El Consejo de Ministros aprueba 101 millones para 830 nuevos contratos de científicos

El Gobierno incrementa el presupuesto para investigadores. /SUR
El Gobierno incrementa el presupuesto para investigadores. / SUR

La Universidad de Málaga cuenta con una decena de investigadores con contratos Ramón y Cajal y cuatro del Juan de la Cierva, dos de los programas subvencionados

AGENCIAS y FRANCISCO GUTIÉRREZ

El Consejo de Ministros ha autorizado a la Agencia Estatal de Investigación a convocar ayudas por valor de 101 millones de euros para la contratación de investigadores y técnicos de apoyo mediante varias convocatorias. Son en total cuatro líneas de financiación incluidas en el Programa Estatal de Promoción del Talento y su Empleabilidad, con 13,5 millones más que en 2017, señala el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades. Los 101 millones servirán para contratar a 830 investigadores y técnicos de apoyo, frente a los 805 del año anterior. Una noticia «muy satisfactoria» para la Universidad de Málaga, en palabras de su vicerrector de Investigación, Teodomiro López. Son las universidades, junto centros como el CSIC, las principales beneficiarias.

Recursos humanos

El objetivo es financiar e incentivar, mediante convocatorias en concurrencia competitiva, la formación y especialización de los recursos humanos en I+D+i e impulsar su inserción laboral, tanto en el sector público como privado, así como facilitar la movilidad internacional y la movilidad dentro del sector público –universidades y organismos de investigación– y entre éste y las empresas. Así, la Agencia Estatal de Investigación convocará 200 ayudas para contratos Ramón y Cajal, frente a las 175 de años anteriores; estarán dotadas con 61.720.000 euros, un 14,2% más que en 2017. Su objetivo es promover la incorporación de investigadores españoles y extranjeros con una trayectoria destacada en centros de investigación y desarrollo a través de dos medidas.

Jóvenes doctores

Una, la concesión de ayudas de una duración de cinco años para su contratación laboral y una financiación adicional para la ejecución de la actividad investigadora y, por otra parte, la concesión de ayudas para la creación de puestos de trabajo de carácter permanente en universidades y centros del sistema español de ciencia, tecnología e innovación.

Además de las Ramón y Cajal, la Agencia convocará 225 ayudas para fomentar la contratación laboral de jóvenes doctores por un período de dos años, con objeto de que los mismos completen su formación investigadora postdoctoral en centros de I+D españoles distintos a aquellos en los que realizaron su formación predoctoral. La cuantía máxima destinada a esta actuación de 11.250.000 euros, según el Ministerio.

Para el personal técnico de apoyo en organismos de investigación, la Agencia convocará 180 ayudas de tres años para contratación laboral; la cuantía máxima destinada a financiar esta línea es de 7.020.000 euros.

La cuarta de las ayudas, Juan de la Cierva-Incorporación, dispondrán de una financiación máxima de 20.925.000 euros y tiene como objetivo fomentar la contratación laboral de jóvenes doctores para que los mismos afiancen las capacidades adquiridas durante una primera etapa de formación postdoctoral.

Se convocan 225 ayudas con una duración de tres años cada una de ellas, incrementando una anualidad con respecto a las convocatorias de años anteriores.

Una decena de 'cajales'

La Universidad de Málaga cuenta en estos momentos con una decena de investigadores Ramón y Cajal (dos pendientes de firmar su contrato), y cuatro del programa Juan de la Cierva. Según el vicerrector de Investigación, Teodomiro López, el incremento del presupuesto anunciado ayer «es una gran noticia para las universidades», y estimó que la UMA podría incorporar entre 5 y 6 investigadores Ramón y Cajal gracias a este incremento presupuestario. «Tener 'cajales' es una enorme satisfacción, supone un gran avance en la investigación de calidad. Hay que tener en cuenta que son unos contratos muy competitivos y exigentes, han tenido que estar un mínimo de dos años en el extranjero y llegan con currículums brillantes».

Cuando terminan sus cinco años de contrato, hay un compromiso de estabilización. Las universidades, por ley, tienen que reservar un 15% de sus plazas de profesores estables para estos investigadores. El ministerio concede entonces 100.000 euros a las universidades como incentivo a la incorporación estable. La UMA ha acordado recientemente conceder a estos investigadores la mitad de la cuantía, como premio a su labor excelente. En las dos últimas convocatorias, de 2016 y 2017, han sido ocho los investigadores Ramón y Cajal que han conseguido su estabilización en la UMA.

 

Fotos

Vídeos