Twitter pide ayuda a la universidad para limpiar su plataforma

Twitter./Archivo
Twitter. / Archivo

Ha llegado a un acuerdo con académicos procedentes de seis universidades para investigar las publicaciones que se producen en la red

INNOVA+Madrid

Twitter lava la cara de su plataforma. La limpieza comenzó con la eliminación de bots, siguió con la desaparición de las cuentas inactivas, ha proseguido con la modificación de las normas en Periscope y ahora busca una red con una conversación más amable para sus usuarios.

Para ello, Twitter ha pedido ayuda a la universidad. En concreto, los ingenieros de la red de microblogging han llegado a un acuerdo con académicos procedentes de seis universidades para investigar las publicaciones que se producen en la plataforma y determinar si se producen conversaciones sanas, centrándose en debates políticos y en busca de discriminaciones.

La red social ha elegido dos proyectos de investigaciones académicas centradas en Twitter, que en último término tienen como objetivo que la red social esté «libre de abuso, acoso y otros tipos de comportamientos que pueden distorsionar y disuadir la conversación pública», como ha expresado la compañía a través de un comunicado.

El primero de los proyectos que encargará Twitter se centra en el análisis de conversaciones de contenido político, y se ha encargado a investigadores de la Universidad de Leiden (Países Bajos). También colaborarán expertos de las universidades de Delft (Países Bajos), Siracusa y Bocconi (Italia).

Esta investigación tiene como objetivo analizar las conversaciones políticas y estudiar la formación de comunidades a partir de estos debates.

El proyecto analiza el fenómeno de las cámaras de eco, es decir, los debates que implican a usuarios con mismas ideologías, así como los efectos de los comentarios intolerantes, como con discurso del odio, racismo y xenofobia.

Por su parte, el segundo de los estudios elegido por Twitter analiza el uso de la red social relacionado con la discriminación. Su objetivo es determinar cómo la exposición a opiniones y perspectivas diferentes puede reducir los prejuicios de los usuarios.

Esta investigación, liderada por académicos de las universidades de Oxford (Reino Unido) y Ámsterdam (Países Bajos), se basa en evidencias procedentes de la psicología social.

Estas teorías apuntan a que «la comunicación entre personas con diferentes orígenes es una de las mejores formas de reducir los prejuicios y la discriminación», según ha explicado el profesor de psicología social en Oxford y líder del estudio, Miles Hewstone.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos