El ministro de Fomento dice que hay que poner «cierto orden» en los pisos turísticos

El 65% de las viviendas de alquiler turístico de Andalucía se localizan en la provincia de Málaga. /F. P.
El 65% de las viviendas de alquiler turístico de Andalucía se localizan en la provincia de Málaga. / F. P.

Ábalos adelantó ayer que trabaja con el Ministerio de Industria y Turismo para generar un marco global y un planteamiento conjunto

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

Fomento se posiciona en el debate sobre la regulación de las viviendas turísticas. El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, adelantó ayer que trabaja con la cartera de Industria, Comercio y Turismo para poner «cierto orden» a los pisos turísticos. En una entrevista en Onda Cero, recogida por Europa Press, en la que también avanzó que «sí está en el debate regular para poner límite a los precios del alquiler de vivienda», al considerar que el mercado se puede intervenir para generar mayor oferta, ya que el alquiler tiene que ser «asequible».

En el asunto del negocio de los pisos turísticos detalló que desde Fomento, departamento con competencias en vivienda, e Industria, con competencias en turismo, están trabajando para hacer un «planteamiento conjunto» con el fin de encarar esta cuestión que «como todos los fenómenos especulativos están eclosionando». «Habrá que poner un cierto orden ahí», apostilló.

El titular de Fomento recordó que hay ayuntamientos que lo tratan «de un modo u otro», si bien desde el Gobierno se debe generar un marco global, aunque «al final van a ser los propios ayuntamientos los que tengan que supervisar esto».

La asociación AVA plantea una definición global de vivienda turística en la Ley de Arrendamientos

Cabe recordar que a finales del pasado mes de julio, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, apuntó, tras presidir la Conferencia Sectorial de Turismo que reunió a los consejeros de esta cartera de todas las Comunidades Autónomas del país, que «se van a estudiar todas las normas que pueden tener influencia sobre este asunto, como la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) y la Ley de Propiedad Horizontal, con el objetivo de considerar posibles cambios normativos que faciliten el trabajo de control sobre estas viviendas y el ejercicio de las competencias regionales y locales».

Maroto instó a un profundo análisis del fenómeno del alquiler turístico y de la problemática que genera en algunos destinos con el fin de que para este mes que se acaba de estrenar se reuniera el grupo de trabajo de viviendas turísticas, en el que estaban invitados todos los agentes implicados en el tema, con el objetivo de llegar a acuerdos. La fecha de esta cita aún no se ha cerrado. De hecho, el presidente de la Asociación de Viviendas Turísticas de Andalucía (AVA), Carlos Pérez-Lanzac, aseguró que aún no han sido convocados. Sobre las propuestas que pretenden trasladar, en este encuentro de la mesa de trabajo gubernamental, se centran «en la necesidad de establecer una definición global dentro de la Ley de arrendamientos Urbanos de lo que es una vivienda turística en el marco nacional y de establecer modificaciones en la Ley de la Propiedad Horizontal para dar más defensa a lo vecinos y fijar mecanismos para penalizar a los malos actores y no al conjunto del sector», dijo Pérez Lanzac.

La ministra de Turismo defendió que desde el Ministerio «se pretende permitir un equilibrio y aplicar una estrategia de política turística basada en un turismo sostenible y de calidad, y siempre respetando las competencias locales y regionales». Estas declaraciones las realizó después de que un día antes el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciase su intención de hacer cambios en la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) para dar un trato específico a los pisos de alquiler vacacional. Maroto especificó que la idea del Ejecutivo es que la «LAU clarifique la definición de la vivienda de uso turístico y adecuar la Ley de Protección Horizontal a las necesidades actuales».

El propio consejero de Turismo de la Junta, Francisco Javier Fernández, ha apuntado en numerosas ocasiones la necesidad de que el Gobierno establezca una norma marco que permita a las comunidades actuar ante este fenómeno, regulado en la región desde hace más de dos años. Ya son 40.000 las viviendas inscritas en el Registro de Turismo de Andalucía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos