vertiente comercial

Pretenden diseñar y montar una pequeña almazara en el campus. Un proyecto que podría tener también una vertiente comercial, ya que serviría para que pequeños agricultores puedan controlar su propia producción. «Buscamos proporcionar una tecnología de bajo coste y transferible a pequeñas fincas olivareras o pequeñas cooperativas, principales interesadas en obtener su propio aceite, por sus propios medios y controlando toda la cadena del proceso». Otra variable, explica Luz García Ceballos, es la aplicación al proyecto de los principios de sostenibilidad, con la utilización de materiales reciclables.

La semana pasada recogieron parte de la aceituna, que aún estaba muy verde, y próximamente llevarán a cabo otra recolección, de manera que podrán comprobar las calidades y rendimiento de cada tipo de fruto. El que ya ha salido de la almazara «tiene un color verde intenso», aunque hasta hoy no se reúne el equipo para probar el primer 'Aceite UMA'.