La defensa del Unicaja da la primera alegría

La defensa del Unicaja da la primera alegría
MIGUE FERNÁNDEZ

El equipo mejora sus prestaciones para doblegar al Buducnost en el estreno europeo

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga
83 UNICAJA

70 BUDUCNOST

PARCIALES
18-25; 30-17; 19-17; 16-11.
Árbitros
Pastusiak, Rossi y Reitter. Bien. Eliminaron a Martin.
Cancha
Palacio de los Deportes, 5.350 espectadores, según datos oficiales.

La seña de identidad que debe diferenciar al Unicaja esta temporada dio la primera alegría a los aficionados cajistas. Un gran ejercicio defensivo permitió al cuadro malagueño comenzar la Eurocup con una victoria ante el Buducnost (83-70). No fue un partido brillante, pero sí intenso y en el que se vieron pasos adelante del equipo en varios aspectos del juego. Mejoró en el rebote, hubo más circulación del balón y el partido sirvió para que varios jugadores ganasen en confianza y reforzasen su adaptación al equipo. Destacó Gerun en su estreno en competición internacional, también Adams con ese juego tan vertical que despliega, Fernández en la dirección y Elegar encontrando poco a poco su sitio. El encuentro fue un buen punto de partida para adivinar por dónde puede ir este equipo.

El choque comenzó con ritmo y buenas sensaciones por parte de un Unicaja que buscó con insistencia a Gerun. El ucraniano fue el gran protagonista de los primeros cinco minutos del partido transformado en canasta todos los balones que le llegaban. Firmó 12 puntos interpretando a la perfección las acciones de bloqueo y continuación. Cuando se sentó (14-9), su equipo sufrió un apagón sorprendente. El problema era fácil de identificar. La vía para anotar estaba en el banquillo y, un día más, naufragaba en el rebote (3-16). Con semejante agujero en la parcela reboteadora, el Buducnost encontró un sin fin de segundas opciones para anotar. El equipo malagueño encajó un parcial de 2-15 y ni un tiempo muerto de Casimiro paró la sangría (16-24). Como el conjunto balcánico también estuvo acertado desde la línea de tres frente al 0/5 del Unicaja, el resultado fue el 18-25 con el que acabó el primer cuarto.

El Unicaja corrigió los dos grandes problemas que había tenido hasta el momento. Para empezar reactivó su ataque a base de triples y esto quitó presión al equipo. Suárez y Díaz abrieron la veda desde el perímetro y Jaime Fernández empezó a mover con criterio el balón encontrando e Elegar dentro de la zona. En cinco minutos el equipo malagueño logró un parcial de 17-6 que lo puso por delante (35-31). La reacción pudo ser mejor, pero el equipo todavía muestras evidentes desajustes defensivos y esto dio aire al Buducnost y a un Justin Cobbs que no paraba de anotar. Las canastas del estadounidense encontraron réplica en un Josh Adams en vena que permitió al Unicaja llegar mandando al descanso, 48-42.

El equipo malagueño firmó sus mejores minutos en defensa al comienzo de la segunda mitad, abortando así la reacción de su rival, con Cobbs vigilado por Fernández y Ejim, aunque esto implicase que el primero se cargase de faltas. En ataque, Adams estaba desatado y anotaba de tres casi sin quererlo. El Unicaja logró once puntos de renta después del quinto triple del estadounidense (58-47) y el partido pintaba mucho mejor. Aunque se sentaron los actores protagonistas, los recambios del banquillo mantuvieron el pulso y el conjunto malagueño encaró el acto decisivo mandando (67-59).

El juego perdió lucidez, con el ataque del Unicaja estancado durante tres minutos, sin embargo su defensa seguía manteniendo el nivel y el Buducnost no aprovechó la concesión para volver al partido. El regreso de Fernández a la pista devolvió la frescura y terminó de cerrar el partido. Quedaban cinco minutos por jugar, pero al cuadro de Montenegro se le veía que se le acababan los recursos. Cobbs ya no tenía el acierto del primer cuarto, tampoco Bamforth, ambos perfectamente defendidos. El dato que corroboraba la solidez local eran los tres solitarios puntos del Buducnost en lo que iba de cuarto.