Hiperconectados, pero no todos

La España rural se enfrenta a conexiones tan limitadas que nisiquiera tienen cobertura telefónica; mientras en las grandes ciudades se habla del 5G muchas poblaciones 'sobreviven' aún con GSM

Los habitantes de Cifuentes, en Guadalajara, saben lo que es vivir con mala cobertura móvil y la falta de oportunidades que conlleva ./Alberto Ferreras
Los habitantes de Cifuentes, en Guadalajara, saben lo que es vivir con mala cobertura móvil y la falta de oportunidades que conlleva . / Alberto Ferreras
ARANTXA HERRANZ

A apenas hora y media de la capital de España se encuentra el Parque Natural del Alto Tajo, un área protegida en la que podemos ver pinares y bosques de ribera, de aves rapaces, micromamíferos, reptiles, nueve clases de anfibios, y siete especies autóctonas de peces. Una zona con grandes extensiones forestales y con una de las densidades de población más bajas de toda la Unión Europea. Un paraíso natural, pero sin conexión móvil acorde con los tiempos que corren. «Es la pescadilla que se muerde la cola en el entorno rural: somos pocos y, por eso, tenemos pocos servicios lo que, a su vez, hace que cada vez seamos menos y se reduzcan las posibilidades de inversión», explica José Luis Tenorio, alcalde de Cifuentes. De este pequeño municipio dependen también varias pedanías: Carrascosa de Tajo, Moranchel, Oter, Huetos, Ruguilla… Lugares donde incluso en los meses más duros del invierno no vive nadie, como en Sotoca de Tajo. Pero estas pedanías también ven cómo durante los fines de semana y, muy especialmente, durante los meses de verano, su población puede multiplicarse por más de 200. Es el caso de Huetos. Según nos cuenta José Luis Tenorio, en esta localidad hay censadas 18 personas «pero solo 3 viven todo el año». Sin embargo, en los meses de verano son casi 250 personas las que pasean por las calles de esta villa.

¿Hola? ¿Me escuchan?

La tranquilidad que evocan estos impresionantes parajes naturales puede trasladarse también al estilo de vida de esta comarca, sobre todo en lo que a la conexión digital se refiere. Aunque se puede hablar por teléfono, otra cosa muy distinta es en lo que a la conexión a Internet se refiere, tanto por banda ancha como por móvil.

Como se puede ver en el gráfico de la derecha, hay zonas en las que apenas se dispone de GSM y en otras se reconoce abiertamente que hay mala cobertura en zonas interiores. Mientras, en Madrid se discute cuándo podría llegar 5G porque la cuarta generación de banda ancha móvil parece insuficiente.

¿Cómo es la vida en una zona en la que difícilmente puedes conectarte a Internet, bien desde el móvil o bien desde un ordenador? El alcalde de Cifuentes reconoce que los habitantes que tienen su residencia fija en estas zonas son de edad avanzada y que no suelen tener esa necesidad de estar permanentemente conectados a Internet. Ni siquiera -reconoce- nadie le ha preguntado por la imposibilidad de ver los partidos de Liga que se retransmiten por televisión de pago. Sin embargo, eso no quita para que estas zonas también merezcan tener conexiones de banda ancha de calidad.

José Luis Tenorio no solo pone como ejemplo la posibilidad de que cualquier ciudadano tenga una emergencia por la zona (como un accidente o el perderse por estos parajes), sino la falta de inversión que conlleva esta falta de conectividad. «Mucha gente podría estar interesada en vivir en estas poblaciones porque pueden teletrabajar y preferirían hacerlo desde lugares tan tranquilos como los nuestros, pero para eso tienen que tener unas buenas comunicaciones. Y ahora mismo eso no se cumple en algunas zonas», asegura. Es, por tanto, el círculo vicioso, al que hacía referencia antes. «Aquí también tenemos casas rurales. Y puede que otras personas se animasen a abrir otro negocio. Pero las contrataciones de estos servicios se realizan por Internet. ¿Cómo puedo gestionar este negocio si ni siquiera tengo conexión?», cuestiona. Por eso, reclama que la cobertura en estas zonas debería ser del 100 por cien.

