David Sainz: "En Malviviendo nos hemos convertido en profesionales por cojones"

David Sainz. /
David Sainz.

El guionista y director de la webserie que ha conseguido más de 50 millones de reproducciones en Internet dice que sólo le queda por hacer lo mismo que ya ha hecho “pero cobrando como un profesional”

IRENE QUIRANTEmálaga

Se podría decir que Malviviendo es la gallina de los huevos de oro de David Sainz, el actor, guionista, productor y director de la serie que llegó a Internet con un capítulo de unos 40 euros de presupuesto. El sueño de este canario afincado en Sevilla comenzó a gestarse en 2008, cuando él y su grupo de amigos se unieron para hacer algo mientras esperaban a que les llamasen de algún trabajo. La consecuencia: una serie que ha marcado a gran parte de una generación y que se ha convertido en la mejor carta de presentación que un guionista puede tener. Con tres temporadas de Malviviendo, distintos cortos, un largometraje y otra película en camino, Sainz no termina de creerse que ya es una referencia para el cine independiente. Y precisamente su trayectoria ha sido lo que le ha traído hoy a Málaga, donde ha estado compartiendo parte de su experiencia con los alumnos de la escuela de formación audiovisual Schooltraining.

-¿Cuáles son las claves para que una webserie supere las 55.000.000 reproducciones?

-Si supiera el secreto quizás sería ahora rico, cosa que no soy. En Malviviendo se juntaron varios factores, además de la suerte. Nos hicimos caso a nosotros mismos a la hora de plasmar nuestro humor, sin censurarnos en ningún momento. Puede que ayudara también el hecho de que no éramos actores, por lo que intentamos acoplar el personaje a la persona. Eso nos dotó de una extraña naturalidad y a la gente le llamó mucho la atención. Por otro lado, está el asunto de los acentos. No hay madrileños haciendo de andaluces, ni andaluces haciendo de madrileños. Yo soy muy defensor de los acentos porque forman parte de la identidad. Creo que es la serie más española que existe porque en las otras se habla en un acento que no existe. No es que sean de Madrid, es que no existen.

-¿Qué había de usted en el personaje del 'negro'?

-Pues quitando que es un gorrilla, todo lo demás.

-¿Qué es lo mejor que le ha dado Malviviendo?

-Sin la serie no hubiese tenido la oportunidad de hacer muchas cosas que han venido después. Ha sido la ventana que me ha enseñado este mundillo con el que soñaba, y al que no pensaba que llegaría tan pronto. Lo más importante es que ha sido una escuela. Con Malviviendo nos hemos convertido en profesionales por cojones. Hemos solucionado problemas día tras día, porque contábamos con un presupuesto y con unas limitaciones. Empezamos con un capítulo en el que invertimos 40 euros, y de ahí hemos ido creciendo. Pero todavía no hemos llegado a alcanzar ni la mitad de lo que es una productora, que no se baja nunca los pantalones y que cobra lo que tiene que cobrar por convenio.

-Los estupefacientes son un personaje más en Malviviendo, ¿han sido un buen aliado?

-Sí que era un personaje más porque es lo que hay en los barrios de todos los que formábamos parte de la serie. Dentro del equipo hay compañeros que fuman cannabis y tal, pero también es cierto que en la serie salían otro tipo de drogas como la heroína o la cocaína, pero no se le daba un trato tan amable. La gente que lo consume en la serie no son personas a las que la gente se querría parecer. No creo que nadie se quiera parecer a Mateo. Yo por ejemplo he perdido a varios buenos amigos por la droga y no es algo que haya que tomarse a la ligera, pero el cannabis si lo vemos como algo más inocente y que se puede utilizar incluso en terapias médicas. En realidad, es tan dañino como el alcohol o el tabaco.

-Habéis vuelto a las andadas con 'Entertainmet', un falso documental sobre los actores reales de la serie, ¿cuestión de morriña?

-En realidad, sí. Nos divierte mucho lo que hacemos y lo echábamos de menos. Además tenemos un canal de Youtube con 200.000 suscriptores, y era una pena desaprovecharlo. También cuenta el hecho de que somos una productora muy pequeña y que necesitamos unos ingresos mínimos al mes para pagar los gastos. Se juntaron las ganas de hacer algo y de darle vida al canal, y al final salió esta idea que ya pensamos en hacer porque siempre nos han pasado cosas muy curiosas en la vida real que queríamos aprovechar y contar en una serie. Con el guión también me he divertido mucho porque lo he coescrito con otras dos personas, cosa que nunca había hecho. Ha sido una experiencia muy bonita y muy propia, tan propia como pasaba con Malviviendo, que servía de experimento continuo. No nos daba miedo probar cosas nuevas y arriesgarnos.

