Objetivo: 3,6 millones de estancias en julio en la Costa del Sol

Turistas disfrutan del sol y de la tranquilidad del destino en pleno Centro Histórico. /Salvador Salas
Turistas disfrutan del sol y de la tranquilidad del destino en pleno Centro Histórico. / Salvador Salas

Los alojamientos turísticos de la provincia, excluyendo a las viviendas vacacionales por no existir estadística, esperan atender este mes a más de 800.000 viajeros

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

La primera gran avalancha de turistas del verano está ya deshaciendo las maletas en las habitaciones de hoteles, apartamentos, camping y casas rurales de la provincia. Julio arranca para el sector turístico de la Costa del Sol con un objetivo claro: mantener y, si se puede, superar los 3,6 millones de estancias que estos alojamientos turísticos registraron en este mismo mes del pasado año. Un dato que fue clave en el devenir de una temporada alta que fue la mejor de la historia de este destino. De ahí, que, ante la irrupción de fuertes competidores en el Mediterráneo, los profesionales de esta industria tengan puesto el foco en consolidar las cifras récords de 2017.

Coincidiendo con un fin de semana, el sector de alojamiento espera atender este mes a unos 800.000 viajeros, sin contabilizar a los que optan por viviendas turísticas por no existir una estadística de este negocio, que por el volumen de plazas puede superar a los 600.000 que se alojaron en julio de 2017 en los hoteles de la Costa. En este sentido, el presidente de la Asociación de Viviendas Turísticas de Andalucía, Carlos Pérez-Lanzac explicó que se está trabajando para que esta actividad quede reflejada en los informes del Instituto Nacional de Estadística, pero que el asunto es algo más complicado de lo que puede parecer. Mientras tanto, la percepción del sector del alquiler vacacional pasa por consolidar la alta ocupación, en torno al 85% de las plazas, logrado el pasado año en este mismo periodo. «Este verano será difícil crecer como el pasado porque ha aumentado mucho la oferta de viviendas, que ya supera las 22.000 en la provincia con más de 110.000 camas».

El presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol, Luis Callejón Suñé, comparte también esta moderación en el crecimiento del negocio hotelero, inclinándose más por consolidar los buenos resultados de 2017. «Sería un éxito igualar los números de récord del verano pasado. Significaría que estamos haciendo las cosas bien, porque si mercados como Túnez, Egipto o Turquía están recuperando millones de turistas y nosotros conseguimos mantenernos quiere decir que vamos por buen camino. El objetivo es estabilizarnos en cifras que son históricas para el destino».

Ante este panorama, los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) dibujan un escenario para este mes de julio muy similar al del pasado verano, en el que los hoteles ocuparon el 77,4% de sus plazas, atendieron a 600.000 viajeros, que generaron un negocio de casi 2,5 millones de pernoctaciones. A ellas se sumaron otro millón más de estancias que se repartieron entre las 866.386 de los apartamentos turísticos, que crecieron a ritmo del 11%, y el resto de alojamientos, camping y casas rurales, que ganaron un 17 y un 67% de pernoctaciones en julio, respectivamente.

Lo que sí esperan los profesionales a partir de ya es que se deje sentir la vuelta al destino de los turistas españoles, cuya recuperación vendrá a compensar la esperada bajada de británicos y alemanes, que son los dos principales mercados emisores de turistas extranjeros a la Costa del Sol. El aumento del turismo nacional ya se nota en la actividad del aeropuerto de Málaga, que encara este mes de julio con el reto de superar los 1,1 millones de pasajeros que se movieron por esta infraestructura en julio de 2017, en el que ganó un 11% de pasajeros.

Mantenerse como cuarta provincia costera por pernoctaciones en julio

La Costa del Sol aspira a renovar su posición de ser la cuarta provincia del litoral español en cuanto al volumen de pernoctaciones hoteleras registradas en julio de 2017. Por delante de la provincia malagueña, cuyos hoteles contabilizaron casi 2,5 millones de estancias, se situaron las islas Baleares, que sumaron 10,7 millones de pernoctaciones en julio de la pasada temporada; Las Palmas, con 4,2 millones, y Barcelona, con 3,9 millones de estancias hoteleras.

Para mantenerse en esta misma posición del ránking hay que estar vigilantes a la evolución de destinos que ya el pasado año pisaban los talones a la Costa, como Santa Cruz de Tenerife, que se quedó casi a la par que Málaga, Gerona o Alicante. Estas dos últimas superaron los 2,1 millones de pernoctaciones.

En este 'Top 10' de provincias del litoral con más estancias en sus hoteles sólo se incluyen dos destinos andaluces: Málaga y Cádiz, que cierra este listado con 1,1 millones.

Para ello será clave el repunte de españoles, que en julio de 2017 registraron un descenso del 2,8 de viajeros en los hoteles malagueños. También cabe esperar que la merma de un 3,4% de británicos del pasado año en dicho mes se contenga y no vaya a más. El problema vendrá también por la evolución de los turistas alemanes, en los que el sector prevé una caída frente a la fuerte subida del 42% registrada en julio de 2017.

 

Fotos

Vídeos