La Costa del Sol se sitúa como el destino peninsular más caro, con una alta satisfacción del cliente

Un grupo de blogueros asiáticos, en un restaurante de Málaga/SUR
Un grupo de blogueros asiáticos, en un restaurante de Málaga / SUR

Un estudio comparativo de Diputación sobre siete costas españolas y dos del extranjero cifra el precio medio de una habitación en el litoral malagueño en 145,69 euros en junio

Nuria Triguero
NURIA TRIGUERO

La Costa del Sol mantiene su competitividad intacta a pesar de la subida de precios que vienen aplicando sus hoteles durante los últimos veranos. A esta conclusión apunta un informe realizado por Turismo Costa del Sol, la empresa pública dependiente de la Diputación Provincial nacida de la fusión de la Sociedad de Planificación y Desarrollo (Sopde) y del Patronato de Turismo. Se trata de un estudio comparativo entre la Costa del Sol y ocho destinos competidores: Baleares, Costa de la Luz, Costa de Almería, Costa Blanca, Costa Brava, Canarias y Baleares, Algarve (Portugal) y Antalya (Turquía). El litoral malagueño, de acuerdo con esta investigación, arrojó un precio medio por habitación doble estándar de 145,69 euros en el pasado mes de junio, el segundo más alto de las nueve zonas analizadas. Sólo Baleares superó esta cota, con un precio medio de 176,68 euros.

En lo que ningún competidor supera a la Costa del Sol es en satisfacción del cliente: los viajeros le otorgan una puntuación de 8,37 sobre 10, la más alta del ranking. La Costa Blanca y la Costa Brava son los siguientes destinos con valoración más alta: la primera se posicionan en la franja media de precios, mientras que la segunda está en un nivel similar al de Málaga. Baleares tiene una nota de 8,14.

Diferenciando por categorías de hotel, la Costa del Sol ocupa el segundo puesto el ranking de 5 estrellas, con un precio medio de 366,93 euros; y el cuarto en el de 4 estrellas (137,99 euros de media), 3 estrellas (90,45 euros), 2 estrellas (67,94 euros) y 1 estrella (65,12 euros). En cuanto a la satisfacción del cliente, la categoría mejor valorada es la de 5 estrellas, con un 8,9, seguida de la de 1 estrella con un 8,43. Le siguen la de 2 estrellas, con 8,26 puntos; y las de y 4 y 3 estrellas, con calificaciones de 8,19 y 8,09, respectivamente.

La Costa del Sol es líder en valoración en cada uno de los aspectos valorados en el estudio por los usuarios con respecto al resto de destinos analizados, a excepción de la ubicación, donde es superada por la Costa Brava y Baleares. La nota más alta corresponde a personal (8,76), seguida por limpieza (8,72), ubicación (8,59), confort (8,25), servicios (8,13) y calidad-precio (8,10).

Este informe no ofrece datos sobre evolución de precios, pero hay otros estudios publicados en los últimos meses que hablan de que la tendencia al alza de los últimos años continúa. Así, El 'Barómetro del sector hotelero español' de STR y Magma HC correspondiente a la primera mitad del año señalaba cómo Málaga y Marbella fueron la segunda y tercera ciudades españolas con mayor crecimiento de precios, después de Bilbao. La primera pasó de una tarifa media diaria (ADR) de 87,04 a 94,89 euros y la segunda, de 151,99 a 165,70 euros. Consecuentemente, la rentabilidad hotelera crece a buen ritmo: el RevPar (indicador que mide el rendimiento por habitación disponible) aumentó en el primer semestre más de un 10% en los dos principales municipios de la provincia, contrastando con la caída registrada a nivel nacional. Es más: Marbella fue la ciudad española incluida en el estudio con mayor rentabilidad hotelera, con 103,10 euros ingresados por habitación.

Para el gerente de Turismo Costa del Sol, Arturo Bernal, estos datos demuestran que el destino no ha tocado techo en cuanto a precios. «En la provincia de Málaga se han hecho fuertes inversiones para tener un producto de mayor calidad y el mercado está valorándolo. Además, parece razonable que si estamos haciendo ese esfuerzo, busquemos un turista de mayor calidad», reflexiona. ¿No teme que la subida de precios en los hoteles haga que los turistas tengan menos capacidad de gasto en otras partidas, como la restauración? «La estadística demuestra que esa correlación no existe. De hecho, lo habitual es que el gasto en restauración y ocio sea equivalente al de alojamiento; es decir, que si sube una partida, sube también la otra», afirma.

Los hosteleros, satisfechos con la evolución del gasto de los turistas

La temporada alta avanza con buenas sensaciones entre los hosteleros de la Costa del Sol. Tanto la afluencia de clientes como el gasto medio está siendo similar a la del verano pasado, que fue «muy bueno», recuerda el presidente de la Asociación de Empresarios de Playas, Manuel Villafaina. «Es cierto que los primeros seis meses del año no han sido tan excepcionales como los del año pasado debido al tiempo, que ha estado más lluvioso y ventoso, pero el verano está yendo bien. El turista que viene es de calidad, tanto el extranjero como el nacional», afirma. El representante de los chiringuitos confía en que la temporada se alargue hasta bien entrado el otoño, como viene ocurriendo en los últimos años. «Ahora hay más establecimientos que abren todo el año y los que son de temporada ya no sólo están operativos en verano, sino prácticamente nueve meses: desde febrero o marzo hasta noviembre», asegura.

El presidente de la patronal de hostelería malagueña Mahos, Javier Frutos, coincide con Villafaina en que el primer semestre de este año ha sido más flojo para la hostelería que el de 2017 por culpa de la lluvia, pero en este punto de la temporada la afluencia de clientes a bares y restaurantes está en niveles similares. En cuanto al gasto, «percibimos que quizá ha aumentado un poco. La crisis cada vez se escucha menos y el consumidor viene con más ganas de gastar», apunta.

Precisamente esta semana el Instituto Nacional de Estadística publicó la Encuesta de Gasto Turístico (Egatur) correspondiente al mes de junio, que refleja una caída interanual del gasto medio por turista internacional en Andalucía del 3,1%. Sin embargo, este descenso se debe a una reducción de casi un 8% de la estancia media y no a que los visitantes hayan restringido su presupuesto diario. De hecho, el gasto por día ha aumentado algo más de un 5%, hasta los 124 euros.

El gerente de Turismo Costa del Sol, Arturo Bernal, afirma que la reducción de la estancia media es una «tendencia constatada de los últimos años que está vinculada a las nuevas costumbres de los turistas: se quedan menos días, pero vienen más veces», explica. Respecto a la llegada de visitantes, la empresa de promoción turística de la Diputación de Málaga mantiene su previsión de cerrar el ejercicio 2018 con un incremento del 5%. Su máximo responsable cree, no obstante, que la preocupación no debe ser seguir creciendo en pernoctaciones, sino seguir elevando el nivel de gasto de los turistas que eligen la Costa del Sol.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos