¿Quién pagó el Puente Nuevo de Ronda?

Vista del Puente Nuevo, desde abajo./J. C. Orozco
Vista del Puente Nuevo, desde abajo. / J. C. Orozco

Ronda y sus pueblos, pero también Marbella y Algeciras, entre otros, ayudaron a levantar la pasarela sobre el famoso Tajo

Vanessa Melgar
VANESSA MELGAR

A nadie se le escapa que el valor de uno de los buques insignia del patrimonio rondeño, el histórico Puente Nuevo, es hoy en día, incalculable. De ahí que, aunque los representantes políticos no se pongan de acuerdo en cuál es la mejor forma de protegerlo y garantizar su llegada a generaciones futuras, sí coincidan en el fondo, en la necesidad de cuidar este pedazo del rico patrimonio de la ciudad del Tajo. El Puente Nuevo, en el que, desde hace un año, se ha regulado el tráfico que soporta, no está en su mejor estado. No cuenta con problemas en su estructura, pero ha sufrido filtraciones de agua durante años.

En este punto, cabe preguntarse quién pagó la construcción del archiconocido monumento con 231 años. La empresa supuso un esfuerzo no solo para Ronda y los pueblos de su comarca natural, que se extiende también por las provincias de Cádiz y Sevilla, sino también para poblaciones como Marbella, Estepona, Algeciras y San Roque, entre otras, según indicó el investigador rondeño Manuel Garrido.

El presupuesto

1,2
millones de reales fue el presupuesto para levantar el actual Puente Nuevo sobre el Tajo, indicó el investigador Manuel Garrido. Dos tercios, es decir, 800.000 reales, los asumió Ronda pero, el resto, 400.000, corrieron a cargo de otras poblaciones.

El Puente que hoy sigue en pie se inauguró el 4 de noviembre de 1787, pero antes se levantó otro, cuya construcción se inició en 1735, que se derrumbó más tarde por su mala ejecución, el mal cerramiento del arco y la falta de apoyos. «Tras el desplome, las obras quedaron paralizadas en 1745. En 1785, el Consejo de Castilla emitió unas ordenanzas para regular la financiación de la obra y debido a que la ciudad por sí sola no podía soportar el coste económico, entre otras medidas, se impuso que la tasa del 4%, de la Feria de Mayo (un evento que sigue celebrándose en la actualidad y que llegó a ser una de las ferias ganaderas más importantes de Andalucía), que ya se venía recaudando desde 1643, se destinase a la financiación del Puente Nuevo», explicó Garrido.

Ronda envió al Consejo de Castilla un presupuesto de 1.200.000 reales, de los que dos tercios correrían a cargo de las arcas municipales y un tercio se repartiría entre los pueblos de la comarca, entre municipios como Setenil de las Bodegas, Gaucín, Jimena de la Frontera, Estepona, Ubrique, Marbella, Algeciras y San Roque. «Tenían la obligación de pago», reiteró Garrido, al tiempo que destacó la colaboración para financiar las obras que realizó la Real Maestranza de Caballería de Ronda (RMR), cifrada, por otros investigadores, en 15.000 reales.

Además, aportó Villaluenga del Rosario, en la Sierra de Cádiz, entre otros, por lo que Ronda le cedió a esta población una pequeña parte de su monte público.

 

Fotos

Vídeos