La UMA consigue 8 millones de euros de fondos Feder para equipamiento científico y técnico

El supercomputador Picasso /UMA.es
El supercomputador Picasso / UMA.es

El supercomputador Picasso ampliará sustancialmente su capacidad con los 1,3 millones de ayudas

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

La Universidad de Málaga ha conseguido una importante inyección económica para mejorar su equipamiento científico y técnico, en concreto algo más de 8 millones de euros, correspondientes al Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica. Además, la Fundación Pública Andaluza para la Investigación de Málaga en Biomedicina y Salud (Fimabis), que cuenta con más de 600 investigadores de los hospitales públicos malagueños, ha logrado más de un millón de euros para invertir en distintos equipamientos científicos.

El supercomputador Picasso ampliará sustancialmente su capacidad computacional gracias a los 1,3 millones conseguidos a través de dos proyectos (la convocatoria limita la cantidad máxima por ayuda). Uno, el de mayor financiación, es el laboratorio exaescalable para inteligencia artificial y modelado numérico, una tecnología que permitirá más de un trillón de operaciones por segundo. Ha conseguido 661.038 euros de fondos Feder. Una segunda ayuda para el Picasso, por 624.000 euros, permitirá actualizar sus servidores.

Y el denominado Internet de las Cosas, una de las grandes líneas de investigación en la ETSI Informática, recibirá un importante impulso con los cerca de 600.000 euros conseguidos en esta convocatoria. Se trata de montar una infraestructura que dé soporte a las investigaciones que están llevando a cabo diversos equipos de investigación, desde perspectivas diferentes, explica el director de la escuela, Ernesto Pimentel: redes de sensores, ciberseguridad, big data o software de comunicaciones móviles, pero todas aplicadas a la Internet de las Cosas, donde el control y las aplicaciones que explotan los datos capturados por sensores y hacen actuar los dispositivos conectados a Internet se realizan en el nivel que se denomina 'Fog Computing' o computación en la niebla, complementado el 'Cloud Computing', más conocido como computación en la nube. Estas infraestructuras se instalarán en el edificio de investigación Ada Byron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos