Preocupación en el sector turístico andaluz ante el plan del Gobierno tras la quiebra de Thomas Cook

Turistas en uno de los hoteles con más clientes de Thomas Cook en la Costa en el momento de la quiebra. /SUR
Turistas en uno de los hoteles con más clientes de Thomas Cook en la Costa en el momento de la quiebra. / SUR

La CEA convoca una reunión urgente y advierte junto Aehcos del riesgo de fuga de turistas esta temporada baja hacia los destinos incentivados

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

El plan del Gobierno para paliar las pérdidas en el turismo tras la quiebra de Thomas Cook lejos de calmar los ánimos ha levantado ampollas. Y es que el hecho de que las principales medidas se concentren en Canarias y Baleares ha provocado la reacción de destinos de sol y playa también afectados como Andalucía y la Costa del Sol. La preocupación se extiende entre los profesionales del turismo andaluz, desde hoteleros, agencias de viajes o el sector del transporte, que consideran que el proyecto del Ejecutivo discrimina a la industria de Andalucía, pese a que Almería es uno de los once destinos principales en los que operaba Thomas Cook, y del litoral malagueño. Y es que de las trece medidas, que serán aprobadas en el Consejo de Ministros del próximo día 11, una parte clave de ellas se concentran en Baleares y Canarias. El temor se centra en que esta temporada baja se produzca una fuga de turistas hacia estas islas ante la ayuda planteada por el Gobierno en este plan, en el que se contempla la exoneración del 100% de la tarifa de pasajero en los asientos adicionales en vuelos internacionales que operen en la temporada de invierno, es decir, del 27 de octubre de 2019 a 28 de marzo de 2020, con respecto a los programados el 31 de agosto de 2019. Una medida que el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo advirtió, en nota de prensa, que será aplicable para Canarias y Baleares y que supondrá una rebaja del 38% respecto a la tarifa total de aterrizaje y despegue.

La respuesta no se ha hecho esperar y esta misma mañana el presidente del Consejo de Turismo de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) ha convocado una reunión urgente para abordar la situación, invitando también a la Consejería de Turismo para que traslade la preocupación al Gobierno Central. «Estamos seriamente preocupados el conjunto del tejido turístico andaluz porque las medidas de ayudas para los afectados por Thomas Cook generan un escenario discrimitario. Pedimos el mismo respaldo que para el resto de destinos españoles y reclamamos para los aeropuertos vacacionales la misma exoneración de la tarifa de pasajeros establecida para otras zonas turísticas», dijo el presidente del Consejo de Turismo de la CEA, Miguel Sánchez, que elevó a más de 22 millones de euros las pérdidas sólo de hoteles independientes de la región que trabajaban con Thomas Cook, a lo que hay que añadir las cifras de los que pertenecen a grandes cadenas que ya incluyen estas pérdidas en sus balances globales del grupo, o los 2,8 millones que reclama, por ejemplo, el sector del transporte discrecional. Desde la CEA instan a Aena a que, tras un buen ejercicio, extienda esta bonificación de tarifas a todos los aeropuertos.

Desde la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa (Aehcos) también han considerado que el plan discrimina a este destino y con ello provoca riesgos de que esta temporada baja se produzca una fuga de turistas hacia las islas Canarias y Baleares. Y es que además temen que la reducción de las tarifas de ruta de Enaire de más del 12% a partir del 1 de enero de 2020, que contribuirá a la captación de nuevas compañías aéreas, sea también sólo para los destinos insulares. «Se establece un doble rasero», a lo que suman la necesidad de que también sea general la ampliación de las bonificaciones a la Seguridad Social en contratos fijos discontinuos a los meses de octubre y diciembre de 2019. Un asunto que es una reivindicación histórica de los hoteleros andaluces para contribuir a paliar la estacionalidad.

Aehcos, que muestra su solidaridad con los afectados de Canarias y Baleares, explica que «nos parece muy bien que el Gobierno proponga y apruebe una serie de medidas para paliar dentro de lo posible el agujero creado por la quiebra de Thomas Cook. Es cierto que Canarias y Baleares han sido las más afectadas, pero Andalucía también se ha visto afectada, en menor grado. De hecho, en la Costa del Sol, estimamos en principio una deuda de más de dos millones de euros y está muy concentrada en algunos establecimientos, que irán directamente a perdidas, por lo que también necesitaran de algunas ayudas para soportar el invierno», señala Luis Callejón, presidente de Aehcos.

Este colectivo pone el foco en que «al realizar descuentos en las tasas aéreas de Canarias y Baleares, corremos el riesgo de que muchos de los clientes que tenían pensado pasar sus vacaciones invernales en Andalucía, cambien de opinión debido a que el precio del paquete total sea inferior». Callejón advierte de que «esto coloca a la Costa del Sol y Andalucía en general en inferioridad de condiciones».

Asimismo, el presidente del Foro de Turismo de la Costa del Sol y vicepresidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), José Carlos Escribano, advirtió que al establecerse unos incentivos para unos destinos la «Costa del Sol pierde competitividad cuando también se ha visto afectada por la quiebra de Thomas Cook». Una caída, señala, que no puede cuantificar sus daños sólo en el momento del cese de la actividad sino en la repercusión que tendrá en el conjunto del sector a corto y medio plazo.

El plan incluye trece medidas agrupadas en cuatro apartados: conectividad aérea, liquidez de empresas y autónomos, mantenimiento del empleo y recuperación de la demanda turística. Éstas se articularán a través de un Real Decreto-Ley que se llevará a Consejo de Ministros el próximo 11 de octubre. La primera de ellas es la más polémica. Se trata de un incentivo comercial de las tarifas de AENA. Exoneración del 100% de la tarifa de pasajero en los asientos adicionales en vuelos internacionales que operen en la temporada de invierno (27 de octubre de 2019 a 28 de marzo de 2020) con respecto a los programados el 31 de agosto de 2019. Esto será aplicable para Canarias y Baleares y supone una rebaja del 38% respecto a la tarifa total de aterrizaje y despegue (coste de escala). También se contempla en este apartado la reducción de las tarifas de ruta de ENAIRE de más del 12% a partir del 1 de enero de 2020, que contribuirá a la captación de nuevas compañías aéreas.

El Gobierno abrirá un línea de préstamos de hasta 200 millones de euros para empresas y autónomos, ampliará las bonificaciones a la Seguridad Social en contratos fijos discontinuos a los meses de octubre y diciembre de 2019 y abrirá, a través de la Tesorería de la Seguridad Social y sus delegaciones territoriales, una ventanilla para poner a disposición de empresas y autónomos información sobre los procedimientos disponibles en casos de aplazamiento, moratoria o diferimiento de las cuotas, dentro de la normativa vigente.

Asimismo, prevé coordinar medidas de apoyo e información a las empresas afectadas en el proceso concursal, en coordinación con las comunidades autónomas, analizar las actuales políticas activas de empleo para reorientarlas al objeto de facilitar y acelerar la recolocación de los afectados y activar un programa de promoción de España como destino turístico con el objetivo de mantener la competitividad, estimular la demanda de mercados alternativos al británico y fidelizar el turismo en las regiones más afectadas por la quiebra del grupo empresarial británico.

En este plan se incluye también el desarrollo de medidas para consolidar la oferta turística 2019-2020 en los destinos más afectados, Canarias y Baleares, y un refuerzo de la Red de Destinos Turísticos Inteligentes, que impulsa la Secretaría de Estado de Turismo, a través Segittur, para la mejora de la estrategia turística de los destinos. Además, de diseñar una estrategia jurídica en defensa de los intereses generales del Estado, los afectados y los consumidores.