Un verano decisivo para Rubén Guerrero

Carralero, Aurioles y Guerrero, en Mellila /
Carralero, Aurioles y Guerrero, en Mellila

El pívot marbellí ya trabaja con la selección española antes de afrontar su primera pretemporada como profesional con el Unicaja

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

Su desembarco en el Unicaja a final de la pasada temporada fue tan vertiginoso que apenas tuvo tiempo de valorarlo. En apenas dos semanas regresó de Estados Unidos, fichó por el Unicaja y debutó en la Liga Endesa. No tuvo tiempo para mucho Rubén Guerrero en su primera experiencia en el club malagueño, pero esos primeros entrenamientos y partidos solo fueron parte del periodo de adaptación por el que pasa el pívot marbellí tras seis años en Estados Unidos.

El marbellí está ahora ante un verano decisivo en su carrera, antes de la que será su primera temporada completa como profesional. Tendrá que aprovechar al máximo el tiempo para seguir adecuando su juego al baloncesto europeo y convertirse en un buen jugador de complemento para el Unicaja. La intención del club es seguir contando con él en el primer equipo, con un rol de quinto pívot. Con las salidas de Shermadini y Okouo, Guerrero se convierte en el techo del equipo con sus 2,13 de altura y si se confirma que la pareja de '5' la formarán Deon Thompson y Gerun –el fichaje de este último aún no es oficial– el canterano puede tener minutos como referente defensivo interior. En los pocos minutos que tuvo la temporada pasada en los tres partidos que disputó, dos de ellos en los cuartos de final ante el Valencia, demostró que tiene capacidad para aportar recursos muy interesantes, como intimidación, rebote o bloqueos de calidad. La próxima campaña el marbellí tendrá tiempo para reivindicarse, ya sin los nervios de ser el recién llegado, y para demostrar que el Unicaja no se equivocó cuando le puso sobre la mesa un contrato para las dos próximas temporadas.

Guerrero ya ha empezado su particular pretemporada al abrigo de la Federación Española de Baloncesto. Está concentrado en Melilla con la selección sub-22 –pese a que él ya tiene 23 años–, un grupo de trabajo creado por la FEB para poder seguir de cerca a jugadores españoles que ya han terminado su etapa de formación FIBA. Allí ha coincidido con otro malagueño, Jesús Carralero, que trabajará también con la FEB antes de dar el salto la próxima temporada a la liga universitaria de Estados Unidos.

Alessandro Scariolo se marcha a Estados Unidos

Sergio Scariolo confirmó ayer que su hijo Alessandro no seguirá en el Unicaja, como publicó este periódico. Alessandro Scariolo Ares, base de 1,87, ha jugado esta última temporada a las órdenes de Germán Gabriel en la Liga EBA y termina ahora su etapa júnior. Seguirá jugando al baloncesto en Estados Unidos e iniciará sus estudios universitarios allí, pese a que el club le planteó una oferta para seguir en el Unicaja. Así lo explicó ayer su padre en Cope Málaga: «Agradecemos mucho la propuesta de quedarse que el Unicaja le ha presentado y sus cinco años en la cantera, muy importantes para su formación como persona y jugador». En el filial del Unicaja tampoco seguirán Lucas Muñoz y Matheus Maciel.

Pero la gran ventaja para Guerrero será que el frente de este equipo la Federación ha puesto a Paco Aurioles, técnico malagueño con amplia experiencia en el trabajo con internacionales y que es entrenador ayudante en el Unicaja. Aurioles podrá seguir de cerca la evolución de Guerrero estos días y se reencontrará con él en la pretemporada del Unicaja. Como en el banquillo del conjunto sigue Luis Casimiro, se tratará de insistir en las directrices que Guerrero recibió en el tramo final de la pasada campaña.

Hoy la selección sub-22 se medirá al equipo sub-20, que prepara el próximo Europeo de Israel y que dirige el técnico Joaquín Prado. Un grupo en el que destaca la presencia de Carlos Alocén, talentoso jugador del Zaragoza que ha fichado el Real Madridy en el que también está Ignacio Rosa, jugador del Unicaja que ha estado cedido en el Liberbank Oviedo de Leb Oro.