El Unicaja da el zarpazo en Vitoria

Avramovic abraza a Adams y Suárez celebra la victoria/LOF
Avramovic abraza a Adams y Suárez celebra la victoria / LOF

El conjunto malagueño, con un excepcional Adams, asalta el Buesa Arena para lograr su primera victoria en la Liga Endesa

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

77 Baskonia

Vildoza (11), Shields (6), Garino (10), Shengelia (9) y Diop (3), -cinco inicial- González (2), Henry (2), Janning (16), Fall (8), Polonara (6) y Eric (2).

78 Unicaja

Adams (23), Fernández (2), Ejim (10), Thompson (7) y Gerun (6), -cinco inicial- Avramovic (2), Díaz (9), Waczynski (2), Elegar (-), Guerrero (6) y Suárez (11).

jornada 3
Fernando Buesa Arena. Público: 8.615 espectadores.
PARCIALES
29|20. 20|16. 11|23. 17|19.
ÁRBITROS
Pérez Pérez,M.Á., Manuel,Sergio, González Gálvez,Iyán.

Cuando muchos pensaban que hoy tocaba hablar del fatídico 3-0 en contra en la Liga Endesa, de la falta de acoplamiento de los nuevos jugadores o de lo dura que va a ser la temporada, el Unicaja cambió el guion. Lo hizo asaltando el Buesa Arena, feudo del Baskonia y una de las canchas más complicadas de la ACB. Ganó por 77-78 en un partido de fe, de carácter, de no rendirse y de confiar en sus posibilidades hasta el final. Hay un dato que lo refleja a la perfección: el conjunto malagueño fue perdiendo durante todo el encuentro y logró su primera ventaja a 12 segundos del final. Fue un triple de Adams, el gran héroe del Unicaja este domingo. De sus manos salieron dos triples en el último minuto de partido para darle la vuelta al marcador. En un final ajustado y tras todo el choque a rueda, el conjunto malagueño fue capaz de tener templanza y lograr certificar su primera victoria en esta ACB con dos tiros libres finales de Jaime Fernández. Curiosamente, sus primeros puntos en el partido.

El Unicaja dio una de las sorpresas de la jornada y lo hizo con una mezcla de novedad y veteranía. Adams dinamitó el encuentro con sus canastas imposibles (23 puntos) y otro de los debutantes este temporada, Ejim, completó su mejor partido en su hasta ahora corta trayectoria en la ACB. Por la parte de los veteranos, Díaz y Suárez fueron los que supieron cómo hacerle daño al Baskonia y dirigir a sus compañeros hacia una remontada que parecía imposible cuando llegó a perder por 17 puntos. También hay que darle mérito a Luis Casimiro, que supo encontrar a sus hombres más entonados y que puso una defensa en zona en la segunda parte que se le atragantó al conjunto vasco.

Noticias relacionadas

Inicio para los locales

En el arranque del partido, no tuvo que pasar mucho tiempo para comprobar que el Unicaja lo iba a pasar mal si no jugaba al cien por cien. El potencial del Baskonia, pese a las bajas de Granger y Stauskas, es tremendo y cuenta con jugadores que marcan diferencias en prácticamente todas las posiciones. El conjunto vitoriano empezó haciendo daño desde fuera, con Garino y Shields superando con facilidad a los exteriores del cuadro malagueño. Por el contrario el Unicaja se centraba en sus hombres interiores para tratar de lograr los primeros puntos. Con Vildoza al mando, que superaba la defensa de Adams, el conjunto local hacía circular muy bien el balón y lograba tiros claros (14-7, tras triple de Shengelia). Luis Casimiro empezaba a mover el banquillo buscando activar a otros hombres, ya que el Unicaja dependía casi en exclusiva del talento individual de Adams. Pero Garino seguía anotando sin mucha oposición y el cuadro de Perasovic mandaba por 29-20 al final del primer parcial. En los primeros diez minutos el Baskonia lograba anotar casi 30 puntos, señal clara de que la defensa del Unicaja no estaba funcionando.

Con Díaz y Rubén Guerrero juntos en pista el cuadro malagueño trató de elevar el nivel atrás. El pívot malagueño aportó buenos minutos, aguantó bien las embestidas del gigantón Fall (2,21) y logró ir un par de veces a la línea de tiros libres para acercar a los visitantes (31-27). Perasovic reaccionó rápido y puso en pista a Eric, que aportó dureza en defensa. La entrada del nigeriano coincidió con un Janning muy inspirado desde fuera. Al descanso, 49-36 y malas sensaciones en forma de pérdidas de balón y de errores defensivos.

Pero en la segunda parte la película fue distinta. El cambio de defensa del Unicaja permitió un parcial de 2-18, con Díaz y Suárez tomando el mando del encuentro. Se le nubló la vista al Baskonia en el tercer cuarto y un triple de Adams en la última posesión dejó el partido en 60-59. Se metió definitivamente el cuadro de Luis Casimiro en el partido y no desfalleció.

Se sobrepuso a un gran inicio de último cuarto de Vildoza y atacó las debilidades de Fall. Ganaba por 75-70 el conjunto vitoriano a falta de un minuto para el final. Pero apareció la chispa de Adams con dos triplazos. En la última posesión, con 77-76 para el Baskonia, Jaime Fernández aguantó el balón hasta recibir la falta y metió los dos tiros libres que valían una victoria. Un auténtico golpe sobre la mesa del Unicaja. Es un solo partido, pero ayuda al equipo malagueño a seguir creciendo y a confiar en el crecimiento a corto plazo.