La huelga en los hoteles de Málaga pende de una palabra

Los sindicatos se niegan a firmar el preacuerdo al detectar que en el documento de la patronal que blindaba las externalizaciones ponía camarera de piso en vez de personal al servicio de las habitaciones

Dirigentes sindicales, en la asamblea del viernes. /FRANCIS SILVA
Dirigentes sindicales, en la asamblea del viernes. / FRANCIS SILVA
Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

La posibilidad de que se convoque una huelga en los hoteles de la Costa del Sol en plena temporada alta depende únicamente de una palabra después de que los sindicatos acusaran la noche del viernes a los hoteleros de romper el preacuerdo que la madrugada anterior habían alcanzado. Tras lograr un consenso en cuestiones como las subida salarial, la posibilidad de ascender o el calendario laboral, el motivo del desencuentro está en el artículo relativo a las externalizaciones del servicio de habitaciones.

En las conversaciones que las centrales sindicales (UGT y CC OO) cerraron con la patronal Aehcos se establecía que las condiciones laborales del personal al servicio en pisos (también de los empleados de recepción y restauración) que fuera contratado a través de otra empresa estarían blindadas y sujetas al convenio de hostelería, es decir, que estos trabajadores no tendrán menos salario ni peores cláusulas sociales por el simple hecho de pertenecer a una subcontrata. Conocidas como las 'kellys' (las que limpian), las camareras de pisos llevan tiempo denunciando la precariedad laboral y la pérdida de derechos que vienen padeciendo por las externalizaciones, con rebajas salariales que rondan el 40%.

Salvado este escollo, todos contentos. La asamblea de delegados sindicales del sector hostelero de la provincia suscribió el preacuerdo la mañana del viernes, y del mismo modo hacían lo propio los hosteleros (Mahos) y los hoteleros (Aehcos), que se felicitaban por poner fin a meses de negociaciones y por cerrar un convenio que no sólo alejaba el fantasma de la huelga sino que además garantizaba la paz social durante cinco años. Pero el ambiente se torció en el momento de plasmar en un documento todo el camino andado. La alerta en los sindicatos saltó al ver que el escrito de los hoteleros no se hablaba de 'personal al servicio en pisos', sino sólo de 'camarera de pisos'.

Por parte de los empresarios se aseguró que fue «una cuestión de la transcripción de lo establecido en este asunto», pero desde los sindicatos les acusan de intentar jugársela en el último instante. ¿Cuál es la diferencia entre ambos conceptos? La respuesta la aporta la secretaria general del sindicato de servicios de CC OO, Lola Villalba. «Parece que es lo mismo, pero no es así. Al introducir en el artículo únicamente a las camareras de pisos se deja la puerta abierta a que las empresas puedan contratar con la categoría de auxiliar de pisos o personal de limpieza para que realicen estas funciones. Una palabra lo cambia todo. Al circunscribirlo únicamente a la categoría de camarera nos lo cuelan porque ahora mismo se están dando casos de limpiadoras que hacen habitaciones», explica la dirigente sindical.

El convenio será ratificado hoy con los hosteleros y queda por despejar la incógnita con los hoteleros

Ante este panorama, la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos) volverá a reunirse esta mañana para tratar de zanjar el asunto, conscientes del ultimátum de unos sindicatos que ya tienen el aval de la asamblea para convocar varias jornadas de paros en los hoteles. No así en la restauración, ya que los hosteleros ratificaron el acuerdo y ambas partes estamparán sus firmas esta tarde. Una cita a la que también podría sumarse la patronal hotelera. «Por responsabilidad, vamos a esperar hasta mañana (hoy para el lector). Confiamos en que con el esfuerzo de todos podamos evitar una huelga en el sector turístico, pero si no firman, la convocaremos el martes», advertía Villalba.

Salvo sorpresa de última hora, ésta diferencia de conceptos es lo único que separa la paz social de la huelga, toda vez que el resto de cuestiones han quedado resueltas. El principio de acuerdo contempla una subida salarial del 13% en los próximos cinco años, distribuida en incrementos anuales del 3% los tres primeros ejercicios y del 2% en los dos últimos. En cuanto al calendario laboral, ambas partes han cedido de forma que los turnos se fijarán con dos semanas de antelación en temporada alta y con tres, en el resto; mientras que respecto a los ascensos se acordó que los trabajadores que realicen tareas de superior categoría reciban un incremento de sueldo del 25% anual hasta equipararse a los cuatro años.

 

Fotos

Vídeos