El turismo nacional se recupera y marca la temporada alta en la Costa del Sol

Viajeros, con maletas en mano, se dirigen hacia su alojamiento. /Salvador SalasGráfico
Viajeros, con maletas en mano, se dirigen hacia su alojamiento. / Salvador Salas

La Costa del Sol encara esta temporada alta como la del inicio de un nuevo ciclo y con el reto de ganar un 2% de turistas

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

La Costa del Sol comienza a llenarse de turistas en un temporada alta que alerta de que han quedado atrás los crecimientos de dos dígitos, para situar el reto del verano en ganar un 2% de viajeros. Los expertos coinciden en que arranca un nuevo ciclo en el que el destino recuperará al turista nacional, con un crecimiento previsto del 10,5%, y comenzará a notar que se desinfla la burbuja internacional con la irrupción de los mercados competidores del Mediterráneo. La vuelta al mapa turístico de Túnez, Egipto y Turquía ya se deja sentir en las previsiones facilitadas por Turismo Costa del Sol, en las que además de advertir la mencionada fortaleza del mercado nacional, apunta a que el principal cliente extranjero de la provincia malagueña, el británico, experimentará por primera vez en más de un lustro un descenso, que estima en torno al 5,4%.

Todo lo contrario al verano pasado, en el que llegaron a la Costa 1,2 millones de británicos al aeropuerto, un 5,9% más. También se refleja en el pronostico de que la llegada de alemanes, el segundo 'caladero' internacional de turistas para la Costa se mantenga en los niveles del pasado verano, así como de irlandeses. Se espera una menor llegada de italianos, suecos y belgas. Por contra, Finlandia, Polonia, Francia o Dinamarca, mantendrán crecimientos que van desde 38%, en el caso de los finlandeses, al 13% en el de los daneses.

El aumento de la competencia provocará igualmente una moderación en el aumento de precios en los hoteles y oferta reglada en su conjunto, tras dos ejercicios en que las tarifas para reservar una habitación en un establecimiento hotelero han crecido a ritmo del 11% en la temporada alta de 2016 y de casi un 10% el pasado año. Pese a todo, la Costa mantiene su tendencia al alza que le llevará hacia otro verano de récord y, por tanto, volverán a estar ausentes las ofertas de última hora.

Con este panorama arranca una temporada alta en la que el destino malagueño prevé atraer desde este mes hasta septiembre, ambos inclusive, a un 2% más de turistas, hasta rozar los 7.155.000 viajeros, es decir, unos 140.000 más que en el mismo periodo del pasado año. Una cifra que es casi la mitad de los turistas que ganó el destino el verano de 2017. Las previsiones contempla una subida similar en las estancias, con el reto de superar los 13,3 millones en toda la oferta reglada del pasado año, en el que creció un 3%.

Este movimiento generará un impacto económico en el destino de 7.140 millones de euros, en torno a un 2% más, según los datos avanzados por Turismo Costa del Sol. El presidente de esta empresa pública de promoción turística, Elías Bendodo, declaró que «la intención de esta entidad es la de intensificar las acciones promocionales en los mercados con mayor capacidad de gasto y con clientes con un perfil socioeconómico más elevado. Queremos avanzar en un destino que trabaje por la calidad de nuestros visitantes», precisó.

La burbuja de turismo internacional pierde aire y la irrupción de Túnez, Egipto y Turquía hará perder un 5,4% de británicos

En el aeropuerto de Málaga se advierte ya una intensa actividad, que marca un verano en el que mantienen el optimismo, en la que las compañías ofrecen 600.000 plazas más que en el mismo periodo del pasado año. Para la temporada alta, que arrancó el domingo 25 de marzo y terminará a finales de octubre, las aerolíneas que operan en esta infraestructura han puesto en el mercado 16,1 millones de asientos para conectar la Costa del Sol sin escalas con 136 destinos del mundo. Un total de 53 compañías operarán este verano, programando un 4,7% más de plazas para volar a Málaga. En total, esperan llevar a cabo más de 94.000 operaciones de aterrizaje y despegue, lo que supone casi seis puntos más que en el mismo periodo del pasado año. Desde este mes y hasta octubre, la oferta de plazas para volar a Málaga es de 5,4 millones.

