Tendencias en los viajes de negocios

Los viajes de empresa y de negocios cambian a la misma velocidad que la tecnología transforma esta industria. /SUR
Los viajes de empresa y de negocios cambian a la misma velocidad que la tecnología transforma esta industria. / SUR

Los desplazamientos corporativos reclaman más personalización y nuevos formatos

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

El turismo de negocios mantiene su tendencia al alza y forma parte de un sector que se consolida y que inyecta importantes ingresos a los destinos. Pero como el resto de la esta industria, las tecnologías emergentes y los hábitos cambiantes de los consumidores están impulsado una verdadera transformación de los viajes corporativos o de negocios con nuevas formas de ofrecer y prestar servicios a este tipo viajero. WorldHotels Collection, que proporciona soluciones de marca blanca a una red de 300 establecimientos hoteleros seleccionados entre los mejores resorts y hoteles a nivel mundial, ha realizado un informe en el que señala los factores que modelarán el segmento de los viajes de negocios durante este ejercicio.

La primera de las nuevas tendencias pasa por la personalización. Los viajeros de este segmento demandan más viajes a medida. Una petición cada vez más fácil de resolver mediante los datos extraídos a través del uso de la inteligencia empresarial y el análisis, que ayudarán a mejorar la experiencia del cliente. Además, el estudio advierte de que este tipo de herramientas deben aplicarse en cada etapa del viaje del cliente. «El punto de partida puede ser el reconocimiento automático de los potenciales clientes de este segmento al marcar desde un número conocido, y continuar con el análisis del comportamiento previo del viajero para ofrecer productos y servicios turísticos verdaderamente únicos. Un viaje personalizado reduce el stress y se adapta mejor a las preferencias y, en este sentido, los gestores deben saber manejar y poner en valor los beneficios que aportan las experiencias de viaje personalizadas en el desempeño de sus empleados», señalan.

Las tecnologías emergentes y los hábitos cambiantes de los consumidores impulsan nuevas formas de prestar servicio a estos viajeros

Se insta a enriquecer la estancia con experiencias vinculadas a la cultura local

Aunque el viaje es de negocios también quiere aprovecharse el tiempo libre para el ocio. Estos viajeros fijan líneas entre el trabajo y la vida personal cada vez más borrosas, por eso, los llamados viajes 'bleisure' van en aumento y es una tendencia que se mantiene. De ahí que se inste a que la mejora de las políticas de viaje ofrecerá la posibilidad de combinar negocios con ocio.

En esta misma línea, los destinos que añadan experiencias ganarán puntos. Además del ocio, se incluyen experiencias que enriquezcan al viajero, sobre todo, vinculadas a la cultura local, que es aún mucho más apreciada tras una larga jornada de trabajo. «Mantenerse activo, explorar el destino y aprovechar al máximo el tiempo en lugar de apresurar su estancia para irse lo antes posible es el lema que se impone entre los viajeros de negocios», apuntan. En la tendencia a personalizar cada salida, los viajeros de negocios han comenzado a tener más autonomía en cuanto a la elección de vuelos y alojamiento de acuerdo con sus preferencias. Se pronostica que aumentará esta demanda de flexibilidad de la mano de los millennials, que vienen a representar casi la mitad del gasto turístico en los próximos años y emergerán como una fuerza de consumo. Por ello crecerá la obligación por parte de las compañías a adaptar sus políticas de viajes corporativos para amoldarse a sus necesidades y ampliar las opciones que permitan a los empleados organizar sus propios itinerarios.

En ello ya están las aerolíneas, hoteles y vendedores de viajes que este año presentarán una serie de nuevas tecnologías para satisfacer las crecientes expectativas de los viajeros. El Big Data, la automatización de procesos y el internet de las cosas mejorará la experiencia del cliente, permitirá la sincronización de las experiencias en diversos dispositivos, y tendrán un papel en sistemas de control sencillos, como la iluminación, aire acondicionado y calefacción, según las preferencias de los huéspedes.

Los robots ganan protagonismo

En esta revolución tecnológica que aboca al turismo a un cambio de ciclo y a entrar de lleno en una nueva era, los robots ganan protagonismo. Este estudio así lo recoge y señala que en los últimos años, la hotelería y el conjunto del sector han introducido tecnologías robóticas. «Los viajeros de hoy demandan soluciones de autogestión útiles y rápidas. En la industria del alojamiento, los robots saludan a los huéspedes, realizan tareas de check-in y check-out, se encargan del servicio de habitaciones, muestran las instalaciones del hotel, brindan información y entregan equipaje», recalcan, para insistir en que además tienen disponibilidad total para realizar tareas con costes controlados de mantenimiento y actualización. sin embargo, matizan que no pueden adaptarse a situaciones imprevistas y no pueden reemplazar la simpatía y las emociones humanas que son claves en esta industria, pese a lo que la tendencia es que la robótica asuma una mayor variedad de tareas en el mundo hotelero a partir de este ejercicio.