Los mapas de la cobertura en España

La CNMC (Comisión Nacional del Mercado de la Competencia) facilita estos mapas en los que se puede ver el alcance de la cobertura de redes 3G y 4G en España por provincias. De acuerdo con los datos proporcionados por los operadores móviles con red propia, el 99,6% de la población española se encontraría cubierta por al menos una red de tercera generación, ya fuese a través de tecnología UMTS o HSDPA. Eso sí, en el caso de coberturas con plataformas 4G, Madrid y Barcelona, presentan coberturas superiores a las del resto del territorio. A finales de septiembre, el gobierno aprobaba el Programa Nacional de Extensión de la Banda Ancha de Nueva Generación (PEBA-NGA), Programa Nacional de Extensión de la Banda Ancha de Nueva Generación (PEBA-NGA), que busca acelerar la extensión de la cobertura de las redes de banda ancha de más de 100 Mbps en las zonas sin cobertura actual ni prevista en los próximos tres años. Se espera que se beneficien 1.248.548 hogares y empresas de 4.168 poblaciones.

Criterios de despliegue

Fuentes de Vodafone en España nos confirman que todas las operadoras establecen sus planes de despliegue empezando por los núcleos con mayor densidad de población. «Dicho esto, la población es un criterio más que se tiene en cuenta a la hora de invertir en red, y existen otros factores igual de relevantes como: orografía, demanda, clientes de empresa, etc.», señalan estas mismas fuentes, que aseguran que la compañía continúa trabajando «día a día con el objetivo de seguir extendiendo la red 4G a todo el territorio».

Del mismo modo, desde Orange también nos explican que están desplegando fibra para llegar a 14M HHs el año que viene y a 16M HHs en 2020. «Estamos cerrando acuerdos con operadores que tienen fibra en entornos rurales para poder ofrecer servicios allí a través de acuerdos mayoristas, de manera que si un cliente quiere servicio Orange podrá tener servicio con Orange con fibra indirecta. Por otra parte, antes de 2020 habrá disponibilidad de servicios de acceso de al menos 30 megabits por segundo para el 90% de los ciudadanos que vivan en poblaciones de menos de 5.000 habitantes lo que asegura una disponibilidad de acceso a banda ancha inalámbrica en entornos rurales con unas prestaciones excelentes».

Inversión en lo rural

Muchas de las redes que hay en estas zonas rurales tienen 10 años o más. «Con todo lo que avanza la tecnología, se han quedado muy desfasadas», señala Tenorio. Sin embargo, parece que poco a poco las cosas van cambiando. Aunque las primeras intenciones de actualizar y modernizar la infraestructura tecnológica de esta zona llegaron hace dos años, es ahora cuando se empiezan a colocar las primeras placas 4G en los municipios de la zona. «Muchas veces nos enteramos de estas inversiones porque las vemos cuando paseamos», reconoce el alcalde de Cifuentes.

Pese a todo, estos pueblos también reciben ofertas comerciales de los operadores. «Vodafone nos hizo una oferta comercial muy buena, pero su cobertura no llegaba a todas las zonas, así que tuvimos que rechazarla», nos cuenta, añadiendo irónicamente que «solo Telefónica nos hace un poco más de caso. Al resto no les interesamos al ser tan pocos habitantes». En este punto, Vodafone asegura que Castilla La Mancha les preguntó sobre la cobertura de Huetos en agosto de 2017, pues hubo cierto movimiento vecinal para lograr cobertura.

Eso sí, asegura que el nodo que posee la compañía en Huetos está aproximadamente a la misma distancia que otros de la competencia proporcionando un nivel de cobertura similar. Desde Orange, aprovechan para recordar que hace 3 meses la compañía lanzó un proyecto llamado Te escuchamos, por el que la operadora se comprometía a desplegar una estación móvil en el municipio más votado por sus clientes. El que ha ganado ha sido el Prat de Llobregat. «Volveremos a sacar este concurso en noviembre», anuncian.

Aunque son muchos los que aconsejan llevar a cabo algún tipo de desconexión tecnológica, especialmente en vacaciones, lo cierto es que para algunos usuarios resulta complicado no estar pendientes de sus teléfonos móviles, salvo que no tengan cobertura. Por eso, en algunos sitios se ofrece como reclamo esta desconexión. ¿Se plantea esta zona del Alto Tajo hacer algo similar? No lo parece. El alcalde de Cifuentes, José Luis Tenorio, reclama esta mayor inversión y cobertura tecnológica en la zona. «El que quiera desconectar, que apague el teléfono, sentencia sarcásticamente.

 

Fotos

Vídeos