Turespaña alerta de un cambio de ciclo con ralentización en la llegada de turistas

Turista descansando en el Centro, junto a la Catedral. /Salvador Salas
Turista descansando en el Centro, junto a la Catedral. / Salvador Salas

El informe de previsiones para el tercer trimestre advierte de que el año puede cerrar con un «crecimiento muy moderado, nulo o negativo»

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

Las cifras del negocio hotelero de la Costa del Sol referidas al mes de julio ya han constatado un estancamiento en la llegada de turistas a los establecimientos hoteleros y de la estancia media, de un descenso del 1,6% en las pernoctaciones y de una caída de un punto en la ocupación. Unas cifras que vienen aliñadas con una bajada acumulada en los siete primeros meses del 3,6% en la llegada de británicos, que suponen más del 30% del negocio, y del 7% de alemanes. Lo que confirma que los dos principales mercados internacionales muestran síntomas de recesión. Una situación que se generaliza a nivel nacional y se extenderá a los próximos meses.

Ayer, Turespaña dio a conocer el informe de previsiones del turismo internacional para el tercer trimestre de este ejercicio en el país y en las conclusiones habla ya de una situación de incertidumbre para dicho periodo y para el cierre de 2018 como consecuencia de que los datos que barajan para los meses de julio a octubre advierten de que se consolida la ralentización en la llegada de viajeros extranjeros.

En este sentido, alerta sobre la evolución turística para el conjunto del año que «el comportamiento de nuestros tres grandes emisores turísticos por un lado, y el de Italia, Países Bajos y EE UU por otro, puede hacer decantarse la balanza entre un crecimiento muy moderado o un crecimiento nulo o negativo».

Por contra, asegura que la partida de gasto turístico se mantendrá «en cifras positivas y esperanzadoras, poniendo en relieve tanto el éxito de las últimas políticas en materia de turismo, como la búsqueda alternativa de otros tipos de turismo como el cultural, el gastronómico, las visitas a ciudades o el turismo de compras».

El informe recoge que las previsiones menos halagüeñas se centran precisamente en los mercados emisores que actualmente copan el mayor volumen de turistas internacionales a España, como son Reino Unido y Francia, reconociendo que ambos muestran síntomas de cambio de ciclo desde hace varios trimestres. De hecho, precisa que espera un descenso del 4,2% en llegadas de británicos. A lo que añade que Alemania resiste en turistas a nivel nacional, pero cede en gasto y pernoctaciones.

Escenarios

De ahí que Turespaña considere que teniendo en cuenta que estos tres países suponen más del 50% de los turistas que reciben los destinos nacionales, existen motivos para pensar que la evolución turística en el conjunto de año 2018 podría depender en gran medida de que países como Italia, Países Bajos o Estados Unidos tengan un excelente comportamiento o de que los principales mercados (Reino Unido, Francia y Alemania) adecuen su demanda turística a periodos menos estacionales, buscando también otros tipos de turismo como el cultural, el gastronómico, las visitas a ciudades o el de compras.

Mientras tanto, este organismo arroja cifras en positivo para los meses de julio a octubre de un 2,4% en llegadas de turistas internacionales al país, de un 5,3% en el gasto de estos viajeros durante sus estancias, y de un 1,1% en pernoctaciones. Aún así, precisa que la entrada de viajeros se ralentiza, sobre todo a partir del mes agosto de 2017 y que, de seguir esta evolución, sería de esperar un próximo estancamiento de la serie. Una situación similar describe en cuanto al gasto, mientras que sobre las pernoctaciones advierte de que muestran tasas negativas desde hace varios periodos, que justifica en «síntoma del cambio en el comportamiento general de los turistas de realizar una menor estancia media en sus viajes».

Temas

Turista

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos