Claves para que el nuevo Gobierno haga del turismo una apuesta de Estado

Un grupo de turistas recorre el Centro de Málaga en bicicleta./SUR
Un grupo de turistas recorre el Centro de Málaga en bicicleta. / SUR

Exceltur reúne en catorce propuestas las prioridades del sector para encarar los nuevos retos con garantías de mantener el liderazgo

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

El sector turístico ha querido mostrar sus cartas a los partidos políticos que se disputan la Presidencia del Gobierno para que jueguen bien la partida y hagan del turismo una apuesta de Estado. En un documento realizado por la Alianza para la Excelencia Turística (Exceltur), que agrupa a las grandes compañías de los distintos segmentos, ha reunido catorce medidas transformadoras que consideran fundamentales para lograr el objetivo de revertir la tendencia a la desaceleración turística prevista para el periodo 2019 a 2023. Estructuradas en cuatro grandes ámbitos, este 'lobby' turístico marca al nuevo Gobierno una hoja de ruta para aspirar a que la industria que es el motor de la economía siga creciendo a un promedio del 3% en la próxima legislatura. Unos años en los que se espera que haga mella el cambio de ciclo marcado por la innovación y la digitalización, los hábitos de una nueva generación de viajeros y la feroz competencia de países emergentes como Turquía, Egipto, Túnez o Grecia, que ya despertaron el pasado verano de un letargo que, por distintas circunstancias, les había mantenido fuera de mercado durante varios años. A lo que se añade las incertidumbres que abre el 'Bréxit' en el principal emisor internacional. Un cóctel que exige un mayor compromiso para que el turismo sea considerado un asunto de Estado.

Exceltur apunta a que se requiere una máxima prioridad política interna y en Bruselas para impulsar un reposicionamiento turístico español. Para ello, reclama dotar a esta industria de un mayor rango administrativo en el Gobierno con un presupuesto más adecuado a su peso sobre en el PIB e insta a que el nuevo Ejecutivo apueste como mínimo por una Secretaria de Estado propia, encajada en un ministerio en el que no se diluyan sus prioridades. Y es que la situación por la que atraviesa el alma de la economía requiere un compromiso constante que incluya la celebración, al menos una vez al semestre, de una Comisión interministerial de Turismo impulsada por el presidente del Gobierno e integrada por los ministros, que inciden sobre el sector. Exceltur considera que los nuevos tiempos exigen una gestión mucho más proactiva de los intereses turísticos españoles en la Unión Europea, advirtiendo que «es de donde hoy emanan y desde países turísticamente menos relevantes, directivas no coincidentes con nuestros intereses».

Además, proponen crear una nueva dirección general de competitividad turística para impulsar la mejor integración y valorización experiencial de la oferta turística, en coordinación con las comunidades autónomas y entidades locales.

Consideran importante acometer una reestructuración de Turespaña en su papel de dirección general de marketing turístico, revisando las estrategias de promoción con nuevos modelos de gestión, recursos y una gobernanza público-privada más comprometida. En esta línea piden dinamizar el papel del Consejo Español de Turismo que, mínimo cuatrimestralmente, ejerza un papel más proactivo y consultivo para debatir sobre los principales retos y políticas turísticas de interés y alcance nacional.

Este 'lobby' realza la necesidad de fijar un marco legal, fiscal y financiero con políticas de inversión y gestión de infraestructuras públicas que favorezcan la mayor competitividad y sostenibilidad de los modelos y destinos turísticos. Para ello, instan a evitar subidas o nuevos impuestos, tasas discriminatorias que graven de más al turismo en un entorno de ralentización y adaptación al cambio de ciclo y de los principales fundamentos competitivos que deben evolucionar. Además, apuntan el desarrollo de una nueva Ley de Haciendas locales que contemple por fin una financiación adecuada y estable para los municipios turísticos para atender todas sus necesidades de inversión, mantenimiento, y en especial sus puntas estacionales en los momentos de más afluencia turística.

Un Plan Renove para el litoral y coordinar la eclosión de las viviendas turísticas

Los nuevos tiempos imponen nuevas estrategias que incluyen la necesidad de reposicionar la oferta para adaptarla a las nuevas demandas. Exceltur, en su listado de propuestas, reclama al nuevo Ejecutivo invertir en la capacidad de gestión de empresas e instituciones de cara al gradual y más competitivo reposicionamiento con una puesta en valor más experiencial. Para ello, cree necesario resolver y regular definitivamente con la mayor valentía política, coordinación interinstitucional y legislativa posible, la «descontrolada eclosión de las viviendas turísticas, que aún generan crecientes problemas asociados a turistificación y expulsión del residente o banalización de los barrios», apuntan. Cuestiones que, consideran, afectan la reputación de todo el sector.

Ese reposicionamiento exige promover con mayores recursos e impulso político un gran Plan Renove que estimule la «renovación del litoral español y en especial sus destinos pioneros con visión de largo plazo». Entre ellos se incluye la Costa del Sol. A ello, añaden impulsar la formación y nuevos planes de refuerzo competitivo para el tejido turístico empresarial, promoviendo en especial la evolución de la cultura, tamaño, modelos de gestión y capacidad de innovación de las pequeñas y medianas empresas. Sin olvidar que es una prioridad acometer obligados procesos de digitalización de los destinos turísticos. En este sentido, proponen un plan nacional de estímulo a la digitalización de destinos y sus pymes, que priorice los diez ámbitos clave a nivel local.