La OCU lanza una campaña para ayudar a viajeros afectados por huelgas en vuelos

P. M.

Málaga. La Organización de Consumidores (OCUE) ha puesto en marcha una campaña para ayudar a los pasajeros afectados por problemas en sis vuelos en una semana que se prevé convulsa, con las jornadas de paros convocados los días 25 y 26 por los tripulantes de cabina de Ryanair

Esta asociación advierte al viajeros de que una huelga no es causa de fuerza mayor, y que los afectados tienen derecho a recibir una indemnización si su vuelo se cancela o retrasa por este motivo en los supuestos que específica el Reglamento Europeo. De ahí que la OCU anime a todos los usuarios afectados por retrasos o cancelaciones a consultar si les corresponde una indemnización y en su caso, reclamar. «Todos ellos pueden unirse a esta campaña a través de la web: www.ocu.org/acciones-colectivas/reclamacion-vuelos», explicaron, para detallar que esta página web dispone además de una calculadora, que permite a los consumidores cifrar la indemnización que le corresponde según cada caso.

Derecho a indemnización

Y es que esta asociación recuerda que aunque las compañías suelen considerar que las huelgas son circunstancias excepcionales y se amparan en ello para no abonar a los viajeros afectados las indemnizaciones, la justicia ha dejado claro en varias ocasiones que las huelgas legales del personal de vuelo o de los pilotos no pueden considerarse extraordinarias, ya que su gestación es de dominio público y la compañía debe tomar medidas para paliar las previsibles molestias a los viajeros. «La anunciada huelga de tripulantes de cabina de Ryanair pertenece a esta categoría y, por tanto, si el vuelo se ve afectado por ella, con un retraso de más de tres horas o cancelación, la compañía deberá indemnizar al pasajero», señalan.

Además, desde la OCU precisan que, cuando se cancela un vuelo o se produce un gran retraso, superior a tres horas, los usuarios tienen derecho a información, asistencia y a una compensación, que varía en función de la distancia y el destino y que oscila entre los 250 euros y 600 euros por pasajero. Salvo que el pasajero haya sido avisado con antelación suficiente: más de 14 días, o entre 7 y 14 días de antelación si ofrecen transporte alternativo para salir con no más de dos horas de antelación y permita llegar a destino con menos de cuatro horas de retraso respecto a lo previsto. O que haya avisado con menos de siete días de antelación si ofrecen transporte alternativo para salir con no más de una hora de antelación y permita llegar a destino con menos de dos horas de retraso.

 

Fotos

Vídeos