Inauguran en Torrox un hotel 'boutique' con una filosofía ecológica pionera

El establecimiento está situado en la zona alta de El Peñoncillo, en una parcela de 800 metros. /E. C.
El establecimiento está situado en la zona alta de El Peñoncillo, en una parcela de 800 metros. / E. C.

Una matrimonio de Madrid invierte 600.000 euros en construir la Casa Siempre Viva, un recinto de 380 metros cuadrados de superficie certificado con el estándar Passivhaus

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

Un hotel 100% ecológico, en el que la temperatura interior se mantiene estable, entre los 20 y los 23 grados, gracias a su diseño sostenible. Esto es lo que ofrece la Casa Siempre Viva, un hotel 'boutique' con cinco habitaciones que acaba de abrir sus puertas en Torrox. Los madrileños Mayte González y Javier Martínez son los impulsores del proyecto, en el que han invertido 600.000 euros. El establecimiento está situado en la zona costera de El Peñoncillo, a apenas un kilómetro de la playa.

Según explica González, tras vivir varios años en Londres, donde trabajaban como consultores en el sector bancario, decidieron instalarse en la Axarquía, una comarca que descubrieron «por casualidad», y que les parece «una auténtica joya». «Conocíamos el estándar Passivhaus a través de varios amigos y siempre habíamos soñado con tener una casa así», cuenta sobre unas normas de edificación nacidas en Alemania.

Entre sus principios está construir espacios con el fin de lograr el mayor confort y eficiencia energética posibles. De esta forma, la edificación que han levantado, en una parcela de 800 metros cuadrados, dispone de 380 metros construidos, con criterios de diseño que permiten aprovechar la luz solar durante todo el año, disipando el calor en verano y absorbiéndolo en invierno, manteniendo así la temperatura y pureza del aire. «Tenemos instalados unos filtros que purifican el aire, limpiándolo de micropartículas y olores», explica Mayte González.

Además, el edificio cuenta con sistemas de energía solar, tanto térmica (para el agua caliente), como fotovoltaica, por lo que es una vivienda autosuficiente. No obstante, está conectada a la red eléctrica para los casos en los que haya varios días sin suficiente radiación solar.

El recinto cuenta con un huerto en el que se cultivan frutas, verduras, hortalizas y flores

Este matrimonio se confiesan «amantes del turismo sostenible de calidad 'premium'», por lo que desde hace años les gusta recorrer el mundo buscando «una forma de viajar sin dejar atrás el respeto por el medio ambiente». De esta inquietud ha nacido la Casa Siempre Viva, que oficialmente cuenta con la catalogación de 'casa rural superior'. El establecimiento dispone de cinco amplias habitaciones, con capacidad para diez personas que se comercializa como un establecimiento 'adult only'.

Los nombres de las estancias están inspirados en elementos del entorno como el abejorro ('bumblebee' en inglés), la flor del azahar, la gallina autóctona andaluza 'morucha', el olivo y la uva malagueña 'romé'. Además la decoración ha sido elaborada por artesanos de la zona con materiales reciclados «de calidad superior».

Sin productos químicos

Otras características del hotel son el mobiliario procedente de bosques sostenibles y la decoración con materiales reciclados y restaurados por artesanos locales. Además, ofrecen una carta en el comedor con gastronomía andaluza elaborada con productos 100% ecológicos cultivados en la propia huerta y por agricultores locales. «Todos nuestros textiles son 100% ecológicos producidos en España o en zonas donde se respetan los derechos de los trabajadores», asegura.

No usar ningún producto químico para la limpieza, el empleo de ozono para la piscina y el líquido elemento para beber tratado con ósmosis, son otros tres rasgos de un hotel 'boutique' en el que además un 1% del importe de las habitaciones se destina a diferentes ONGs, como Kirira, CEAR o Ponte en su Piel. «Hemos conseguido cumplir un sueño, ahora sólo nos queda que la gente venga a disfrutarlo», concluye la propietaria.

 

Fotos

Vídeos