La amenaza de huelga en la hostelería se reactiva tras la ruptura de un efímero preacuerdo

Asamblea celebrada esta mañana. /Francis Silva
Asamblea celebrada esta mañana. / Francis Silva

El desencuentro en la redacción del punto clave de la externalización acaba con un consenso que duró apenas unas horas

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

En cuestión de horas el principio de acuerdo en el convenio de hostelería, alcanzado ayer en una ajetreada jornada, saltó por los aires al filo de la medianoche. El desencuentro entre hoteleros y las centrales sindicales UGT y CC OO en la redacción del punto clave del convenio provocó la ruptura del preacuerdo, que los trabajadores habían respaldado y con el se esfumaba la amenaza de huelga en plena temporada alta. Los sindicatos anunciaron pasadas las once de la noche que «se rompe el preacuerdo con los empresarios de hoteles al incumplir lo preacordado en cuanto a la aplicación del convenio de hostelería para el personal de piso, camareros de restaurantes, cocineros y recepcionistas». Ante esta nueva situación que volvía a dar un giro de 180 grados a lo aprobado a las tres de la tarde por ambas partes, estas centrales sindicales advertían que 2esta negativa a cumplir el convenio colectivo en las externalizaciones imposibilita el acuerdo», dando un ultimatum hasta el martes para cerrar el convenio o convocar jornadas de huelga en julio, agosto y septiembre. Por parte de los empresarios, aseguraron que el problema surgió en la redacción de este punto. «Ha sido cuestión de la trascripción de lo establecido en este asunto», precisaron, para avanzar que el lunes volverán a reunirse con la esperanza de que se retome el consenso. Sin embargo, UGT y CC OO advirtieron que «firmarán con Mahos, que aglutina a los hosteleros el lunes, y si Aehcos no suscribe lo pacado habrá  huelga en los hoteles, que se convocará el martes».

Claves del conflicto

Subida salarial

Los trabajadores piden: Un incremento salarial del 16% en 4 años. La patronal ofrece: Aumento del 8% en cuatro años y un plus en función del precio de las habitaciones.

Externalización

Los trabajadores piden: Que todas las empresas subcontratadas respeten el convenio de hostelería. La patronal se opone: Pide que los trabajadores lo negocien con cada una de las empresas afectadas.

Calendarios laborales

Los trabajadores piden: Que los turnos se fijen con cuatro semanas de adelanto. La patronal ofrece: Reducir ese periodo a sólo dos semanas.

Ascensos

Los trabajadores piden: Que los empleados reciban un ascenso económico a los tres años. La patronal se opone: Plantea eliminar este punto que ya estaba recogido en el anterior convenio del sector.

La jornada de ayer arrancó con la sorpresa a primera hora de la mañana de un acercamiento de las posturas en unos contactos que se habían mantenido en secreto y que se prolongaron hasta la madrugada del jueves al viernes. Este avance fue llevado a una concurrida asamblea en la que, tras numerosas intervenciones en contra, se logró que los trabajadores respaldaran un principio de acuerdo que desatascaba la enconada negociación del convenio más importante de la provincia y del que dependen 80.000 trabajadores. Sin embargo, hubo que esperar hasta casi las tres de la tarde para que los empresarios, también reunidos durante toda la mañana, dieran el visto bueno al principio de acuerdo. El consenso de la patronal fue unánime. Aunque estaba prevista para la próxima semana la nueva reunión, por la tarde los sindicatos decidieron iniciar la redacción del convenio en un encuentro que en apenas unas horas dinamitó todos los avances que conducían a la paz social prevista para los próximos cinco años, periodo de vigencia pactado. Y es que hasta el filo de la medianoche, las partes mantenían que dicho preacuerdo marcaba un hito para el turismo de la Costa del Sol, que se garantizaba cinco años de paz social.

Nunca antes se ha sellado un convenio por este periodo, detalló el presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos), Luis Callejón Suñé. Para los responsables sindicales de UGT y CC OO, Sergio De Oses y Lola Villalba, respectivamente, «este convenio era una referencia en todo el país», tras reconocer en varias momentos de la tensa asamblea que «la provincia de Málaga tiene el mejor marco laboral de España». Y es que en el principio de acuerdo se contempla una subida salarial del 13% en los próximos cinco años, distribuida con incrementos anuales del 3% los tres primeros ejercicios y del 2% en los dos últimos. También se recogerá un artículo que blinda a los empleados de recepción, camareras de piso, cocineros y camareros en caso de ser externalizados, dado que por contrato la empresa que se haga cargo del servicio tendrá que aplicar las condiciones laborales del sector de la hostelería. De esta forma el conflicto de las 'Kellys' en la provincia pasaría a la historia. De hecho, en la asamblea este colectivo tomó la palabra y mostró su acuerdo, considerando que se trata de «un paso muy importante en un asunto muy peliagudo por el que hemos peleado en todas las instancias y durante muchos años». Sin embargo es en la redacción definitiva al convenio de este punto donde surge todo el problema, que al cierre de esta edición provocaba la vuelta de la amenaza de huelga en la hostelería. De hecho la subida salarial y la externalización han sido los principales escollos que impedían el consenso y una de ellas ha vuelto a ser el detonante de un nuevo desencuentro.

Y eso que hasta la ruptura de las negociaciones, ambas partes ponían en valor el haber sabido ceder. Callejón Suñé coincidió en que «ha sido un trabajo muy duro en el que tras malos momentos se ha impuesto la coherencia, para lo que ha sido necesario que ambas partes cedan. El final ha valido la pena. Estamos satisfechos con el acuerdo que recoge también algo de flexibilidad».

De Oses recalcó que «hemos sido responsable en esta negociación de última hora por el bien del sector», mientras que Villalba insistió en que «se trata de un acuerdo equilibrado teniendo en cuenta el momento histórico de la hostelería y de la provincia». Ambos destacaron que sería el primer convenio de España que «blinde las externalizaciones del 80% de los empleados de hoteles».

Un conflicto enquistado tras doce reuniones

La mesa negociadora del convenio de hostelería de Málaga acumula ya doce reuniones fallidas en las que los empresarios y los representantes de los trabajadores no han conseguido ponerse de acuerdo, lo que incluso llevó a los trabajadores a realizar una marcha a pie desde Marbella hasta la capital en defensa de un convenio digno.Actualmente, el convenio de hostelería, que finalizó en diciembre, se mantiene vigente a falta de un nuevo acuerdo en un sector clave en la economía malagueña.

 

Fotos

Vídeos