Málaga aspira a retrasar la temporada baja tras el mejor verano de su historia

Málaga aspira a retrasar la temporada baja tras el mejor verano de su historia

La Consejería de Turismo y la patronal esperan que el aumento de visitas que ha caracterizado todos los meses de este año se prolongue en el otoño

NURIA TRIGUERO

Los hoteles de la provincia han vivido el mejor verano que registran las estadísticas, al menos en lo que se refiere a número de viajeros alojados. Puede que la rentabilidad no sea la deseada porque los precios se mantienen muy contenidos, pero las pernoctaciones han batido récord: más visitantes y más noches facturadas que nunca en los establecimientos malagueños. Con los datos de agosto en la mano, que confirman lo que venían anunciado los meses anteriores (un aumento del 2,4% en las pernoctaciones y del 2,2% en los viajeros), la Consejería de Turismo y la patronal hotelera confían en que la mejoría se contagie al otoño y retrasar así la temida temporada baja.

El consejero de Turismo, Comercio y Deporte, Rafael Rodríguez, destacó la aportación de Málaga (con un 35% del total de visitantes y pernoctaciones de la región) a lo que calificó de «el mejor agosto, el mejor verano y el mejor año turístico de la historia para Andalucía». «En un contexto de crisis y de dificultad, que se superen las cifras de 2007 y 2008, que eran años todavía de bonanza, tiene más relevancia aún», destacó el dirigente, añadiendo que la Costa del Sol «es una marca potente dentro y fuera de España que da prestigio y solidez al destino Andalucía».

Una vez constatado que agosto fue un mes excepcional para la Costa del Sol y que además se trata del octavo consecutivo de mejora respecto al año pasado, que ya fue récord en visitantes, la Consejería prevé que el comienzo del otoño el turismo siga por esta senda alcista. «Para septiembre prevemos un crecimiento de las estancias superior al 3%, por lo que vamos a hablar de un mes muy bueno. Y esperamos que esta dinámica se extienda a los primeros meses del otoño», explicó Rodríguez, que confió en que de esta manera «logremos mejorar los datos de estacionalidad, que es el gran reto de nuestro destino».

Estacionalidad, la temida palabra. Y es que en septiembre, para los hoteleros la satisfacción por los buenos datos cosechados en verano se mezcla con la depresión ante la inminente temporada baja. «Durante seis meses al año el 50% de nuestra planta hotelera está cerrada. Eso es inadmisible. Esperamos que los primeros meses del otoño, los últimos del invierno y la primavero contribuyan a reducir la estacionalidad», apuntó Rodríguez.

Buenas previsiones

Desde la patronal hotelera de la provincia, Aehcos, su vicepresidente, Francisco Moro, celebró los datos récord de este verano y anunció que las reservas para septiembre y la primera quincena de octubre apuntan a que la llegada de turistas va a ser superior a la del año pasado.

El número de viajeros alojados en hoteles creció un 2,2% en Málaga en comparación con el mismo periodo del año pasado, mientras que las pernoctaciones aumentaron un 2,4%. Ello elevó la ocupación media hasta el 81,55%, frente al 80,97% de agosto de 2013.

Además, en agosto también aumentó el personal empleado en los hoteles en 557 personas respecto a hace un año, alcanzándose los 15.290 trabajadores. El consejero de Turismo celebró este incremento después de muchos meses en los que el crecimiento de actividad en los hoteles no ha generado empleo. No obstante advirtió que la calidad de ese empleo es «manifiestamente mejorable» ya que se han hecho muchos contratos «temporales y a tiempo parcial».

En los primeros ocho meses del año, la provincia ha recibido a 3,3 millones de turistas en sus hoteles, que han sumado 12,8 millones de pernoctaciones. Estas cifras reflejan un crecimiento interanual del 2,9% en visitantes y del 4,8% en estancias. Y lo reseñable es que se consolida el despertar el mercado nacional, que crece un 3,9% en viajeros (frente al 2,1% del extranjero) y un 6,9% en noches facturadas (frente al 3,6% del público foráneo).