-¿Y qué será lo próximo?

-Pues ahora ando con la promoción y los estrenos de 'Entertainment', pero también estoy empezando con el proceso lento y largo de hacer una película de verdad, profesional y con un presupuesto en condiciones, con la productora La Zanfoña detrás.

-¿Qué puede adelantar de esa producción?

-Es una comedia negra y semifuturista, y no puedo contar mucho más. El equipo técnico de la serie va a participar en la película, dentro de las posibilidades. Yo repito como guionista y director, y aunque quiero que salga gente de la serie para el reparto principal voy a tirar de gente en la que confío más y de actores nuevos con los que siempre me había gustado trabajar algún día. Un actor de Malviviendo que seguro que saldrá es Antonio Dechín, al que sacaré en mis cosas hasta que se muera, en el caso de que muera antes que yo, claro.

-Ya ha hecho cortos, animación, series, películas, ¿qué le falta por hacer?

-Pues todo, pero cobrando como un profesional.

-¿Qué pasó con Flaman?

-Flaman es un producto que es de Canal Sur y no nos pertenece. Canal Sur la canceló y nosotros no pudimos hacer ni camisetas.

-¿Por qué se canceló?

-No lo sé. Seguramente porque era para gente más joven de 65 años y tampoco interesa, de momento.

-¿Y Comaland?

-Comaland es un producto alternativo que estamos haciendo entre Teresa Segura, José Antonio Pérez y yo, que no va con la productora de Diffferent Entertainment. Yo escribo los guiones y pongo las voces y Teresa se encarga de la producción, pero el trabajo gordo, el de animación, lo hace José Antonio sólo, que además tiene dos hijos. De momento vamos a hacer un quinto capítulo, pero que no os extrañe que algún día salga el último capítulo y no lo sepamos ni nosotros.

-¿Qué le parece el fenómeno de los youtubers?

-Han dado con una buena clave que les da dinero y público. Creo que son muy inteligentes, sobre todo los que tienen éxito. Admiro su creatividad, la verdad, aunque tampoco es que me vaya a comprar una camiseta con sus caras. Pero ojalá yo hubiera hecho algo con lo que ganara 50.000 euros en un mes por sentarme delante del ordenador. Lo que pasa es que son creadores generacionalmente bastante más jóvenes, y yo no podría subirme a ese carro porque ya soy demasiado viejo y no comprendo la gracia que tienen.

- Hábleme un poco de sus referentes audiovisuales.

-Pues yo nací en el 83 y no he sido para nada un tío que se haya obsesionado con el cine clásico. Mis referentes están en el cine con el que crecí, como Scorsese o Brian de Palma, que son de lo más clásico que consumía antes de saber que me iba a tomar esto del cine tan en serio. Y soy súper fan de Hitchcock, aunque es casi contemporáneo por la manera qe tenía de hacer las cosas. Pero también soy un consumidor extremo de productos televisivos. He visto la mayoría de las series españolas, estadounidenses e inglesas que han existido, o al menos el capítulo piloto. Es verdad que esa ha sido otra escuela. Los creadores somos lo que hemos visto, y en mi caso no soy de los que se obsesionan con Orson Welles.

-¿Suele ver la televisión?

-La verdad es que veo más series en Internet que televisión, pero tengo una mujer que sí que consume bastante televisión. Gracias a eso he tenido la suerte de encontrarme con la primera serie española que respeto, 'El Ministerio del Tiempo'. Gracias a ella también me como dos o tres realities al año, aunque he tenido suerte de que no le guste 'Gran Hermano Vip', pero los 'Quien Quiere Casarse Con Mi Hijo' y todos los programas que son de cantar siempre caen.

-Cambiando radicalmente de tema, ¿cómo valora los resultados de las elecciones andaluzas?

-Pues creo que los andaluces han vuelto a caer en lo mismo. A mí me hubiera gustado un cambio. De hecho, yo estoy empadronado en Dos Hermanas y voté en las elecciones. Y no voté al que salió.

-¿Qué cree tiene que pasar para que algo cambie en España?

-Pues que se muera un montón de gente. Ha sonado muy feo, yo no quiero que muera nadie, pero las generaciones van cambiando a medida que van muriendo. Ocurre como con la programación de Canal Sur, que todo sigue igual porque el público grosso son mayores. Tal vez llegue el día en que la televisión emitirá programas con la calidad que los jóvenes de ahora demandamos, pero los que vengan por debajo de nosotros puede que piensen que vaya mierda más casposa. En algún momento, aunque sea dentro de mucho tiempo, los youtubers llegarán al Canal Sur, por difícil de imaginar que sea, porque así es el ciclo de la vida. Pues lo mismo pienso con España.

 

Fotos

Vídeos