Los ciudadanos valoran el turismo, pero piden medidas para una mejor gestión

Turistas, con sus equipajes, caminan por el Centro Histórico de Málaga. /SUR
Turistas, con sus equipajes, caminan por el Centro Histórico de Málaga. / SUR

Primera encuesta de la Organización Mundial del Turismo para medir la percepción de los residentes respecto al viajero urbano

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

Mucho se ha hablado y más se ha alertado sobre la necesidad de planificar el turismo urbano si las ciudades no quieren morir de éxito. Evitar que las capitales con tirón turístico se conviertan en urbes saturadas de viajeros que acaban dejando de ser bien considerados por los residentes es un objetivo prioritario de las distintas administraciones implicadas en esta industria. Sin embargo, hasta ahora poco se sabía de la percepción del residente sobre la evolución del turismo urbano. La Organización Mundial del Turismo (OMT) se ha empleado en ello y ha realizado el primer informe para medir la sensibilidad del ciudadano hacia el visitante. En esta primera encuesta, realizada junto a Ipsos, los resultados apuntan a que los residentes reconocen la incidencia positiva del sector, pero también la necesidad de adoptar medidas para una mejor gestión. Según este primer informe, el 47% de los entrevistados piensa que «vive en ciudades con un gran número de turistas», más del 50% considera que el turismo tiene un impacto positivo en la generación de riqueza y la promoción de intercambios culturales, y el 49% considera que se deberían adoptar medidas que ayuden a una mejor gestión del turismo. Sólo el 12% de los encuestados está a favor de fijar limitaciones al número de visitantes. El sondeo 'on line' recopiló las respuestas de 12.000 personas en 15 países.

«Hoy en día, es más importante que nunca contar con una gestión adecuada del sector turístico en favor tanto de los visitantes como de los residentes, y asegurar que las comunidades locales se beneficien del turismo y sean escuchadas», dijo el secretario general de la OMT, Zurab Pololikashvili. De ahí que considerase una necesidad apremiante establecer una hoja de ruta para el turismo urbano, que guarde plena consonancia con la agenda de desarrollo de la ciudad.

España es uno de los países en los que la percepción de los impactos positivos del turismo es particularmente notable, poniendo en valor la generación de riqueza e ingresos, la creación de intercambios interculturales y las nuevas ofertas de actividades de ocio como los principales efectos del turismo en las ciudades. Este sentir se detecta también en Argentina, Australia, la República de Corea y Suecia.

Abordar los desafíos planteados por el aumento de la demanda turística y gestionar de manera idónea los flujos de turistas en los destinos urbanos de todo el mundo se considera prioritario. El 49% de los encuestados así lo apunta y el 70% piensa que estas medidas se deberían centrar en mejoras de las infraestructuras e instalaciones, y en la creación de atracciones que beneficien tanto a turistas como a residentes. Sólo un 12% se radicaliza en la idea de limitar el número de visitantes, y un 9% considera necesario detener la promoción del turismo.

«La percepción del impacto del turismo urbano presenta un panorama heterogéneo en los diferentes países, que ilustra la complejidad de los problemas económicos, sociales y ambientales a los que hoy en día se enfrentan los destinos. Como impacto positivo, el 52% piensa que el turismo tiene una repercusión media o alta sobre la generación de riqueza e ingresos son considerables o moderados. Por otra parte, el 46% piensa que genera aglomeración», señalaron desde la OMT para apuntar que los resultados revelan que la mitad de las respuestas resaltan que comunicar e involucrar las comunidades locales (50%) y los visitantes (48%) son medidas esenciales.