A los padres españoles les cuesta hablar de ciberseguridad con sus hijos

A los padres españoles les cuesta hablar de ciberseguridad con sus hijos

El acoso y abuso sexual en la Red aumenta un 410% este año

JOSÉ ANTONIO GONZÁLEZ

Nueve de cada diez menores entre 7 y 12 años cuenta con un dispositivo que le da acceso a internet. Sin embargo, la preocupación por la seguridad en la Red es aún una asignatura pendiente entre las familias españolas.

Las mayores amenazas a la seguridad de los menores, según los padres, son la adicción a Internet (33,5%), la utilización de los datos personales o financieros de forma imprudente (28,6%) y el acoso sexual por parte de un desconocido (27,3%), como recoge el último informe de Kaspersky.

El 94% de los padres encuestados reconocen «estar preocupados por la seguridad de sus hijos», sin embargo solo la mitad ha dedicado al menos 30 minutos a hablar con sus hijos sobre los problemas de seguridad en internet.

El 57% de los padres están de acuerdo en que sus hijos pasan demasiado tiempo en la Red, pudiendo hacer otras actividades. Destaca el hecho de que un porcentaje más alto de los padres españoles (69%) también reconoce que ellos mismos pasan demasiado tiempo conectados.

El informe recoge que casi la mitad (46%) de los padres españoles encuestados reconoció haber experimentado u observado de manera directa una amenaza a la seguridad digital en su familia. En estos casos, el ejemplo más común es que sus niños hayan visto contenidos inapropiados (20%).

Aumento del grooming

La ONG Save The Children, a través de su informe «Violencia Viral», ha informado de un aumento de la violencia online. La encuesta realizada entre 400 jóvenes españoles de entre 18 y 20 años revela que uno de cada cinco encuestados ha sufrido acoso en internet y el 15%, más de una vez.

El abuso sexual y acoso online es conocido con el término anglosajón grooming y, según el estudio de Save The Children, se produce por primera vez con 15 años.

En esta práctica, el acosador se hace pasar, en muchas ocasiones, por un menor para a través de las redes sociales o app de mensajería instantánea conseguir material sexual del menor.

Según cifras de la Fundación ANAR, el acoso sexual a menores a través de Internet ha aumentado un 410% en los últimos años.

Si bien los padres reconocen la responsabilidad que tienen de guiar a sus hijos, el hecho de que sólo le dediquen una media hora sugiere que les cuesta hablar del tema. Así, les cuesta explicar las amenazas de manera que los niños puedan entenderlas (62%), hacer que los niños se tomen en serio las amenazas (51%) y conseguir que le escuchen (44%).