Bruselas exige a Airbnb que cumpla con las normas europeas de consumidores

Plataforma de reservas de viviendas vacacionales Airbnb. /AFP
Plataforma de reservas de viviendas vacacionales Airbnb. / AFP

La Comisión Europea pide más transparencia a la plataforma de alquiler de alojamientos para proteger a los consumidores

PILAR MARTÍNEZ MálagaA. LORENTE Bruselas

Y ahora, Airbnb. La Comisión Europea ha dado un ultimátum a la plataforma digital de alquiler de pisos entre particulares para que presente y ejecute medidas en favor de la protecciones de los consumidores antes de que finalice agosto. En caso contrario, el Ejecutivo comunitario está decidido a impulsar «medidas ejecutivas» contra la empresa. Así lo anunció ayer la comisaria de Justicia, Consumidores e Igualdad de Género, Vera Jourova, quien ha pedido a Airbnb que «adapte sus cláusulas y condiciones a la normativa de protección de los consumidores de la UE y sea transparente en su presentación de los precios».

«Cada vez son más los consumidores que reservan su alojamiento de vacaciones en línea y este sector ha ofrecido numerosas nuevas oportunidades a los turistas. Sin embargo, su popularidad no puede servir de excusa para no cumplir con la normativa de protección de los consumidores de la UE. Los consumidores deben poder comprender fácilmente por qué y cuánto han de pagar por los servicios contratados y contar con unas normas justas, por ejemplo, en caso de anulación del alojamiento por el propietario. Espero que Airbnb dé curso a este asunto con celeridad aplicando soluciones adecuadas», remarcó Jourova.

Según la Bruselas, la presentación actual de los precios y algunas de sus condiciones no cumplen la directiva sobre las prácticas comerciales desleales, la directiva sobre las cláusulas abusivas en los contratos, así como el Reglamento sobre la competencia judicial en materia civil y mercantil.

¿Qué es lo que se pide? Por un lado, modificar la manera en que presenta la información sobre precios desde la búsqueda inicial en su sitio web, con el fin de garantizar que, cuando se ofrezca una vivienda, el consumidor sea informado del precio total, incluidos todos los gastos y suplementos obligatorios, como gastos de servicio y de limpieza, y que, cuando no sea posible calcular el precio final de antemano, se informe claramente a los consumidores de que pueden aplicarse suplementos adicionales.

Y por el otro, indicar claramente si la oferta procede de un anfitrión privado o de uno profesional, ya que las normas de protección de los consumidores son diferentes según el caso. Además, Airbnb debe proporcionar en su sitio web un enlace con la plataforma de resolución de litigios en línea (RLL) fácilmente accesible y toda la información necesaria en relación con la resolución de litigios, con arreglo a lo dispuesto en el reglamento europeo 'ad hoc'.

Los responsables de la compañía tienen de plazo hasta final de agosto para proponer soluciones detalladas sobre la manera de adaptar su conducta con el fin de cumplir la legislación de la UE en materia de protección de los consumidores. En caso necesario, la Comisión y las autoridades de protección de los consumidores celebrarán un encuentro con Airbnb en septiembre para resolver los problemas pendientes. Si las propuestas de la empresa no se consideran satisfactorias, las autoridades de protección de los consumidores pueden decidir la aplicación de medidas de ejecución.

En el caso de Andalucía, el gigante del alquiler de viviendas vacacionales Airbnb cifró en más de un millón de turistas extranjeros los que movió el año pasado a los destinos de esta región. La plataforma aseguró que esta actividad supone un 10% del total del turismo internacional registrado en esta comunidad autónoma en 2017. De este volumen de negocio, explicó que se han beneficiado 30.000 familias andaluzas, de las que dijo que ingresaron 157 millones de euros compartiendo su hogar a través de la plataforma. «El anfitrión típico en Airbnb ganó 2.700 euros el año pasado compartiendo su hogar una media de 34 noches», detallaron desde Airbnb.

Del grueso de los datos, destacó que 193.000 norteamericanos eligieron Andalucía como destino turístico a través de Airbnb durante el pasado ejercicio. Sergio Vinay, responsable de Políticas Públicas de Airbnb Marketing Services, afirmó en su momento que «estos datos muestran que Andalucía es un destino español muy atractivo para el turismo extranjero». Sobre el perfil del viajero, precisó que es mayoritariamente europeo, aunque destacaron el tirón de mercados asiáticos, con un crecimiento de un 56% de viajeros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos