Los propietarios del hotel Alay de Benalmádena invertirán tres millones de euros en reformas

El hotel Alay de Benalmádena cuenta actualmente con cerca de 250 habitaciones. /SUR
El hotel Alay de Benalmádena cuenta actualmente con cerca de 250 habitaciones. / SUR

La empresa dueña del establecimiento recupera la cesión al grupo catalán Ibersol para encargarse directamente de la gestión

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

El hotel Alay de Benalmádena afrontará en los próximos meses una importante inversión de aproximadamente tres millones de euros con la que prevé mejorar sus instalaciones, especialmente en materia de redes generales de electricidad, de agua y de aire acondicionado. Así lo anunció ayer la dirección del hotel, que considera que con esta acción que realizará el próximo año se abre «una nueva etapa» en sus más de 50 años de historia, ya que el establecimiento abrió sus puertas en el año 1964.

Según Juan Ramón Montoya, el arquitecto que llevará a cabo dicha reforma, esta inversión de tres millones de euros estará muy centrada en la renovación de instalaciones, especialmente las del aire acondicionado. «Queremos hacer el hotal más sostenible, por lo que a todo ello se sumarán otra serie de reformas en las redes generales de agua y en las calderas, así como en la protección contra incendios», explica.

Sin embargo, esta no es la primera reforma que se realiza desde su apertura en los años 60. «Se han hecho actuaciones en varias ocasiones; como en el año 2015, que también fue de envergadura y estuvo más centrada en la modernización de las instalaciones y el diseño de habitaciones», añade. De esta manera, esta segunda fase implica la renovación de las redes y «algunas habitaciones –cuenta aproximadamente con 250– pendientes», aclara.

En cuanto al tiempo de las obras, Montoya avanza que comenzarán a principios de año, aunque su duración no irá más allá de tres meses. «La intención es que estén acabadas justo antes de la Semana Santa», sentencia.

Además de las citadas obras de reforma, el comunicado insistía en que el otro gran cambio se produce ya que la empresa propietaria del establecimiento –la entidad Hotel Alay SA–, asumirá directamente la gestión del mismo. Hasta ahora, el hotel ha estado arrendado varios años a una explotadora externa perteneciente al grupo catalán Ibersol, según el propio documento enviado a los medios de comunicación.

Giro en la actividad

«Ya en el año 2015, recién adquirida la propiedad del hotel, éste fue sometido a una profunda reforma, tendente a la modernización de sus instalaciones, adaptándolas a las exigencias de un mercado cada vez más competitivo, lo que le ha servido a dicho establecimiento para continuar siendo uno de los referentes hoteleros más importantes de la Costa del Sol», manifestaban en el citado comunicado. Así, a juicio de la dirección de Alay, dicha posición «preminente» de uno de sus principales activos, es precisamente la razón por la que los propietarios del hotel decidieron el año pasado «dar un giro» a su actividad para especializarse en la gestión hotelera. «Con ello comenzaron los preparativos que le permitirán encargarse de la explotación del hotel sin necesidad de intermediarios tras la liquidación de sus compromisos contractuales a partir del 1 de enero de 2019», añaden.

En esta línea, el documento ahondaba en lo explicado por su arquitecto. «La idea de los encargados del proyecto es someter el hotel a una intensiva reforma para la completa renovación de instalaciones y enseres, que le permita abrir sus puertas coincidiendo con el inicio de la temporada turística de 2019», en la que aseguran tener la «firme intención» de ofrecer a sus clientes todo un conjunto de novedades en lo que a servicios se refiere, «mediante el aprovechamiento de las posibilidades que ofrecen las amplias y variadas instalaciones y locales con los que cuenta el edificio del Hotel Alay», sentencian.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos