¿Cómo imaginan los turistas la habitación de hotel del futuro?

¿Cómo imaginan los turistas la habitación de hotel del futuro?

Quieren estancias más personalizadas y con sistemas inteligentes hasta para medir el consumo de energía

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

En un mundo dominado por la tecnología y en un momento en que el viajero está más informado que nunca, es más exigente y además está muy concienciado con el cuidado del medio ambiente conocer cómo imaginan los turistas una habitación inteligente del futuro resulta clave. Bajo esta premisa, Eurostars Hotels se ha puesto manos a la obra. Ha decidió lanzar un reto a través de su plataforma de ideas e innovación www.hoteltesterideas.com para hacerles esta pregunta: ¿Cómo imaginas la habitación del futuro? La iniciativa ha calado hasta recopilar un millar de ideas con las que la compañía hotelera ha sido capaz de extraer información relevante que le ha ayudado a analizar cuáles son las necesidades que más valoran sus huéspedes de cara al futuro. Cinco claves marcan el lugar ideal en el que alojarse: habitaciones más personalizadas, con acceso a información de interés, comunicación directa con el hotel, estación de ocio para maximizar la experiencia y asistencia y acompañamiento durante la estancia.

«Eurostars Hotels pretende ser pionero en el análisis y la mejora de la experiencia de todos sus clientes», señalan.

El viajero sueña con llegar al hotel y encontrar una habitación que le permita descubrir la ciudad sin salir del alojamiento. Imaginan tener acceso a información turística útil, poder gestionar las entradas de las visitas programadas o consultar mapas, así como disponer de rutas personalizadas y puntos de interés. El objetivo es recalar en la estancia y sentirse como en casa, con todo ajustado a tus gustos y tus hábitos, entrando en juego los sistemas que integran datos y que permiten adaptar la habitación a cada huésped, incluso, en función de su motivo de viaje. No son las mismas necesidades las de una familia que van a conocer la ciudad que las de un congresista médico que acude a la cita de un evento concreto y que quiere conocer todo lo relacionado con sus aficiones.

Pero además, aspiran a disfrutar de una estancia energéticamente eficiente, en la que el viajero sepa el consumo de agua o de electricidad. Imagina una habitación con sistemas inteligentes que optimizan el consumo de energía remarcando la ruta hacia un modelo hotelero sostenible. Este elemento toma fuerza para la captación de una nueva generación de turistas, más jóvenes y muy concienciados con la huella ecológica que dejan en cada una de sus escapadas.

El cliente añora también una habitación hiperconectada, en la que todos los dispositivos móviles estén en línea, lo que también permite la recogida y almacenamiento de datos de los clientes con el objetivo de avanzar en el reto de adaptar la habitación a sus preferencias y anticiparse a sus necesidades.

La domótica imprime carácter a las habitaciones hoteleras del futuro. El cliente quiere una experiencia más confortable y personalizada mediante el control de luces, climatización, audiovisuales, y cerramientos de la habitación con mandos táctiles únicos o incluso a los dispositivos móviles del huésped. Incluso se propone que la tecnología también se emplee para garantizar un mejor descanso. Más allá de que el hotel sepa el tipo de almohada que prefiere el cliente, para el futuro se plantean soluciones tecnológicas que monitoricen el sueño o las constantes vitales para reaccionar ante los distintos estados y llevar a cabo, por ejemplo, cambios de temperatura de la habitación si así lo indican los sistemas de descanso implantados.

En esta línea otra de las características ansiadas es la de un mayordomo virtual, es decir, de la asistencia mediante un dispositivo que se active por voz y que permita de esta manera pedir la carta del servicio de habitación o solicitar que limpien la habitación.

Otra de las claves reclamada es la accesibilidad aspirando a habitaciones sin ningún tipo de barreras para huéspedes con discapacidad sensorial de forma que el viajero pueda interactuar no sólo en la estancia sino también en el conjunto de las instalaciones hoteleras.

Y como anhelo proponen disponer de una plataforma audiovisual que permita una comunicación directa tanto entre el huésped y el hotel como entre el cliente y el exterior, incluyendo a familiares y amigos.