El director del aeropuerto de Málaga, Salvador Merino, explicó, en el estreno de la conexión con Doha, que lo más relevante del verano es que se ha diversificado las rutas, destacando los nuevos destinos con el Golfo Pérsico. De hecho será la primera temporada alta con vuelos directos a la capital catarí, a la de Arabia Saudí y a la ciudad de Jeddah. De ahí que el sector turística espera el mayor desembarco de los conocidos como 'petrodólares', unos viajeros con alta capacidad de gasto que, una vez terminado el Ramadán, comienzan a llenar los hoteles de lujo de Marbella y se hacen notar en las tiendas más exclusivas.

Las reservas para julio y agosto están un 2% por encima de las registradas en estas fechas en 2017

La oferta de viviendas turísticas en la provincia ha pasado de 14.821 el verano pasado a 21.185

El optimismo, pese a la moderación en el ritmo de crecimiento e incluso a los primeros síntomas de recesión en el mercado británico, cunde entre los empresarios de los distintos segmentos turísticos. El presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos), Luis Callejón Suñé, señaló que están elaborando un estudio, pero que las primeras impresiones apuntan a elevar un 1% la ocupación media, con «una subida importante del mercado nacional y un mantenimiento de turistas extranjeros». El verano de 2017 se saldó con una media del 75,5% de camas llenas. Sobre el descenso de británicos, explicó que «pensamos que este retroceso corresponde con la cuota de ingleses 'de prestado', que busca las ofertas y que no elige destino por la calidad del mismo. Son los que este verano han optado por las gangas que han lanzado los competidores del Mediterráneo». De ahí, que consideró que el gran reto de la temporada es «seguir trabajando para fidelizar al cliente. Si no lo hacemos vamos a tener un problema».

El presidente de la Asociación de Viviendas Turísticas de Andalucía, Carlos Pérez-Lanzac, cree que el objetivo es lograr alcanzar la ocupación del pasado verano, en el que julio rondó en el 85% y en agosto se colgó el cartel de completo. «Será un buen verano, pero no sabemos si llegaremos a la ocupación de la temporada anterior porque ha crecido mucho la oferta. La provincia cuenta en la actualidad con 21.185 viviendas turísticas, frente a las 14.821 que había en septiembre del pasado año. Este verano las plazas de pisos turísticos en la provincia se elevan a 110.778, de las 191750 que hay en el conjunto de Andalucía», dijo, para apuntar que también pasará factura el hecho de las plataformas han sacado de las mismas las viviendas que no cuentan con el código de estar inscritas en el Registro de Turismo de Andalucía.

En los restaurantes y chiringuitos creen que «va a ser difícil que se supere la facturación del pasado año», dijo el presidente de los empresarios de Playas, Manuel Villafaina, que comparte que se ha puesto fin a la etapa de los últimos años de crecer a ritmo vertiginoso. «Va a ser un buen verano, pero récord no pueden ser todos», declaró. Por su parte, Javier Frutos, al frente de la Asociación Mahos, señaló que esta temporada alta será muy similar a la pasada. «La percepción es que el turismo tiende a estabilizarse y debemos sacar la lectura de que hay que aspirar a mantener al viajero de calidad. No tiene sentido crecer por crecer, sino hacerlo fomentando el turismo de mayor nivel», afirmó.

El presidente del Consejo de Turismo de la CEA, Miguel Sánchez, avanzó que las reservas para julio y agosto están en estos momentos entre un 2 y un 3% por encima del pasado año en estas mismas fechas. «Esperamos un buen verano. Quizá diferente porque hay que acostumbrarse a que la competencia es mayor y el abanico de elección de destinos se ha ampliado esta temporada. Pero creo personalmente que la situación no es para nada preocupante», dijo. En las agencias de viajes llevan un par de semana que la entrada del calor ha provocado un aumento de ventas de vacaciones, que estaban algo ralentizadas. Pese a ello, el presidente de la Asociación de Agencias de Viajes de Andalucía, Sergio García, avanzó que en la actualidad la facturación es un 5% superior. «El objetivo es mantener las cifras y la calidad», dijo. La Costa está lista para la avalancha.

Noticia relacionada

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos