¿Cómo contratar una vivienda de alquiler turístico con todas las garantías?

Turistas se dirigen hacia el inmueble alquilado para unos días de descanso. /SUR
Turistas se dirigen hacia el inmueble alquilado para unos días de descanso. / SUR

Consejos para la búsqueda, la firma del acuerdo y el momento del pago. Recomendaciones para asegurarse de que no habrá sorpresas en la reserva y que el disfrute en el inmueble arrendado está asegurado

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

En el inicio de la Semana Santa aún son muchos los que no tienen claro si finalmente harán una escapada, aunque sí tienen decidido que optarán por alquilar una vivienda turística. Para evitar sobresaltos y no correr riesgos a la hora de reservar una casa vacacional, el portal Milanuncios acaba de editar una serie de recomendaciones para tener garantías de que estas primeras vacaciones del año serán de pleno disfrute. Para ello, aporta una serie de consejos a tener en cuenta en las tres fases de la contratación de un inmueble de alquiler de esta índole. Las primeras consideraciones hay que planteárselas desde el momento de la búsqueda. Y es que aunque el filtro inicial habitual es el de los precios, este portal advierte que hay que ser cautelosos ante alquileres extraordinariamente bajos, por debajo de la media del mercado. Hay que estar vigilante a si las características del inmueble, metros cuadrados, número de habitaciones, y demás servicios, no se corresponden con el precio.

Pero además, en esta fase hay también que fijarse bien en la redacción del anuncio y desconfiar de los anunciantes que no facilitan sus datos, como el teléfono o te hacen salir de la plataforma para iniciar una conversación. La información sobre los propietarios deben estar indicados en los campos correspondientes del anuncio para que se pueda contactar con ellos de forma sencilla. De ahí, que ante cualquier sospecha es importante contactar con el departamento de atención al cliente de la página para reportar anuncios sospechosos.

Ya elegido el inmueble en el que finalmente se hará esta escapada llega el momento de la contratación. Y en este momento hay que volver a ponerse en alerta si el arrendador evite el contacto personal por teléfono y, en los casos en los que el modo de contacto sea remoto, es aconsejable guardar todos los mensajes intercambiados. También, advierten de que es importante comprobar que la vivienda existe y que los datos de contacto son correctos. Para ello, se puede consultar el Registro de Turismo o tratar de contactar directamente con el arrendador. Para ello, además recomiendan utilizar herramientas como Google Street View para verificar la existencia y la ubicación del inmueble. Finalmente, a la hora de formalizar el acuerdo de alquiler siempre hay que hacerlo mediante un contrato que certifique la operación y las condiciones del inmueble alquilado.

En el último trámite, el del pago, es fundamental hacer las transacciones en persona, lo que permite ver el alojamiento antes de pagar por él. Si es inevitable pagar algún anticipo a modo de reserva, hay que intentar que sea lo más bajo posible, nunca el 100% del precio, y hacerlo siempre a través de entidades bancarias seguras que permitan rastrear la operación, evitando enviar dinero a cuentas internacionales.

Unas recomendaciones para asegurarse de que no habrá sorpresas en la reserva realizada y de que el disfrute en las vacaciones está asegurado y con las expectativas generadas cumplidas.

Los pisos vacacionales, a la cabeza de las reservas 'on line'

El 56 % de los adultos españoles ya hace reservas vacacionales a través de Internet, aunque el 17 % de ellos sigue recurriendo ocasionalmente a las agencias de viajes para contratar y el 56 % para informarse, según un estudio de la escuela de negocio digital ISDI. El porcentaje de españoles que hizo al menos una reserva turística online en 2018 se ha elevado 5,6 puntos respecto al año anterior, cuando por primera vez representó más de la mitad de la población, según el estudio presentado a partir de la encuesta en noviembre pasado de cerca de un millar de españoles de entre 18 y 70 años.

Aunque cae progresivamente la contratación tradicional de viajes, ese 56 % que ha contratado 'on line' en el último año lo hace más o menos con la misma antelación: en torno a diez días de media, después de haber planificado el viaje cerca de dos meses, según el estudio. Incluso cuando los usuarios digitales contratan a través de agencias tradicionales, en el 40 % de los casos han consultado previamente la oferta disponible a través de internet, con lo que impulsan así lo que se conoce como efecto ROPO (Research Online Purchase Offline).

Al mismo tiempo, el 55,8 % de los usuarios que reservan en la Red acuden ocasionalmente a agencias de viajes para informarse, según el estudio. Respecto a lo que más se contrata 'on line', el 22 % alquiló alojamientos a particulares a través de plataformas del estilo de Airbnb. Le siguió de cerca la contratación de transporte, también con una media de tres reservas anuales por usuario digital, y de lejos los paquetes vacacionales, menos de uno al año, para lo que los usuarios de la Red recurren más a las oficinas de las agencias de viajes.