El Unicaja pierde ante el Gran Canaria en un buen ensayo

Toupane, que debutó con el Unicaja, penetra ante Bourousis en el partido ante el Gran Canaria. /LOF
Toupane, que debutó con el Unicaja, penetra ante Bourousis en el partido ante el Gran Canaria. / LOF

Ejim y Toupane, uno de los destacados, debutaron con el equipo malagueño en el choque jugado en Puertollano

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN
72 UNICAJA

Adams (13), Avramovic (10), Ejim, Thompson (2), Elegar (5) -cinco inicial-,  Toupane (10), Díaz (10), Waczynski (8), Guerrero (2), Suárez (7) y Gerun (5)

75 GRAN CANARIA

Cook (6), Rabaseda (8), Harper (7), Burjanadze (7), Costello (13) -cinci inicial-, Balcerowski, Okoye (6), Bourousis (6), Shurna (7), Santana (2), Radicevic (2) y Beirán (11)

Parciales
14-17, 15-15, 23-20 y 20-23

El Unicaja cayó derrotado ante el Gran Canaria (72-75) en un 'partido de verdad'. El resultado no fue positivo, pero sí las sensaciones que ofreció el conjunto malagueño en algunas fases del choque, el penúltimo de la pretemporada antes de la disputa de la Copa de Andalucía este domingo en Sevilla ante el Coosur Betis (12.00 horas, Canal Sur). El partido de Puertollano sirvió para el debut oficial como cajistas de Melvin Ejim y Axel Toupane. El primero está todavía por adaptarse, mientras que la clase del segundo le permitió lucir desde el momento que pisó la pista. Llama la atención cómo el último refuerzo, por la lesión de Milosavljevic, puede ser una de las sensaciones de la temporada.

Hubo otros detalles interesantes, como la solidez que muestra Alberto Díaz, buenos minutos de Gerun y la confirmación del potencial de Avramovic. Adams fue de menos a más, como Elegar, en un partido en el que Deon Thompson no estuvo fino. En algunas fases del encuentro se echó en falta algo de más elaboración en el juego, de ahí que Casimiro tuviese que recurrir a Díaz para poner orden. En el choque causó baja Jaime Fernández porque estaba en la presentación oficial de la Liga Endesa en Madrid.

El Unicaja comenzó el partido con poco orden, mala circulación y demasiados fallos. El juego del conjunto que dirige Casimiro casi se limitaba a buscar las acciones de bloqueo y continuación y algún movimiento al poste de Deon Thompson. No tuvo problemas el Gran Canaria para distanciarse en el marcador sin hacer nada del otro mundo, pero dándole más lógica a su juego con Cook al mando de las operaciones. Casimiro tuvo que sentar a un desafortunado Josh Adams, que todavía no termina de cogerle el pulso al equipo (5-13, min5). La entrada de Alberto Díaz junto con Suárez hizo que el equipo malagueño jugase mejor. Se estrenaron Toupane, Waczynski y Ejim. El primero dejó detalles interesantes, con buen manejo del balón y un juego directo. El polaco confirmó que sigue con la mano caliente tras el Mundial y anotó un triple en el primer balón que le llegó. Ejim no estuvo tan fino, voluntarioso y activo en defensa, pero perdido en ataque. Eso sí, jugó de alero. A pesarf de los cambios y de un mal comienzo, el primer cuarto se cerró con 14-17.

El segundo cuarto estuvo marcado por los errores, con el Unicaja obcecado con sus pívots. El Gran Canaria leyó bien el partido, se cerró y el equipo malagueño casi no vio el aro. La renta canaria alcanzó los diez puntos al ecuador del segundo acto (17-27). Casimiro tuvo que echar mano de Alberto Díaz para que volviese a ordenar el juego del equipo. Esta vez, Avramovic no estaba tan resolutivo y el Unicaja sólo anotó tres puntos en cinco minutos. No todo fue malo. Se vio a un Gerun muy activo en defensa y más entonado que un Elegar absolutamente perdido. Como antes, Díaz y Suárez arreglaron las cosas antes del descanso (29-32).

El Unicaja comenzó la segunda parte con un quinteto muy interesante (Díaz, Waczynski, Toupane, Thompson y Gerun) y que por momentos hizo un buen baloncesto. El ucraniano producía por dentro y Toupane lo hacía por fuera. Al francés no le hizo falta mucho tiempo para demostrar su clase y fue el mejor del equipo malagueño en el encuentro de ayer. En general, el juego del Unicaja fue mejor en la segunda parte. Mostró más intensidad en defensa y en el rebote, y esto permitió, por ejemplo, que Adams tuviese campo para correr y ahí se encuentra más a gusto. Gerun, que en algunas fases del cuarto tuvo problemas para parar a Bourousis, dejó su sitio a Guerrero, que se mostró muy sólido en defensa. El choque se igualó por completo antes del último acto (52-52).

El equipo malagueño mantuvo su solidez, pero sin la eficacia necesaria como para romper el partido desde la defensa. A cinco minutos del final apareció en escena Avramovic, certero de la línea de tres y parecía que el serbio ejercería de factor diferencial. Logró ocho puntos seguidos (69-69), pero el Gran Canaria tuvo pausa en su juego para lograr buenos tiros por medio de Beirán y Rabaseda. A 11 segundos del final con 72-75 en el marcador, a Avramovic se le salió un triple para forzar la prórroga.

UNICAJA: Adams (13), Avramovic (10), Ejim, Thompson (2), Elegar (5) -cinco inicial-, Toupane (10), Díaz (10), Waczynski (8), Guerrero (2), Suárez (7) y Gerun (5).

Hebalife Gran Canaria: Cook (6), Rabaseda (8), Harper (7), Burjanadze (7), Costello (13) -cinci inicial-, Balcerowski, Okoye (6), Bourousis (6), Shurna (7), Santana (2), Radicevic (2) y Beirán (11).