El aeropuerto invertirá 38 millones en euros el próximo año con el foco puesto en la sostenibilidad

El aeropuerto invertirá 38 millones en euros el próximo año con el foco puesto en la sostenibilidad
Migue Fernández

El director de esta infraestructura valora el crecimiento del 6,4% del primer semestre y destaca la consolidación de las rutas con Oriente Medio

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

En una jornada en la que en las pistas del aeropuerto hay programados 476 vuelos con una capacidad para desplazar a 79.284 pasajeros y en la antesala de uno de los días más intensos del año, al estar previsto mañana 507 operaciones de despegue y aterrizaje con posibilidad de mover a casi 86.500 viajeros, el director del aeropuerto de Málaga, Pedro Bendala, recalca que el aeropuerto es una infraestructura dinámica en la que no se deja de actuar para adaptarse a la nueva demanda y prestar un servicio de calidad. De hecho, en un desayuno de trabajo con la prensa tras su primer mes al frente de estas instalaciones, Bendala anuncia que el próximo año hay previsto invertir 38 millones de euros con el foco puesto en actuaciones de mejora que contribuirán al reto de avanzar en una infraestructura sostenible. Todo ello después de destinar a mejoras este ejercicio 22 millones de euros. «Aena ha aceptado el compromiso de ser neutro en carbono y para ello tenemos que reducir nuestras propias emisiones y la de las 300 empresas que desarrollan su actividad en el aeropuerto y a las que tenemos que contagiar de este espíritu de ser neutros en carbono. Es un desafío para lo que hay que reducir el consumo energético usando nuevas tecnologías». En esta línea una de las actuaciones que se contemplan en este plan inversor es la de un cambio de la climatización del Muelle B, pero también se harán obras para minimizar la contaminación una vez que los aviones encienden sus motores, además de renovar lo que el director considera «parte de las tripas de estas instalaciones». También ha hecho referencia a que en primavera Aena notificó un plan fotovoltáico para consumir energía renovable propia que también llegará a Málaga. «Los objetivos de desarrollo sostenible es ya algo nuclear en la empresa que hay que llevar al ámbito de la gestión grano a grano y día a día», asegura para recordar que son 8.000 los trabajadores que dan vida a esta infraestructura.

Sobre el techo de crecimiento de estas instalaciones, Bendala afirma que «no hay techo porque haremos lo que haga falta para que no haya límites. El techo lo pondrá el destino. Tenemos un 50% de reservas de capacidad y cuando sea necesario se hará un plan director para ir activando inversiones según las necesidades. El techo lo establecerá el territorio». En este sentido, recuerda que el aeropuerto está a punto de cumplir cien años con el hito de ser el único de la red de Aena que mantiene su ubicación inicial, elegida por el azar en el aterrizaje del primer vuelo comercial en España que se produjo un 2 de septiembre de un siglo atrás como parte de una ruta entre Toulouse y Casablanca. Bendala, que confesó estar «ilusionado con estar en Málaga y contar con un equipo que ha hecho muy agradable el aterrizaje», asegura que es «todo un regalo» estar al frente de un aeropuerto que cumple cien años y que lo va a celebrar tanto a nivel interno como con todos los malagueños y los pasajeros durante un año en el que se llevarán a cabo numerosos eventos para una conmemoración tan especial. «Tendremos un acto central, pero también queremos hacer actividades internas, así como compartirlas con los viajeros y con el destino, con el foco puesto en llegar es a los ciudadanos de Málaga. Durará un año el centenario».

Sobre las previsiones de crecimiento para este ejercicio, Bendala insistió en que «no podemos hacer futuribles» y menos trabajando con una industria tan sensible como el sector aéreo. Sin embargo, valora que en el primer semestre se ha ganado un 6,4% de viajeros, con la cifra histórica de que en junio se han alcanzado los dos millones de pasajeros, una cantidad exclusiva de la actividad de los meses de julio y agosto. Bendala apunta a que el mes pasado también mejorará al de 2018, pero no quiso aventurar la evolución para este año.

El aeropuerto de Málaga ha dado este verano un salto clave en las conexiones con destinos lejanos. En una temporada en la que las compañías han confirmado su apuesta por la Costa del Sol con un 7% más de asientos, hasta rozar los 16 millones, el director del aeropuerto de Málaga, Pedro Bendala, destaca la consolidación de las rutas con Oriente Medio en las que la Costa ha conseguido ganar un 35% mas de asientos con este mercado, lo que ha supuesto, casi diez mil plazas más. «La apuesta de estas aerolíneas es firme. Esperamos crecimientos futuros que son muy importantes porque nos da una gran conectividad con aeropuertos lejanos que nos hace accesible a destinos en auge como es Asia», declara. En este sentido, también expone su optimismo en cuanto a que «cada día está más cerca contar con un vuelo permanente todo el año entre Málaga y Nueva York. No sabemos cuándo va a ocurrir, son las compañías las que toman la decisión final y a las que corresponden estos anuncios».

En cuanto al impacto del 'Bréxit' en un aeropuerto con una fuerte dependencia del mercado británico y en el que las aerolíneas han programado sólo en la temporada de verano cinco millones de plazas para volar entre la Costa y el Reino Unido, es decir, un 9,2% más que el pasado año, Bendala quiso enviar un mensaje de tranquilidad. «Estamos preparados para todos los escenarios, pero nosotros trabajamos sobre realidades y no con futuribles. Estamos convencidos de que, quede el marco como quede, los británicos seguirán viniendo», afirma.

El director del aeropuerto valoró también la conectividad de esta infraestructura con la estación de tren María Zambrano, lo que permite aportar viajeros con el AVE y poner en valor esta accesibilidad.