«El contexto cultural de Málaga invita a enrolarse en Historia del Arte»

Nuria Rodríguez Ortega trabaja en innovadores proyectos. /
Nuria Rodríguez Ortega trabaja en innovadores proyectos.

Nuria Rodríguez, doctora y especialista en Humanidades Digitales en la UMA, lidera en España una tendencia mundial para aplicar la tecnología digital a la investigación artística

J. J. BUIZA

En una disciplina en la que la imagen lo es todo, cuesta creer que Nuria Rodríguez estudiara la asignatura de Historia del Arte en COU sin ver ni una sola fotografía o diapositiva. Utilizar el proyector se le antojaba algo complicado a su profesor de instituto de aquel entonces. Por eso, seguramente nunca imaginó por aquella época que, tiempo después, acabaría estudiando el mundo artístico desde todos los medios posibles, con el ordenador e Internet como estrellas.

El proyector ha quedado más que anticuado para el grupo que dirige desde la Universidad de Málaga (UMA) esta experta de 42 años, y que lidera en España una tendencia mundial para aplicar las tecnologías de la información y comunicación (TIC) a la investigación artística. «Ya se acabó la idea del historiador del arte trabajando solo con sus textos y haciendo sus libros», explica esta doctora en Historia del Arte por la UMA y especialista en Humanidades Digitales por la Universidad de Castilla la Mancha.

Uno de sus últimos trabajos en este sentido la ha llevado a colaborar con el Getty Research Institute, una de las instituciones internacionales más influyentes en su campo, en el proyecto titulado Pietro Melinis Inventory in Verse, la primera publicación desarrollada y concebida enteramente de forma digital. Se trata de una edición innovadora de un insólito manuscrito compuesto en 1681 por el noble romano Pietro Mellini en la que han estado cinco años inmersos, dando como resultado un modelo que «rompe con los esquemas del libro tradicional, porque permite hacer búsquedas documentos y está interconectada con otros recursos digitales».

«A diferencia de las publicaciones impresas convencionales, que aún representan la modalidad casi exclusiva de comunicación del conocimiento en el ámbito de la Historia del Arte, en esta publicación la información está presentada, estructurada y diseñada de acuerdo con las posibilidades que ofrece el medio digital», apunta Nuria Rodríguez. Esta obra ha sido asimismo el germen de un ambicioso software que podría estar operativo a finales de año y que podría revolucionar por completo los métodos de trabajo de estos profesionales.

La doctora Rodríguez ha estado especialmente implicada en la creación de esta plataforma del instituto Getty, concebida como una herramienta virtual para facilitar la transición de la Historia del Arte hacia el paradigma digital. La profesora de la UMA asegura que no existe nada similar en el campo de la cultura visual.

A través de ella, especialistas de todo el mundo tendrán plena facilidad para interactuar con las imágenes, examinarlas desde distintos parámetros, confrontarlas con textos, intervenir sobre ellas, crear repositorios bibliográficos sobre temas concretos, generar directamente desde los contenidos multimedia documentos listos para su publicación o añadir enlaces directos a recursos digitales.

A esta multiplicidad de funciones se suma un formato que potencia el trabajo colaborativo y en equipo, toda una ruptura respecto a las prácticas investigadoras que tradicionalmente han imperado en la Historia del Arte, más individualistas y cerradas. Con esta interacción entre profesionales se persigue además romper con otro paradigma de la investigación en esta disciplina, el llamado modelo de autoridad única. Nuria Rodríguez admite que la Historia del Arte «adolece un cierto atraso en lo que concierne a la incorporación de estrategias de análisis, metodologías y prácticas de investigación y comunicación propias de la sociedad digital», algo que se da sobre todo en España, en comparación con el resto de Europa o Estados Unidos.

Su equipo de la UMA es prácticamente el único que apuesta por la incorporación de las últimas tecnologías a este campo en España. Entre los proyectos en los que ahora trabaja figuran varios para aplicar estrategias computacionales de análisis de grandes conjuntos de datos que ayuden a determinar, por ejemplo, las dinámicas culturales que imperan en el mundo global o cuáles son las redes científico-académicas que han caracterizado la producción de conocimiento en la Historia del Arte desde los 60 en España.

Nuria Rodríguez confía en que estas tendencias sirvan además para generar «nuevos modelos de empleo» que amplíen el abanico de las salidas profesionales de los estudiantes de la carrera. Aunque lamenta que en España todavía son pocos los museos o centros de arte que han apostado por la «estrategia digital», se muestra optimista en cuanto al futuro de su campo, sobre todo en su tierra.

«El contexto cultural que se está generando en Málaga es, sin duda, un valor añadido que motiva no solo a estudiantes de nuestra ciudad, sino de otros lugares de España a enrolarse en la Historia del Arte», afirma esta experta, quien asegura que en los últimos años puede hablarse de una «curva creciente» tanto de las matriculaciones del grado de Historia del Arte como en el máster de Desarrollos Sociales de la Cultura Artística.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos