Los estudiantes ganan la batalla de las bibliotecas y logran que abran más

Los estudiantes se encerraron en la biblioteca de Ciencias durante varias noches en febrero. /Ñito Salas
Los estudiantes se encerraron en la biblioteca de Ciencias durante varias noches en febrero. / Ñito Salas

Con las de Ciencias y Derecho serán en total seis las que tengan un horario ampliado en periodo de exámenes

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

Los estudiantes han ganado la batalla por la apertura de más bibliotecas en periodo de exámenes. Las movilizaciones de principios de febrero, en pleno periodo de exámenes, han dado resultado y los estudiantes tendrán más bibliotecas en horario ampliado para los próximas convocatorias de exámenes, tanto la de junio como la de septiembre. Esta apertura extraordinaria cuesta a la Universidad 150.000 euros por cada uno de los tres periodos de exámenes, en conceptos como limpieza, seguridad y la contratación del personal.

En concreto, se unen al horario extaordinario de apertura en época de exámenes las bibliotecas de Ciencias y de Derecho (aunque en este caso solo los fines de semana). Los estudiantes reclamaban Ciencias y Filosofía y Letras, pero finalmente se ha optado por la de Derecho pues cuenta con más puesto de lectura y, sobre todo, más enchufes para que puedan conectar sus dispositivos electrónicos.

La gerente de la Universidad, María Jesús Morales, se felicitó por el acuerdo alcanzado y el consenso con los estudiantes, que hace posible abrir más bibliotecas, como venían reclamando. No obstante, indica que si ha habido problemas de falta de puestos de estudio han sido «muy puntuales», sobre todo fines de semana o algún festivo, cuando cierran las bibliotecas del resto de las facultades y los estudiantes se concentran en estas que tienen horario ampliado.

Morales pide además a los estudiantes que lleven sus presiones y reivindicaciones a otras administraciones, como Ayuntamiento y Diputación, que cuentan con bibliotecas y podrían ofrecer también este servicio extraordinario. «Es obvio que llegan a nuestras bibliotecas muchos estudiantes de instituto que, por ejemplo, preparan la selectividad, o cientos de opositores. Nosotros no exigimos a nadie el carnet de universitario para entrar, pero está claro que es un coste que asumimos nosotros en exclusiva», señala.

Abrir en horario extraordinario cuesta a la UMA unos 150.000 euros por cada periodo de exámenes, tres a lo largo del curso (entre enero y febrero, de mayo a junio y el del mes de agosto/septiembre para los exámenes de septiembre. Hay un coste adicional por los servicios de limpieza y también hay que abonar más horas de vigilancia. Y nuevas contrataciones de personal para prestar este servicio. En el último periodo contabilizado, el del pasado mes de enero/febrero, la UMA tuvo que realizar 30 nuevas contrataciones, con 2.536 puestos de estudio en horario ampliado.

Seis bibliotecas

Con las de Ciencias y Derecho, serán en total seis las bibliotecas que ofrezcan el horario ampliado, ya que se suman a la General, la de Informática y Telecomunicación, Medicina y Económicas. No abrirá en cambio el aulario Gerald Brenan, que los estudiantes consideraban inapropiado (son bancadas de aulas, y no mesas de estudio) y que también tenía escasa capacidad. La biblioteca de Ciencias suma 266 nuevos puestos de estudio, y Derecho, 340.

Para el próximo periodo de exámenes, el horario ampliado comienza el 14 de mayo. La General abrirá desde ese día y al 30 de junio hasta las 7 de la mañana del día siguiente, y del 1 al 4 de julio, hasta las 3 de la madrugada. También abrirán hasta las 3 de la madrugada, desde el 14 de mayo al 30 de junio, las de Informática y Teleco, Económicas y Ciencias. Hasta la medianoche sigue abriendo la de Medicina, y Derecho se incorpora como refuerzo para los fines de semana, hasta las 24 horas.

La General tendrá también horario especial desde el 4 y 5 de mayo, hasta las 24 horas, y el siguiente fin de semana, hasta las 3, lo mismo que en Económicas.