Veranos refrescantes también en el interior de Málaga

Los alojamientos turísticos en plena naturaleza innovan y amplían su oferta para atraer a nuevos visitantes

'El Chorro Villas' ofrece chalets con piscinas privadas y todas las comodidades./A. D.
'El Chorro Villas' ofrece chalets con piscinas privadas y todas las comodidades. / A. D.
ALEJANDRO DÍAZ

El interior de la provincia de Málaga ofrece alternativas refrescantes para quienes buscan otra opción o un complemento a las estancias en la costa. Se trata de una forma de planificar las vacaciones diferente, donde la naturaleza y la tranquilidad son los principales reclamos. Conscientes de esta demanda, distintos empresarios han optado por potenciar e innovar en sus negocios hoteleros por zonas como las de Álora o Antequera.

Rafael Gómez es el responsable del complejo 'El Chorro Villas'. Hace unos años decidió darle una vuelta a los alojamientos rurales y optó por modernizarlos. «No es el típico concepto de casa rural, sino más bien chalets equipados con lo necesario para pasar una estancia con todas las comodidades», explica Gómez. Estas villas cuentan con aire acondicionado, equipo de música, televisión, conexión 'wifi' y lo más importante: piscinas privadas en cada uno de los seis alojamientos.

Los hábitos de consumo de los visitantes que llegan a Málaga van evolucionando. Si bien el sol y la playa siguen siendo la joya de la corona de la oferta turística estival, cada vez son más quienes también se animan a pasar estos meses por el interior de la provincia.

Un claro ejemplo es que antiguamente los veranos eran para la playa, mientras que las zonas de interior se relacionaban más con el resto de estaciones: otoños, inviernos y primaveras. «Nuestra temporada alta es ahora, sin duda. Tenemos una ocupación de casi el cien por cien», sentencia Gálvez.

Los alojamientos turísticos del interior viven también en verano su temporada alta

El turista del norte de Europa llega a reservar estos alojamientos con un año de antelación

La proximidad de embalses y zonas de ocio han contribuido a que la expansión de destinos turísticos del interior sea mayor. En el caso de Álora, cuenta con la proximidad del pantano de El Chorro, con su zona de baño y empresas dedicadas a las actividades acuáticas. No es extraño encontrar en estos meses a usuarios practicando 'kayac' o piragüismo en dicho embalse.

El senderismo es otra de las actividades que más demandan quienes deciden pasar sus vacaciones de verano en el interior. Eso sí, para que el calor no sea un inconveniente, existen, además de los embalses, pozas naturales distribuidas por todas las zonas de interior de la provincia, como el Charco de la Viñas en Ojén, o las Pozas de Barranco Blanco en Coín. Para llegar a ellas, el recorrido ha de hacerse por tramos de tierra y otros a través del mismo río.

El perfil de turista que visita el interior de la provincia en verano suele ser, sobre todo, de países del norte de Europa, como los Países Bajos, aunque también se mueve turismo nacional. «Tenemos más clientes europeos, la verdad, pero es porque son más previsores a la hora de planificar sus vacaciones», afirma Gómez, quien asegura que ya cuenta con reservas para el próximo año. Por contra, el visitante español suele tardar más en decidirse, pero tampoco es ajeno a unas vacaciones refrescantes en el interior de la provincia malagueña.

Muchos pantanos cuentan con zonas de baños. La privacidad y la desconexión son dos de los reclamos. Las actividades náuticas en embalses están de moda. / SUR | A. D.

En muchas ocasiones, y especialmente los visitantes extranjeros, reservan este tipo de alojamientos para hacer de ellos su 'campo base' y realizar durante el día escapadas para conocer Andalucía, y disfrutar a la vuelta de la paz que proporciona la naturaleza. «Lo que más valoran es la sensación de privacidad y que están en pleno campo», subraya Gómez, quien también resalta que las noches son más frescas, de 19 o 18 grados, incluso en pleno mes de agosto. «A veces hay hasta que cubrirse con las sábanas», concluye.

En la comarca de Antequera también se puede disfrutar de unas vacaciones de desconexión en el interior de la provincia. Uno de los alojamientos más destacados es el del Hotel de la Magdalena, un antiguo convento del siglo XVI reconvertido ahora en un lujoso hotel de cinco estrellas –el primero de estas características en la localidad– y que, entre su oferta, puede presumir de una zona de 'spa', 'wellness' y 'relax'.

Masajes, zonas 'zen' y relax en plena naturaleza.
Masajes, zonas 'zen' y relax en plena naturaleza. / SUR

Destacan también sus servicios de masajes y zonas 'zen'. Todo ello ubicado en junto al Parque Natural de El Torcal. Completa la experiencia uno de los máximos exponentes de la restauración en Málaga. Se trata del restaurante Refectorio, bajo la batuta del Chef David Muñoz –discípulo de Ferrán Adrià y la escuela de El Bulli– y de sus espacios complementarios: el piano bar y las terrazas del convento. Un conjunto donde disfrutar lo mejor de la cocina andaluza tradicional y mediterránea desde una perspectiva en la que se dan cita la creatividad y la innovación.

Y entre las actividades de ocio y relax de la zona, además de conocer una ciudad declarada Patrimonio Mundial por la Unesco, el visitante puede disfrutar de la práctica del golf en las instalaciones de Antequera Golf. Un campo en el que este verano se han organizado diversos eventos nocturnos, como la fiesta de la Noche de San Juan o la Noche en Blanco, con actuaciones musicales y veladas a la luz de las estrellas.

En definitiva, la provincia de Málaga es mucho más que sol y playa. El turismo gastronómico, de golf, y los amantes de la naturaleza encuentran en su interior propuestas cada vez más innovadoras que rompen con el tópico del alojamiento rural tradicional. Además, la mayoría de estas zonas se encuentran perfectamente comunicadas y a poco tiempo de la costa. Por si, a pesar de todo, apetece durante las vacaciones realizar una escapada a la playa más próxima y darse un chapuzón en el mar Mediterráneo. Naturaleza y playa conviven en un destino con cada vez más posibilidades.

La Magdalena tiene su propia zona de 'spa' y 'wellness'.
La Magdalena tiene su propia zona de 'spa' y 'wellness'. / SUR

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos