Las parafinas se hacen un hueco como acumuladoras de energía

Prototipo modular/
Prototipo modular

Un grupo de investigadores españoles ha desarrollado una tecnología de almacenamiento de energía térmica con propiedades similares a las del agua pero con una reducción de tamaño del 50%

EFE

El grupo de investigación de la UPV/EHU ENEDI ha desarrollado un dispositivo modular basado en parafinas que permite el almacenamiento de energía térmica y reduce el volumen total del sistema en un 50% comparado con su equivalente de agua que es el habitual.

El 40 % del consumo total de energía en Europa se produce en los edificios, por lo que reducir dicho consumo cobra una importancia cada vez mayor.

El almacenamiento de energía térmica es una estrategia habitual de los sistemas de producción de energía en los que el periodo de producción y consumo de esta no coinciden. Ocurre, por ejemplo, en la producción de agua caliente mediante paneles solares térmicos, donde el agua caliente se produce durante las horas de sol, en las que su demanda es menor. También en los casos de cogeneración residencial, donde el calor y la electricidad se generan simultáneamente, pero no así la demanda.

Espacio reducido

En ambos casos, el almacenamiento del calor permite desvincular la producción de la demanda, flexibilizando la integración de dichas tecnologías en los edificios, donde es habitual que los periodos de producción de energía no coincidan con los de su consumo.

Tradicionalmente se han empleado tanques de agua para almacenar el calor. «Funcionan bien» ha explicado Álvaro Campos, investigador del proyecto, «y el agua es muy barata, pero se requieren grandes volúmenes para conseguir un almacenamiento significativo de calor, lo que limita su integración en las viviendas, donde la disponibilidad de espacio es muy reducida».

El grupo de investigación de la UPV/EHU ENEDI ha desarrollado un prototipo con un 50% menos de volumen y más flexible en su diseño, con forma prismática, fácil de integrar en edificios y con un óptimo uso del espacio. Su naturaleza modular permite, además, variar el diseño.