Drones para reforestar bosques calcinados en incendios forestales

Dron utilizado para reforestar 1.200 hectáreas del Parque Natural del Alto Tajo, en Guadalajara./CO2 Revolution
Dron utilizado para reforestar 1.200 hectáreas del Parque Natural del Alto Tajo, en Guadalajara. / CO2 Revolution

Una empresa ha repartido 100.000 semillas inteligentes de pino y roble en Guadalajara usando un dron

J.V. MUÑOZ-LACUNAToledo

Los drones no sólo sirven para vigilar desde el aire o tomar espectaculares imágenes a decenas de metros de altura. Una empresa de Navarra, «CO2 Revolution», ha desarrollado un proyecto pionero reforestando durante tres días con un dron 1.200 hectáreas del Parque Natural del Alto Tajo, en Guadalajara, que resultaron calcinadas en un grave incendio forestal ocurrido en 2012.

En concreto, el dron –dotado de un depósito- ha lanzado 100.000 semillas inteligentes. Previamente, los responsables de este proyecto cartografiaron el terreno para analizar en qué puntos sería recomendable el reparto de estas semillas que «son capaces de germinar se lancen donde se lancen con un 80 por ciento de probabilidad de éxito», explica Juan Carlos Sesma, fundador de esta empresa. Sobre el Alto Tajo se han esparcido semillas de pino silvestre, pino nigra y roble procedentes del vivero que el Ministerio de Medio Ambiente tiene en El Serranillo (Guadalajara), semillas «inteligentes» introducidas en cápsulas biodegradables con enraizante a las que añaden repelentes contra posibles depredadores que podrían arruinar la reforestación, polímeros que absorben agua, abono orgánico y herbicidas naturales.

 

Rápido y barato

 

Según los encargados de este proyecto, que ha contado con el visto bueno de la Junta de Castilla-La Mancha, esta técnica puede revolucionar los métodos que hasta ahora se han empleado en España para recuperar bosques quemados en incendios. «La deforestación es un problema muy grave en el planeta y para evitar que la vida en la Tierra cambie drásticamente es necesario un cambio a gran escala con el fin de conseguir recuperar de la atmósfera enormes cantidades de carbono en estado gaseoso y convertirlas en estado sólido mitigando así el cambio climático», indica Juan Carlos Sesma, para quien el uso de drones es mucho más barato y rápido que el tradicional sistema de repoblación ya que «en apenas cinco horas se puede reforestar una zona de 100.000 árboles».

Después de haber lanzado estas 100.000 semillas sobre el AltoTajo guadalajareño se inicia una segunda fase de seguimiento: cada dos semanas, responsables de esta empresa se desplazarán a la zona para comprobar los resultados. Según los cálculos de Juan Carlos Sesma, «a finales de la primavera de 2019 buena parte de estas semillas habrán creado un bosque en formación con plantas de hasta medio metro de altura».

 

 

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos