La amenaza para el Unicaja viene de Estados Unidos

Carlos Suárez, en un ejercicio en un entrenamiento. /Unicaja B. Fotopress
Carlos Suárez, en un ejercicio en un entrenamiento. / Unicaja B. Fotopress

Los cinco estadounidenses del Arka Gdynia refuerzan el bloque polaco y lo hacen competitivo especialmente de local

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

El Unicaja ya ha comenzado su ruta viajera en Europa. La expedición del equipo aterrizó ayer en Gdynia tras un largo viaje y se prepara para un duelo ante un rival con más capacidad que nombres. Si bien el Arka no entra en el grupo de favoritos en el grupo D (papel que cabe otorgar al cuadro malagueño, al Galatasaray y al Trento), sorprendió en la primera jornada con un triunfo en Alemania (74-78) ante el Ewe Baskets Oldenburg y es líder provisional de su liga después de sólo dos citas.

Para el Unicaja el reto en esta primera fase de la competición no tiene tanto que ver con el hecho de la clasificación en sí como con encarrilarla cuanto antes y poderla culminar de la mejor manera posible cara a futuros cruces. El equipo cajista acude con una disposición muy distinta a la que tendría de no haber consumado su formidable reacción en el Buesa Arena ante el Baskonia. De haber perdido estaría en zona de descenso en la ACB, con un 0-3 en el balance y, sobre todo, con muchas dudas acerca del proyecto y de la remodelación de la plantilla.

Bostic, Greene, Hammonds, Emelogu y Upson se suman a la experiencia de Hrycaniuk en un equipo con buenos números en tiro exterior  

La locura anotadora de Adams tuvo mucho que ver en la reacción del Unicaja, que encara ahora con mucha más confianza su primera salida de la temporada en una Eurocup que ha comenzado con muchos resultados sorpresa, quizás también como consecuencia de un formato de competición que no penaliza aún en exceso a los grandes favoritos y les concede mucho margen para acceder a las últimas rondas. Toupane es la única baja, pero viajó Stilma.

Un quinteto yanqui

El peligro en el Arka Gdynia está en Estados Unidos, en su quinteto de yanquis que completa y eleva el nivel del bloque local, entre los que quizás el nombre más conocido sea el del pívot Hrycaniuk, ex del Valencia. El propio Casimiro ya avisó de la capacidad de Hammonds, el más joven de todos; Greene, que estuvo la pasada campaña en tres equipos (Gaziantepspor, Trefl Sopot y Brindisi); Emelogu, un debutante en el baloncesto europeo esta temporada; el poderío interior de Upson, y el peligro exterior de Bostic, un trotamundos que quizás sea el jugador más a tener en cuenta.

El Unicaja acude con un embajador en la expedición. No es otro que Adam Waczynski, héroe nacional. Pese a que no ha empezado bien la temporada, hace poco contribuyó a que su selección fuera octava en el último Mundial, torneo en el que no participaba su país desde hace cinco décadas.