Paralizado el proyecto de la Facultad de Turismo en Málaga al presentarse un recurso

El proyecto propone un edificio racionalista, con formas geométricas simples, funcional y práctico./SUR
El proyecto propone un edificio racionalista, con formas geométricas simples, funcional y práctico. / SUR

La UMA ha enviado al Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de la Junta la información tras la denuncia del estudio de arquitectura navarro Vaillo Irigaray

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

La construcción de la futura Facultad de Turismo de la UMA ha caído en las redes de la burocracia administrativa, y los plazos previstos para su construcción y puesta en servicio peligran. ¿La causa? El recurso que ha interpuesto una de las empresas que participaron en el concurso para la redacción del proyecto contra la decisión de adjudicación de la mesa técnica. La Universidad de Málaga ya ha enviado al Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de la Junta toda la información relativa a este expediente, en la confianza de que su resolución no se demore y se pueda continuar con la tramitación del proyecto.

La mesa de contratación decidió adjudicar la redacción del proyecto de la nueva facultad a los estudios de arquitectura y de ingeniería de Navarra OFS Sociedad Cooperativa Profesional, ATERPE Oficina Técnica SLP e INARQ, en compromiso de unión temporal de empresas. Pero ya apreció una 'baja desproporcionada', por lo que previa a la adjudicación definitiva requirió a este estudio la justificación de la valoración de la oferta y precisión en las condiciones de la misma. La redacción del proyecto salió a licitación por 1.063.238,24 euros (aparte los 223.280,03 euros en concepto de iva) y la propuesta de estos arquitectos e ingenieros navarros redujo el presupuesto a 610.298 euros. Al concurso para redactar el proyecto de la nueva facultad se presentaron 18 estudios de arquitectura e ingeniería.

El estudio justificó de manera satisfactoria, en opinión de la mesa de contratación, su oferta, por lo que se acordó la adjudicación, que fue firmada por el rector el 6 de abril, y notificada tanto al adjudicatario como a los demás licitadores, que tenían un plazo de 15 días para interponer un recurso especial en materia de contratación. Es lo que ha hecho una de las empresas, la que quedó primera en la valoración técnica del proyecto (con un punto más) y que perdió el contrato por la propuesta económica.

El recurso de Vaillo Irigaray y asociados contra la adjudicación del contrato se basa precisamente en que no consideran adecuada la valoración efectuada desde la mesa de contratación, la documentación técnica ofertada por la adjudicataria y por no estar conformes con la justificación de la adjudicataria en relación a la baja efectuada en su oferta económica. Pero fuentes de la UMA señalaron que la baja realizada por OFS, ATERPE e INARQ «se consideró viable, y fue aceptada por esta universidad». Señalan, a este respecto, que «el presupuesto de adjudicación permite la ejecución del proyecto manteniendo condiciones de calidad y permitiendo incluso la obtención de un margen de beneficio empresarial».

El resultado es que este recurso especial en materia de contratación paraliza automáticamente el procedimiento, hasta que no recaiga resolución del Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de la Junta. La UMA ya ha remitido a este tribunal el expediente y toda la documentación que se la requerido, por lo que esperan una rápida resolución.

El nuevo edificio para Turismo (ahora comparte espacios con Ciencias de la Comunicación) estará situado en la ampliación, justo detrás de Psicología y Logopedia, en una parcela de 17.000 metros cuadrados y una edificabilidad de 26.000 metros cuadrados. La facultad está dimensionada para unos 1.800 estudiantes y 144 profesores. En este curso académico, estudian Turismo algo menos de mil alumnos.

 

Fotos

Vídeos