El aeropuerto de Málaga cumple un siglo con 400 millones de pasajeros y el reto de ser referente en innovación

El aeropuerto de Málaga cumple un siglo con 400 millones de pasajeros y el reto de ser referente en innovación
FRANCIS SILVA

Unos 200 profesionales del turismo se dan cita en el acto del centenario, presidido por el ministro en funciones de Fomento y el presidente de la Junta

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

El decano de los aeropuertos de España y el único que se mantiene en su ubicación original celebra un siglo contribuyendo al desarrollo turístico de la Costa del Sol y como locomotora de Andalucía. La infraestructura sopla estas cien velas con numerosos hitos en su haber, el más reciente, de apenas hace unos días, de lograr el registro de 400 millones de pasajeros que han sumado sus historias y sus experiencias en este destino a la del sueño que dio origen a esta infraestructura allá por 1919. Fue un 2 de septiembre cuando aterrizó el primer vuelo regular en la conocida finca de El Rompedizo. Se trataba de un avión de la compañía Lignes Latécoère que hacía la ruta de Toulouse-Barcelona-Alicante-Málaga y Casablanca con el que el ingeniero Pierre G. Latécoère cumplía su deseo de establecer la conexión que sería el germen de un desarrollo de la navegación aérea en Málaga que ahora aspira a alcanzar los 20 millones de pasajeros este año, fruto de la apuesta de medio centenar de aerolíneas que unen a la Costa con casi 150 destinos del mundo. Para celebrar una fecha tan singular, unos doscientos profesionales del turismo se han dado cita en el aeropuerto en un acto que ha estado presidido por el ministro en funciones de Fomento, José Luis Ábalos, y el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, que en sus intervenciones pusieron el foco en la necesidad de mantener la colaboración entre instituciones y de la mano de la sociedad civil con el reto de que esta infraestructura cumpla otros cien años más como referencia de innovación y sostenibilidad. La gran apuesta, advirtieron, ya no pasa tanto por aumentar el tamaño sino por acometer una gran transformación digital que mejore la competitividad y que contribuya a facilitar una experiencia de viaje más agradable y a ser más eficientes y respetuosos con el medio ambiente.

Ábalos señaló que «para que siga siendo una infraestructura de primer nivel y un motor de turismo en España, la batalla hay que darla ahora en la eficiencia y la innovación. La batalla antes estaba en el tamaño, ahora se trata de garantizar la máxima conectividad con acciones de movilidad seguras y sostenibles. Los objetivos pasan por implementar la transformación digital, reducir la contaminación y mejorar la eficiencia para que en cien años sea un referente en ello». El ministro en funciones de Fomento insistió en que «todo ello sólo depende de nosotros y de nuestra capacidad de respuesta y anticipación para lo que hace falta estabilidad política y colaboración institucional. Por nosotros no va a quedar».

Sin avanzar cifras de inversión para el futuro ni nuevos proyectos, sí recordó que en esta infraestructura se han invertido en los últimos años 1.700 millones de euros para convertirlo en la actual locomotora económica que da empleo directo a más de 8.000 empleados y acoge 200 empresas. Eso sí apuntó que el pasado año el Gobierno invirtió 23 millones de euros, un 14% más que en el ejercicio anterior y la partida más baja realizada en infraestructuras en Málaga, tras relatar los 29 millones destinados a las carreteras, los 70 millones en el ferrocarril, o los 41 invertidos en los puertos de la provincia, sumando los 134 millones que representan un 34% más.

Intercalando hitos históricos con fechas como la de 1959 en la que aterrizó el primer charter internacional, el presidente de la Junta recordó que en este aeropuerto se estrenó él, con apenas trece años, para realizar su primer viaje en avión. «No todos los días se cumplen cien años. Es una jornada de enorme satisfacción para los andaluces, malagueños y el conjunto de españoles», declaró para recalcar la importancia de esta infraestructura como motor de desarrollo económico de la región. «Es fundamental. Significa riqueza y competitividad. Se ha hecho un esfuerzo encomiable en los últimos años de forma colectiva», para tomar el testigo del ministro y mostrar su disposición a mantener esta colaboración institucional para que este aeropuerto siga avanzando en proyectos en los que advirtió que «hay que pensar en grande y soñar en grande. Málaga y Andalucía es un gigante del turismo que quiere aspirar a ser grande en lo económico y lo social para seguir mejorando en eficiencia y calidad en esta infraestructura». Tras precisar que desde aquí se conecta la Costa con 19 aeropuertos del Reino Unido, avanzó que hoy, el Consejo de Gobierno, aprobará un paquete con 112 medidas para paliar los efectos de un 'Bréxit' duro. «Tenemos que conseguir que el aeropuerto, en los próximos cien años, escriba otra historia de éxito», concluyó su intervención en un acto que contó con la asistencia del consejero de Presidencia, Elías Bendodo; el vicepresidente de la Junta y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín; la consejera de Fomento, María Francisca Carazo; y la de Empleo, Rocío Blanco; así como el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre; el presidente de Aena, Maurici Lucena; el director del aeropuerto, Pedro Bendala, acompañado también por antiguos responsables de esta infraestructura como Mario Otero, que estuvo al frente durante ocho años que marcaron el gran cambio al coincidir con la construcción de la T3.

FRANCIS SILVA

Precisamente, Lucena, que abrió el turno de intervenciones, destacó la importancia de reconocer la contribución de este aeropuerto en el desarrollo económico y señaló que «los próximos años esfuerzos se centrarán en innovación y tecnología, en la mejora de la experiencia del cliente, y la atención a la sostenibilidad medioambiental». Así, precisó que «habrá desarrollos para lograr un aeropuerto 4.0, es decir, que va a sufrir una gran transformación digital con complejas plataformas inteligentes. Esto mejorará la comodidad». Tras apuntar el fuerte crecimiento de estas instalaciones en los últimos años, señaló que Fomento y Aena «van a tratar de acomodar los aumentos de la demanda y lo haremos planificando para estar preparados».

Por su parte, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, tras afirmar que «hoy es un día grande», puso el foco en la necesidad de desarrollar proyectos de conexión ferroviaria entre el aeropuerto de Málaga con el de Sevilla y Granada, mostrando su disposición a trabajar, como siempre, conjuntamente con el resto de administraciones. Entre los logros a conseguir, De la Torre también apuntó que este aeropuerto no sólo sea de turistas sino también la puerta de entrada para viajeros de negocios. «Málaga no es sólo una ciudad turística sino una gran urbe capaz de captar talento e inversiones internacionales», dijo para desear larga vida a una infraestructura que ha marcado el devenir del destino como pionero y referente del turismo y que seguirá siendo garantía de éxito futuro.